EL SEÑOR LOKSAT – CASTLE REVIEW 8X19

Nos vamos acercando al final de la temporada de Castle y, por supuesto, el tema Loksat tenía que volver a surgir de una manera u otra. Sin embargo, la sensación de que todo sigue cogido con pinzas es tan grande que provoca más risa que tensión.

Y es que sí, de repente ha sido un buen día para acordarnos de que Vikram existe no solo para nombrarlo de vez en cuando. Así pues, el informático ha encontrado algo que liga a Caleb Brown con Loksat (que al principio era una organización criminal o un nombre en clave para un montón de tipos y ahora solo es para una persona por obra y gracia del Wintley, como siempre) y todo se empieza a complicar, entre otras cosas porque el petardo de Virkam no sabe hacer correctamente su trabajo. Resulta que es un técnico buenísimo que se ha encargado de archivos de alta seguridad pero es incapaz de evitar que un tiparraco encargado de hacerle el trabajo sucio a los malos rastree sus pasos y mande al Brown a enfrentar a Kate. Por supuesto, ella que es muy suya, saca las uñas y le dice que se les una, que le dé una patada en el culo a Loksat. Y también por supuesto, el picapleitos vuelve con el mismo cuento de “oh, es que no sabes con quién te estás metiendo, vas a morir, bla bla bla”. Lo malo es que, como ahora sabemos que Stana se pira, lo mismo eso de que va a morir es verdad y ya no tiene tanta gracia.

Al final, el señor Brown tiene un ramalazo de conciencia y decide juntarse en el “suicide squad” que forman Beckett, Castle y Vikram dejándole a la capitana el teléfono con el que el jefazo se comunica con él. Les dice que no habrá manera posible de que el malo malísimo sepa que los que cogen la llamada son ellos porque siempre le manda mensajes de voz grabada y enlatada que duran menos de 60 segundos y nunca espera réplica. Ya, y el móvil lleva GPS para absolutamente nada. Digo yo que si al Loksat le da por mirar dónde está Caleb mientras recibe su mensaje y se encuentra con que está en la comisaría 12 algo sospechará. Pero vamos, que yo soy una humilde periodista,  qué sabré de grandes conspiraciones judeomasónicas.

normal_0843

Lo más flipante de todo es que Kate se cree al tipo este sin pestañear. Él le dice que sí, que le ayuda y la mujer no sospecha nada. ¿En serio ha llegado a capitana de esta manera? Ah, no, que es esta temporada que se está cargando la razón de todos los personajes. Se me olvidaba. El caso es que la buena de la prota también hizo sus pinitos en esto de la credulidad cuando metió al insufrible de Vikram, que siempre la mira como si fuese el vellocino de oro, en su equipo. Digo yo que ya vale de meternos a gente rara y sospechosa entre los personajes recurrentes, sobre todo si después queréis que nos pille de sorpresa cuando se mueran o cuando les traicionen.

Hablando de morir, este capítulo me ha tocado especialmente la patata porque ha tenido varios momentos de Lanie y Beckett juntas y claro, sabemos que se van, así que verlas así en plan amigas, cogiéndose del bracito y todas esas cosas pues me ha puesto bastante triste. Además, la forense ha sido, en gran parte, lo mejor del capítulo. No es que Tamala sea una actriz brutal, pero el histrionismo chulesco y comedido se le da bastante bien, así que me ha hecho pasar un muy buen rato y varias risas. Como él mismo dice, cualquiera diría que quisiera que el (no) muerto definitivamente lo estuviera. Para un capítulo que no puede decir lo de “esto está muerto” la mujer casi sufre una embolia. Y no me extraña, porque menudos sustos le mete el susodicho Alan, total para que luego no sepamos por qué narices ha sobrevivido tres muertes fatales así como así. Pero bueno, los porqués de esta temporada son tantos que ese, realmente, es el menor de mis problemas.

El mayor es la manía que tienen de dejar a Castle como si fuese un completo imbécil. Una cosa es que el hombre tenga imaginación y sienta que el mundo real se le queda corto y otra muy diferente es que le haga creer a un tonto del lápiz que es un superhéroe. En verdad, en este episodio se ha visto que juega con espejo muy fino y que un día se puede cortar. Alan era tan bobalicón que tranquilamente podría haberse creído que, de verdad, tenía superpoderes y Castle no hacía más que alentarlo. Realmente la loca de la Gwen podría haberlo matado solo por dárselas de lo que no era y el único culpable hubiese sido el escritor así que, realmente, ¿a dónde lleva que se siga comportando como un crío irresponsable de 10 años cuando prácticamente tiene 50? Su evolución había sido muchísimo más desigual que la de Beckett, pero aún así se había convertido en un tipo maduro y, en ocasiones, serio, aunque tuviese sus ramalazos infantiles inofensivos. Repito, inofensivos. Una cosa es que se meta él en un embolado de proporciones considerables y otra que meta a los demás sin ton ni son. Qué manía de convertirle en alguien que no es, de verdad.

normal_0682

Y hablando de Alan, gran secundario. Muy gracioso y una gran réplica a los desvaríos de Castle. El típico pesimista inocentón que, aunque soñador, se conforma con la vida que tiene. Es inmovilista y no quiere cambiar, quiere que le dejen tranquilo y seguir con sus rutinas. Él mismo alucina al darse cuenta de que ha “resucitado” varias veces, aunque al final ya casi ni se inmuta y es un contrapunto cómico brutal a Castle porque, desde luego, la gracia del escritor en este episodio oscila entre 0 y 1, pero está ahí para que Alan brille por sí mismo. Y lo consigue, a su costa claro.

Luego están los minimomentos Caskett, que empiezan a ser como los Reyes Magos, crees que existen pero los ves una vez al año, si acaso. Ahora les ha dado porque quieren cambiar sus vidas. De repente, Beckett ya no va a ser capitana toda su vida porque vale mucho más que eso, cuando hace bien poco dijo que le encanta. Yo ya no sé por qué mierdas me sorprendo de la poca coherencia de la trama, pero en fin, vuelta la mula al trigo. Vamos a ver, ¿os podéis poner de acuerdo? Si la chica se volvió loca para ascender, ¿por qué narices iba ahora a irse a Francia o a la China? Progresar en una carrera es difícil y uno sueña con hacer lo que más le gusta, cosa que, al parecer, Beckett está consiguiendo, así que ¿a qué viene esto ahora? Lo único que me ha gustado mucho es el principio. Me sigue encantado cuando parecen dos viejos amigos que pueden decirse cosas bonitas pero, a la vez, chorradas sin sentido. Además, Stana es una de las actrices que mejor se despierta de la televisión porque consigue decir los diálogos siguientes medio adormiladas, cuando otras parece que llevan un chute de Monster y Red Bull poco creíble nada más abrir los ojos.

normal_0030

¿Qué nos espera para la season finale? Estoy por comprarme un bunker antimisiles porque, si ya nos hemos vuelto locos en redes sociales ante las especulaciones que se están dando al respecto, no me quiero ni imaginar cuando veamos en vivo y en directo la que nos espera.

Cuestiones de vital importancia que merecen respuesta: ¿Por qué no echo de menos a Molly Quinn cuando no aparece? ¿Por qué Loksat sigue sin tener ningún sentido? ¿Se habrá mirado Caleb Brown el tema de su bipolaridad? ¿Por qué, al final, van a conseguir que Lanie me resulte imprescindible? ¿Por qué Loksat es un señor? ¿De dónde ha sacado su apodo? ¿Tendrá tarjetas de visita con el mismo? ¿De verdad que Alan no es inmortal? ¿Por qué me esperaba tan poco la identidad de la asesina? ¿De dónde sale la jefa de Lanie, esa que le toca tanto las narices?

Un comentario en “EL SEÑOR LOKSAT – CASTLE REVIEW 8X19”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .