‘SEX EDUCATION’ : REVIEW

REVIEW : Sex Education – Temporada 1 (Netflix). 

Netflix estrena este viernes su nueva comedia Sex Education, una serie que pretende servir como una exploración de los problemas sexuales de un extenso grupo de chicos y chicas de instituto, unos problemas que, a su vez, les crean una serie de problemas sociales y vitales de los que buscan desesperadamente una solución. El sexo adolescente siempre ha sido un tema complejo de tratar, sobretodo en televisión. Moralmente, siempre habrá quien tengas más contras que pros sobre cualquier producto que toque esta temática. Netflix parece (y debe) ser consciente de que su función como plataforma líder en el mundo del entretenimiento audiovisual le permite cumplir otras muchas funciones, como la de educar u ofrecer a su público más joven una alternativa sobre los temas tabú que protagonizan y afectan a su vida diaria. Ahí entra Sex Education. Como serie se le pueden discutir algunos aspectos, como lo demás es una idea totalmente acertada para los tiempos que corren. Tal y como dice su título, el sexo es el principal protagonista de las historias que nos cuenta. Masturbación, problemas a la hora de eyacular o de tener erecciones, complejos, orientación o protección en relaciones sexuales son algunos de los temas que la serie explora en sus primeros capítulos, siempre de una forma muy natural, desde un punto de vista fresco y divertido pero a la vez consciente de que siempre habrá alguien en el otro lado de la pantalla que empatizará con ellos. Al final del día, su trama sirve como motor para que este grupo de jóvenes acaben aprendiendo como funciona su cuerpo y ,de paso, su mente.

Sex Education (Netflix).

El protagonista de la serie es Otis (Asa Butterfield), un joven virgen con problemas sociales, el cual no encaja ni dentro del ambiente liberal de su casa ni en los pasillos del instituto al que acude. Otis es el hijo de Jean (Gillian Anderson), una terapeuta sexual de espíritu libre que, lógicamente, habla de sexo con total naturalidad, además de practicarlo de una forma activa con quien le venga en gana. Pese a haberse criado entre videos, manuales y demás material de autoayuda, Otis aún no ha descubierto el sexo. Su única toma de contacto con el tema estrella de su hogar es la masturbación, práctica de la que, dicho sea de paso, es un habitual. El primer episodio de la serie arranca coincidiendo con el inicio de un nuevo curso escolar. A diferencia de ellos, la mayoría de los compañeros de Otis y su mejor amigo Eric (Ncuti Gatwa) han tenido sus primeras experiencias durante el verano. Eso les ha cambiado. En cambio, ellos aún son esos chicos inexpertos que todavía ansían con mantener su primera relación sexual. En el centro nos encontramos con todo tipo de personajes, desde abusones como Adam (Connor Swindells), hasta la clásica compañera que ya descubierto el sexo como algo de lo que hay que disfrutar de la forma que uno quiere sin importarte lo que dirán de ella en clase. Esta es Maeve (Emma Mackey), la cual, al final del mencionado primera capítulo de la serie, acabará formando equipo con Otis para tratar los problemas de sus compañeros. Ella es una experta en la práctica, él es un experto en la teoría. A priori, deberían formar la dupla perfecta. El camino para establecer su nuevo negocio no será nada fácil pero les servirá para formar una bonita unión (Eric incluido) y para aprender mucho sobre ellos mismos.

Sex Education (Netflix).

A grandes rasgos, Sex Education es mayormente lo que me esperaba encontrar. La serie no tiene miedo ni a la hora de tocar ciertos temas, ni tampoco cuando llega el momento de los desnudos o de las escenas sexuales. Su creadora, Laurie Nunn, ha conseguido un producto distinto a las series del género que habíamos visto hasta la fecha, utilizando los clásicos clichés de una serie de instituto como pretexto para profundizar en lo que realmente quiere contar. Pese a que su fondo es totalmente distinto, incluso 13 Reasons Why podría aprender algunas cosas del estilo en el que analiza la realidad. La historia de autodescumbrimiento de Otis y compañía tiene de todo, es entretenida, divertida y recomendable. El elenco principal está bien elegido y la diversidad de temas que decide tocar ayuda a que sus tramas no se estanquen. Lo que más me ha sorprendido es la duración de sus capítulos. Esperaba un formato tradicional de comedia, una media hora de duración, y en cambio todos se aproximan a los cincuenta minutos. La buena noticia es que, de lo que he podido ver, ninguno se me ha hecho largo.

NOTA DEL ESTRENO : 7/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.