‘NINE PERFECT STRANGERS’: REVIEW

REVIEW: Nine Perfect Strangers – Temporada 1.

Pese al evidente y constante declive tanto en cuanto a volumen de novedades como de su calidad, la temporada veraniega siempre promete ofrecernos alguna serie destacada, uno de esos estrenos de visionado casi obligatorio que muchos marcamos con rojo en el calendario semanas antes de su llegada. Cada uno tendrá sus gustos y sus prioridades, pero, al menos para mi, como espectador, Nine Perfect Strangers era esa serie. O al menos era una firme candidata a serlo. Solo hay que echar un ojo a su elenco para que el hype se nos dispare. Aunque sea un poquito.

Amazon Prime Video estrena este viernes 20 de agosto (España) la nueva miniserie de David E. Kelley (Big Little Lies), el cual se reúne por tercera vez con su musa particular, Nicole Kidman, para una adaptación literaria de formato limitado. En esta ocasión, el galardonado guionista y productor recurre de nuevo a Liane Moriarty, autora de la mencionada obra con la que empezó esta aclamada sociedad. ¿Triunfarán una vez más o estamos delante de su primer pinchazo?

NOTA IMPORTANTE: Señalar que escribo esta crítica después de ver seis de los ocho episodios que componen la serie. Son los que Amazon ha compartido con los críticos.

Episode Five
Nine Perfect Strangers. Zoe (Grace Van Patten), Masha (Nicole Kidman), Ben (Melvin Gregg), Jessica (Samara Weaving), Delilah (Tiffany Boone), and Yao (Manny Jacinto), shown. (Photo by: Vince Valitutti/Hulu)

Escrita por el propio David E. Kelley y dirigida por el semi debutante Jonathan Levine, prácticamente la totalidad de su acción transcurre en Tranquilium, el exclusivo y aislado centro de salud y bienestar al que acuden sus nueve protagonistas en busca de recuperación y transformación hacia una forma de vida mejor. Lógicamente, entre ellos nos encontramos a personajes de todo tipo, cada uno con sus propias taras, dilemas, deterioros y motivaciones; un grupo tremendamente excéntrico que llega al lugar precedido por su reputación sin tener la más mínima idea de lo que le espera durante los diez días de estancia entre sus lujosas paredes y jardines. ¿Quiénes son estos nueve estresados urbanitas que quieren cambiar su realidad?

Suena “Strange Effect” de Unloved feat. Raven Violet y la pantalla se inunda de colores. Terminan los créditos de apertura y nos encontramos con ellos viajando hacia el lugar. Son las horas antes de lo que promete ser una experiencia única en sus vidas. Los primeros a los que conocemos son los miembros de la familia Marconi, formada por Napoleon (Michael Shannon), Heather (Asher Keddie), y su hija Zoe (Grace Van Patten). Juntos buscan desesperadamente la forma de superar el suicidio de su otro hijo. Seguidamente llega el turno de la atractiva pareja compuesta por Ben (Melvin Gregg), un joven afro-americano consumido por un insólito vacío vital, y Jessica (Samara Weaving), una chica tan bella como adicta a su teléfono y a las redes sociales. Tras ellos, Francis (Melissa McCarthy), una escritora de relativo éxito cuya vida es mucho más decadente de lo que refleja su cara, Tony (Bobby Cannavale), un tipo extraño y malhumorado adicto a la Oxicodona, Lars (Luke Evans), un periodista de investigación con misteriosos propósitos y algún que otro trauma escondido, y Carmel (Regina Hall), la psicópata número uno de la región. No sé si me han dado más miedo sus escenas de mosquita muerta o su cara de loca y sus drásticos cambios de humor….

Hechas las presentaciones y una vez asentados en las instalaciones de Tranquilium, gracias a la inestimable amabilidad de los empleados del lugar, empleados entre los que también nos encontramos a los enigmáticos Yao (Manny Jacinto) y Delilah (Tiffany Boone), llega el momento que tanto ellos como nosotros estábamos esperando: la aparición de Masha (Nicole Kidman), una especie de ser de luz de mística aurora y sonrisa siniestra que promete cambiar sus angustiosas vidas para siempre. “En diez días, cuando os vayáis, no seréis la misma persona que sois ahora” es la primera frase de su monólogo de bienvenida. Toda una declaración de intenciones por su parte. Namaste.

Episode Two
Nine Perfect Strangers. Tony (Bobby Cannavale), shown. (Photo by: Vince Valitutti/Hulu)

Tras darle muchas vueltas, creo que Nine Perfect Strangers se podría describir como un viaje psicotrópico alrededor de las vidas, problemas, traumas, adicciones y carencias emocionales varias de los 9+1 perfectos desconocidos que la protagonizan, un viaje que, igual que ellos, está mucho más vacío de lo que aparenta. Su puesta a punto es ambiciosa y en la mayoría de ocasiones creo que llego a entender su planteamiento, pero no le voy a comprar ese juego en el que intenta hacernos creer que es algo profundo y/o espectacular. La serie es demasiado pretenciosa y en ningún momento se aclara ni sobre lo que quiere ofrecernos ni lo que quiere que sigamos. Enseguida se abren múltiples trama: exploramos los traumáticos pasados de los protagonistas; se empiezan a crear relaciones, amistades y demás; alguien está amenazando a Masha y sus propios demonios del pasado podrían estar relacionados con ello; y así podríamos ir sumando… hasta no llegar nunca a ningún sitio. Pasan cosas, si, bastantes, pero, al menos por ahora, ni tienen un fin, ni tienen demasiada lógica. Hay partes de surrealismo puro y duro. Eso por no hablar de las extrañas, infundadas y en ocasiones estúpidas decisiones que toma la directora del complejo…. Desconozco el porcentaje de fidelidad existente entre serie y obra, pero, lo que si creo es que todo este puzzle es muy mejorable. En muchísimos aspectos.

A grandes rasgos, y pese a contar con una larga lista de nombres muy destacables, sobre todo delante de las cámaras, considero que la serie nos ha fallado. No hablo de fracaso, ni mucho menos, pero hay que exigirle mucho más a una producción de este estilo y presupuesto. También a David E. Kelley. Su guion genera una confusión constante difícil de explicar. La dirección de Levine si que me parece más destacable. Su uso constante de colores vivos y la secuencias exteriores con la naturaleza como protagonista le dan un necesario toque de luz a un puesta en escena más bien grisácea. Lástima de esa obsesión por intentar convertir a Nicole Kidman en Gandalf… ¿Hay ganas de ver cómo termina? Por supuesto. El desarrollo de estos seis primeros capítulos es tan liviano que aún podría pasar cualquier cosa. Literalmente. Entonces, o se han guardado lo bueno para el final y esto termina en traca, o las peores expectativas se confirmarán. Nine Perfect Strangers aún puede salvarse, pero, para ello, necesitará un auténtico bombazo. Hace unos días leí una crítica en uno de los grandes portales americanos en la que la llamaban “White Lotus for Dummies”. Visto lo visto, me parece un titular bastante acertado.

Amazon Prime Video estrenará sus tres primeros episodios este viernes. Desde ahí, se emitirá un capítulo de estreno cada semana hasta completar la miniserie.

NOTA DE LA TEMPORADA: 6.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .