‘THE NORTH WATER’: REVIEW

REVIEW: The North Water – Temporada 1. 

¿Quién hubiera imaginado que hiciera tanto frío en el infierno?

Precisamente eso es lo que tuvo que pensar una y otra vez durante días y días el pobre Patrick Sumner (Jack O’Connell), uno de los dos protagonistas de The North Water, la miniserie británica basada en la novela homónima de Ian McGuire que se estrena este lunes 25 de octubre en Movistar+. ¿El otro? Henry Drax (Colin Farrell), el despiadado y perturbador arponero cuyo destino quedó ligado de una forma prácticamente inquebrantable al del mencionado cirujano.

TNW1
The North Water (BBC).

Titulada en nuestro país como «La sangre helada», esta es sin duda alguna una de las ficciones más crudas, violentas e inquietantes -sobre todo en lo psicológico- que he tenido la oportunidad de ver en los últimos meses. Sentir indiferencia antes su macabro relato es imposible. Con la ayuda de un elenco impecable y unas localizaciones tan vastas como maravillosas que convierten su puesta en escena en una maravilla visual, Andrew Haigh (Looking), guionista y director de los cinco capítulos que componen la misma, construye gradualmente una impactante historia de sangre, muerte, desolación, soledad y supervivencia extrema en la que un rutinario viaje al ártico se acaba convirtiendo en la peor de las pesadillas. Esa es una de las cosas que más me han gustado de ella: la forma en la que poco a poco, sin prisa pero sin pausa, su trama lleva al espectador por un camino totalmente inesperado. Su capacidad para sorprender, también a través de sus subtramas o de cualquier escena aparentemente «tranquila», no solo logra aumentar esa tensión siempre presente, también sube aún más el nivel de lo que ya de por sí es una de las mejores producciones británicas del año.

Hablando de ello, tampoco me parece descabellado compararla en algunas cosas con Vigil, otro de los grandes dramas recientes de la BBC británica, también disponible en Movistar+. Una es tremendamente claustrofóbica mientras que la otra es más de generar una angustia constante, pero ambas están narradas mayoritariamente en alta mar, centradas en protagonistas «encerrados» junto a una extensa tripulación masculina de los que es mejor no fiarse, y lo más importante, sus respectivas tramas empiezan de la misma forma: con un misterioso asesinato que nos acaba llevando a una conspiración mucho más grande. En otros aspectos también me recuerda un poco a The Knick, la serie producida y dirigida por Steven Soderbergh. Incluso creo que Sumner habría hecho buenas migas con sus protagonistas.

TNW2
The North Water (BBC).

Todo empieza cuando el mencionado Patrick Sumner, un joven cirujano aún marcado por los horrores de su experiencia como sargento del ejército británico en la India, decide alistarse, con el objetivo de dejar atrás de una vez por todas a los fantasmas del pasado de los que lleva años huyendo, como médico a bordo del Volunteer, un ballenero a punto de zarpar desde Yorkshire en una expedición a las heladas aguas del Ártico. Capitaneada por Arthur Brownlee (Stephen Graham), un tipo aparentemente noble y fiable pero que también esconde sus propios secretos, entre su tripulación nos encontramos, entre otros, con Henry Drax, el clásico tipo problemático que no tiene ni donde caerse muerto, amante de la bebida y de las peleas de bar, que parece haber dejado en tierra todo sentido de la moral. Para muchos, el adjetivo de villano le quedaba muy corto. Drax es lo más parecido a la encarnación del mal que uno puede encontrarse. Un auténtico monstruo. En medio de un sangriento entorno hostil, rodeado de hielo, agua y hombres sumergidos en una lucha diaria por la supervivencia, el joven e inexperto Sumner pronto se ve atrapado en un funesto viaje bajo la amenaza latente de un sangriento psicópata, sin otra salida que la gélida vastedad del océano.

Este es el punto de partida de una miniserie realmente merecedora de que gastemos unas horas en ella. Como decía al inicio de la crítica, no dejará indiferente a nadie. Añado que tiene un par de las escenas más chocantes que recuerdo. Tanto Jack O’Connell como Colin Farrell están de diez interpretando a unos personajes llenos de matices y complejidades mentales cuya colisión es el verdadero corazón de esta historia. El bien contra el mal, la templanza contra la brutalidad. Cinco horas dan para mucho si las usas de una forma adecuada y The North Water lo hace de una forma muy eficaz. Abrigaros bien, pero primero concienciaros de que este es un viaje sin retorno. Una vez os subáis al barco, nada volverá a ser lo mismo.

Aprovecho para recordar que Movistar+ estrena este lunes sus dos primeros episodios. Después, cada semana, uno nuevo. La serie también estará disponible bajo demanda.

NOTA DE LA TEMPORADA: 8.5/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.