‘SLOW HORSES’: REVIEW (TEMPORADA 1)

REVIEW: Slow Horses – Temporada 1.

Si nos paramos a pensar en el prototipo perfecto de una buena historia de espías de la vieja escuela, lo más normal es que nos venga un nombre a la cabeza, el de John le Carré. Lógicamente, como maestro y gran referente de un género tan atractivo como atemporal, varias de sus múltiples novelas han sido adaptadas ya sea en cine o en televisión, dando resultado -recientemente- a la aclamada The Night Manager o a The Little Drummer Girl, una de mis miniseries favoritas de los últimos años. Al fin y al cabo, gracias a ella descubrí a Florence Pugh…

Pero hoy, aunque me encantaría hacerlo, no nos toca hablar de él, sino de Mick Herron, uno de los muchos escritores británicos de novelas policíacas y de espionaje que, pese a haber desarrollado sus principales obras décadas más tarde, lo ha hecho influenciados por su legado. Normal. ¿Quién no bebe de los nombres más destacados de su profesión? Este tipo de ficción ha sido desde siempre una de los grandes aportaciones de los ingleses a la cultura más moderna, tanto a nivel literario como audiovisual. Hay centenares de ejemplos ahí fuera, y uno de ellos es la conocida como «Serie Jackson Lamb», para The Times ‘uno de los mejores thrillers de todos los tiempos’.

Compuesta por tres novelas y con más de un millón de libros vendidos en todo el mundo, la saga arranca este mismo viernes su andadura en televisión con el estreno de Slow Horses, una de las nuevas originales de Apple TV+ para esta primavera, la cual llega con Gary Oldman como protagonista y con una segunda temporada ya confirmada e incluso grabada. Para quien no esté familiarizado con ella, Slow Horses (Caballos lentos) es el título de la primera de las obras que la confirman.

SLOWHORSES1
Slow Horses (Apple TV+).

Compuesta por seis capítulos, su primera entrega sirve como una adaptación muy lograda y realista de la mencionada novela, ofreciendo al público uno de esos dramas de espionaje llenos de humor negro e intriga que tanto nos gustan. El tono de la serie es uno de sus grandes aciertos, además la magnífica forma en la que Oldman da vida a Jackson Lamb, un veterano del MI5, brillante pero irascible, uno de esos tipos de largas noches de ceniceros llenos y botellas vacías cuyos mejores días tanto personales como profesionales pasaron hace mucho tiempo. Pese a su buen corazón, la impresión que da es que la mayoría de los que lo conocen, sobre todo sus subordinados, prefieren tenerlo lo más lejos posible. Su pasotismo y dejadez son solo el principio…

Pues bien, Jackson Lamb es el jefe de  un equipo de agentes de inteligencia británicos que trabajan en una «Slough House», una abandonada sede del MI5. Por decirlo de una forma fácil, son lo último de lo último, lo peor de lo peor. Condenados por los graves errores que terminaron con sus respectivas carreras, pasan los días en este apartamento semi-abandonado, lleno de inmundicia, papeles desordenados y mediocridad, lejos de cualquier cosa que se asemeje a lo que habrían imaginado que sería su carrera como espías. Uno de ellos es River Cartwright (Jack Lowden), el nieto de David Cartwright (Jonathan Pryce), una de las grandes leyendas del MI5 que, además, comparte un tumultuoso pasado con Lamb. La serie arranca con River dirigiendo una operación anti-terrorista en un concurrido aeropuerto, una operación que, por culpa de sus errores, acaba en tragedia. Aunque luego descubrimos que todo era una prueba, su negligencia le acaba llevando al departamento indeseable que protagoniza la serie.

Él nos sirve de introducción al resto del equipo, formado por un excéntrico grupo de personajes entre los que nos encontramos con Roddy Ho (Christopher Chung), un joven y brillante hacker al que nadie acaba de aguantar; Louisa (Rosalind Eleazar), una agente cuyo error en una operación de seguimiento acabó con las calles de Londres llenas de armas ilegales; y su interés amoroso, Min (Dustin Demri-Burns), quien acabó en allí tras perder unos documentos de alto secreto en el tren. Junto a ellos, la enigmática Sid Baker (Olivia Cooke), una joven que, al contrario que los demás, parece ser una agente brillante y cualificada. Aunque despreciados e invisibles para el resto, la implacable Diana Taverner (Kristin Scott Thomas), una de las máximas responsables de la organización, nunca los pierde de vista. Aunque sea a través de su ‘buen amigo’ Jackson Lamb…

SLOW HORSES1
Slow Horses (Apple TV+).

La monótona e intrascendente vida de los «caballos lentos» toma un giro inesperado a raíz del secuestro de un joven estudiante de origen pakistaní (Antonio Aakeel). Cuando sus autores, un grupo de nacionalistas radicales, amenaza con decapitarlo en directo por internet si no se cumplen sus demandas, el caso se convierte en una historia de seguimiento nacional que de no resolverse correctamente podría tener consecuencias casi catastróficas para la diplomacia británica. Casualmente, Cartwright descubre una conexión entre el secuestro y un desgraciado periodista al que había investigado recientemente por su potencial vinculación con los supremacistas, y aquí empieza el que podríamos considerar su intento de redención. Poco a poco, con el paso del tiempo y de los episodios, la bola de nieve empieza a crecer de forma exponencial, arrastrando al tablero a todo tipo de jugadores con intenciones de todo tipo. Por supuesto, nada es lo que parece y todo el mundo tiene algo a ocultar. Eso sin contar con todos los imprevistos y problemas a los que se tendrán que ir enfrentando nuestros protagonistas.

Hay una escena de la serie en la que, hablando de los agentes a su cargo, Lamb le dice a Taverner algo como: ‘son unos inútiles, pero son mis inútiles’. Al final del día acabas dándote cuenta de la relevancia que tenía esa frase, toda una declaración de intenciones por su parte. Slow Horses es una buena serie de espías y una más que decente comedia oscura llena de acción y tramas enrevesadas, pero también es la historia de como un grupo de repudiados acaba encontrando, juntos, su lugar en un mundo que lleva media vida despreciándolos. El talento que hay tanto delante como detrás de las cámaras y una cuidada puesta en escena llena de calidad la convierten en otro éxito de Apple TV+, plataforma que parece haber encontrado la fórmula ideal para sorprendernos día sí y día también con sus series originales. Solo he encontrado un inconveniente, pero esto es una crítica sin spoilers. Ya lo descubriréis.

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.9/10

Un comentario en “‘SLOW HORSES’: REVIEW (TEMPORADA 1)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.