’BRIDGERTON’: REVIEW

REVIEW: Bridgerton — Temporada 1.

Han pasado más de 3 años desde que Netflix anunciase que se había hecho con los servicios de Shonda Rhimes, conocida por muchos como la creadora de Grey’s Anatomy o Scandal, y conocida por otros, entre los que me incluyo, como la reina de la televisión. La negativa de Disney de darle a Rhimes más pases gratis para Disneyland (os lo juro) provocó el final de 15 años de éxitos y fracasos en ABC con series sobre médicos cachondos, abogados cachondos, bomberos cachondos, médicos cachondos pero en Sudamérica, empleados de la Casa Blanca cachondos, estudiantes de derecho cachondos, o una adaptación muy rara de Romeo y Julieta, donde también estaban cachondos. El día 25 de diciembre por fin llega como regalo de Navidad del Papá Noel de Netflix (¿Papá Netflix?) la primera serie de la productora de Rhimes, Shondaland, para la plataforma, esta vez sobre aristócratas británicos cachondos del siglo XIX. Porque, aunque cambie de casa, la marca Shondaland, afortunadamente, sigue como siempre. Basado en las novelas de Julia Quinn, y adaptado para televisión por Chris Van Dusen (Scandal), este drama con toques cómicos está protagonizado por Phoebe Dynevor (Younger) y Regé-Jean Page (For the People), y cuenta en su reparto, entre otros, con Jonathan Bailey (Broadchurch), Claudia Jessie (Line of Duty), Nicola Coughlan (Derry Girls), Polly Walker (Rome) y Adjoa Andoh (Doctor Who), con la colaboración especial de Julie Andrews (Mary Poppins) como la voz de Lady Whistledown, narradora de la serie.

BRIDGERTON (NETFLIX)

Es 1813 y un año más es temporada social, lo cual consiste en que se organizan eventos donde las solteras aristócratas acuden, sonrientes y con sus mejores vestidos, a ofrecerse a los hombres solteros del lugar, algunos muy guapos y otros que la verdad es que llamarlos normalitos sería hacerles un favor. Una vez celebrado el evento, los hombres interesados visitan a la mujer con la que desean contraer matrimonio. Algunas reciben muchos pretendientes, y otras reciben pocos o ninguno. En el último caso, más de una desea que se mantenga en secreto tal fracaso y humillación, pero eso no es posible debido a los artículos publicados por Lady Whistledown, una “gossip girl” que cambia la voz de Kristen Bell por la de Julie Andrews. Lady Whistledown, cuya identidad nadie conoce, se entera de todo y humilla públicamente con sus escritos a las familias más poderosas de Londres. Una de estas familias es la familia Bridgerton, que presenta por primera vez ante los solteros a la hermana mayor de la familia, Daphne (Dynevor). Daphne es una chica inteligente pero algo inocente, y está muy ilusionada por el evento con el que podrá por fin conocer al hombre con el que formará una familia. Esto coincide con la llegada a la ciudad de Simon (Page), el duque de Hastings, un atractivo soltero con el que Daphne conecta desde el primer momento. Pero el duque tiene secretos, y no es el único, todos los personajes ocultan cosas que si Lady Whistledown sacase a la luz les llevaría a la ruina y a la mayor vergüenza social.

BRIDGERTON (NETFLIX)

Esta serie es de amor, de comedia (algunas situaciones recuerdan a la parte cómica que había en Downton Abbey), y de misterio. El gran misterio, al igual que en Gossip Girl era ‘¿quién es la “Gossip Girl”?’, aquí es ‘quién es Lady Whistledown?’, pero no es el único, y es que sí, la serie da lo que promete, salseos. Relaciones amorosas, engaños, traiciones, secretos, peleas… lo tiene todo. Los ocho episodios que conforman la primera temporada se ven rapidísimo y van a un ritmo muy acelerado, pasan tantas cosas que hubo un momento que me sorprendí al darme cuenta de que solo habían pasado unos días en la trama en lugar de varios meses o años. Qué rápido iba la gente antes, y dicen de los jóvenes de ahora. Y es que esto es Shondaland, y eso significa sexo. Mucho sexo. Y además ahora sin la censura de la televisión en abierto.

Esta serie hay que verla sabiendo qué te vas a encontrar. Si buscas un drama histórico, social y familiar como The Crown, mejor vuelve a ver The Crown. Pero si buscas reírte, sorprenderte, comentar todos los cotilleos, hacer teorías con tus amigas y amigos, y llevarte las manos a la cabeza con más de una trama absurda y con personajes que a veces son más tontos que un zapato, Bridgerton es tu serie.

NOTA DE LA TEMPORADA: 7/10

2 comentarios en “’BRIDGERTON’: REVIEW”

  1. Un intento de congraciarse con ciertos grupos arruinando una serie literaria bastante entretenida y con un poco más de sustancia… Entiendo que hay que tener inclusión y todo eso, pero forzando la historia de la época?

    Me gusta

Responder a kljg Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .