“THE NEWSROOM”

Se me hace muy difícil hablar de The Newsroom, por su dimensión, complejidad y profundidad, pero la mejor forma que se me ocurre de abordar el tema es hablando de la propia redacción que da nombre a la serie.

La redacción es el vivo ejemplo del espíritu de la serie :  Siempre tan coordinada y eficiente como utópica. En la redacción de ACN News Night se mezclan, entro otros, historias de amor y debates sobre la ética del periodismo, comandados por los geniales personajes que la componen y aderazados por unos diálogos delirantes y muy fluidos, todo esto producto y sello personal de Aaron Sorkin. Como colofón, vemos como se trataron, periodísticamente hablando, algunos de los eventos más importanes de nuestra historia más reciente como el asesinato de Osama Bin Laden, la reeleción de Barack Obama o el atentado terrorista acaecido en Boston.

the_newsroom_wallpaper_1920x1080_06

Muchos de los espectadores que se dedican al periodismo critican la serie porque no refleja con fidelidad lo que representa la profesión, hay quiénes tachan el discurso de los personajes en lo referente al ejercicio del periodismo de pretencioso y artificial. Y he de decir que tienen toda la razón del mundo, pero la intención de Sorkin siempre fue contar una historia, la historia de unos personajes tan singulares como verosimiles que se servía de esos elementos (la ambientación periodística o la gran carga ética de sus mensajes) para ganar fuerza y sustento para ellos, para hacernos creer que todo lo que hacen y les ocurre tiene sentido. Es esa la fuerza de The Newsroom, más allá de que los diálogos puedan parecer pedantes o demasiado artificales o que el tratamiento que se le da periodísticamente a los sucesos esté diseñado desde una perspectiva a posteriori, o que el mensaje que transmite sea elitista. La fuerza de The Newsroom es habernos contado una historia que se sustenta por si misma, que no requiere explicaciones a posteriori ni reflexiones y que encima nos la creamos.

o-THE-NEWSROOM-PREMIERE-DATE-facebook

Se hace necesario hablar también de las tramas que se dan en la serie, que al contrario que en la mayoría de series dramáticas dejan de ser el centro de la serie para convertirse en un pretexto.

El villano o el problema que surge sólo son marco para la verdadera acción, seguir el desarrollo de los personajes, dar nuevas posiblidades a su interacción y plantearnos nuevos dilemas que la férrea ética que comparten deberá superar para quedar así explicada por si misma.
No quiero decir con ello que las tramas sean malas, en absoluto, pero no dejan de ser una herramienta más al servicio de Aaron Sorkin y los caminos que tiene reservados a sus personajes.

En resumen, The Newsroom es una serie hecha para poder disfrutar viéndola, para emocionarse con lo maquiavélico que es Don Keefer, la justicia y fidelidad de Will McAvoy, las piernas, la fuerza y la gran inteligencia de Sloan Sabbith, para poder recrearse odiando a Maggie Jordan y a Jim Harper, para conmoverse con Charlie Skinner o para admirar a la perfecta fusión entre actriz y personaje que se da entre Jane Fonda y Leona Lansing. Y para ver al tío que se llama Gary Cooper

Así que ya sabéis, disfrutadla, malditos, porque ya se ha terminado y ha dejado un gran vacío en aquellos que la hemos seguido.

Un artículo de nuestro amigo Enrique Marín.

the-newsroom-us-51f2c24b0a3c1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .