‘IN TREATMENT’: REVIEW (TEMPORADA 4)

REVIEW: In Treatment – Temporada 4. 

Diez años después del cierre de su última entrega, In Treatment (En Terapia) regresa a HBO -y también a nuestras vidas- con una nueva temporada. En una época en la que los reboots y los revivals han ganado tal protagonismo que ya ni nos sorprenden los constantes anuncios de series que vuelven años después, la cadena americana ha encontrado en la pandemia la excusa perfecta para traer de vuelta a una de sus ficciones más recordadas de la pasada década. Pocas producciones deben ser más fáciles de rodar en estos tiempos de medidas y protocolos que esta. Al fin y al cabo, tal y como indica su nombre, hablamos de una serie focalizada en sesiones terapéuticas, o sea; doctor y paciente, no hace falta más. Incluso se pueden hacer por videollamada. Tomando como referencia los dos especiales navideños de Euphoria (maravillosos ambos, por cierto), a estas alturas resulta factible hacer una serie de “gente hablando”. Si consigues que el tema de conversación sea interesante, el resto no importa. Es cierto que es un formato poco visto que puede echar para atrás a más de uno, pero puede ser muy efectivo. In Treatment, tanto en el pasado como ahora, demuestra con creces que no se necesita mucho más para llamar la atención.

INTREATMENT2
Photograph by Suzanne Tenner/HBO

Uzo Aduba, ganadora de tres premios Emmy, entre otros galardones, por su trabajo en Orange is The New Black (Netflix), es la elegida para protagonizar esta nueva etapa de la serie, sustituyendo así a Gabriel Byrne, el cual deja atrás su icónico rol de Dr. Paul Weston. En términos generales, además de habernos mudado a Los Ángeles, ese es el cambio más destacado de su regreso ya que todo lo demás funciona de la misma forma, siempre teniendo en cuenta que han pasado diez años y que hay avances, la mencionada videollamada, por ejemplo, que lógicamente se han incorporado a su trama para adaptarla a nuestro tiempo. Parece mentira todo lo que ha cambiado la vida en “solo” una década. Se dice rápido, pero tela.

La actriz americana interpreta a la Dra. Brooke Lawrence, terapeuta que acostumbra a recibir a sus pacientes en su ostentoso hogar de Baldwin Hills, un bonito y pintoresco barrio del sur de la ciudad. La casa fue diseñada por su padre, el cual murió recientemente. Tal y como era de esperar, nuestra protagonista también tiene sus propias taras y problemas, y el trauma causado por ese trágico evento es uno de ellos.

La mecánica que sigue la serie es similar a la anterior. Se emiten cuatro capítulos por semana, por lo que tenemos cuatro historias. Cada semana veremos una parte de cada una. Tenemos a tres pacientes; Eladio (Anthony Ramos), un joven diagnosticado con un trastorno bipolar cuyas sesiones se realizan de forma virtual o telemática, Colin (John Benjamin Hickey), un engreído charlatán recién salido de prisión que dispone de cuatro sesiones para convencer a Brooke que merece ser puesto en libertad, y Laila (Quintessa Swindell), mi favorita, una adolescente declarada ninfómana por sí misma, cuya abuela, preocupada por su orientación sexual, ha decidido mandar a terapia. El cuarto capítulo de cada bloque profundiza en la vida, mente y dudas varias de nuestra protagonista. A través de las visitas de su amiga Rita (Liza Colón-Zayas), o de sus conversaciones con su novio Adam (Joel Kinnaman), poco a poco vamos aprendiendo más sobre ella en lo que se podría considerar fácilmente como una especie de terapia a la terapeuta. Todos tenemos problemas, aunque nuestro trabajo sea el de solucionar los de los demás, y eso es algo que la serie también debe reflejar. Por cierto, lo hace de una forma fantástica.

INTREATMENT1
Photograph by Suzanne Tenner/HBO

Tal y como decía al inicio de la crítica, lo primer que hay que tener en cuenta es que, simplificando mucho, In Treatment es una serie de “gente hablando”. ¿Puede que el concepto no resulte apasionante? Correcto. ¿Puede ser aburrida? En ocasiones. ¿VALE LA PENA? Sí. Gracias a la habitual colaboración de HBO España he podido disfrutar de una buena parte de esta cuarta temporada y estoy muy satisfecho con lo visto. Ojo, yo también tenía mis dudas. La duración de sus capítulos -una media hora aproximada- y el hecho de seguir a diferentes personas, casos e historias de forma simultánea ayuda a no caer en la monotonía, algo que sería fatal para una ficción de este estilo. A falta de acción y/o movimiento, el principal objetivo de sus responsable debe ser siempre mantener interesante lo que tenemos en pantalla y aquí lo consiguen. La serie aprovecha de una forma bastante efectiva la variedad de los pacientes protagonistas a la hora de explorar todo tipo de temas tan relevantes como cotidianos como son traumas, trastornos de todo tipo, carencias emocionales, y un largo ectétera. Uzo Aduba es una adición perfecta a la franquicia y probablemente consiga añadir algunas nominaciones adicionales a su lista de logros. En resumen, HBO acierta de nuevo. Quizás este revival no era necesario, ese ya es otro tema, pero ya que se ha llevado a cabo, al menos se ha hecho bien.

HBO España estrena In Treatment el lunes 24 d mayo. 

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .