“MINDHUNTER : ¿UN ASESINO NACE O SE HACE?

Mindhunter : ¿Un asesino nace o se hace?

Netflix ha inaugurado el otoño con varios estrenos de producción propia, entre ellos  Mindhunter. Hablamos de  un thriller psicológico, ambientado en la Estados Unidos de los años setenta, el cual nos trae varias caras conocidas como las de Jonathan Groff (Looking), Holt McCallany (Fight Club) y Anna Torv (Fringe) como protagonistas. La serie viene de la mano de Joe Penhall con David Fincher (Gone Girl) como productor y director principal. 

Mindhunter explora el surgimiento de la psicología criminal como ciencia más allá de la concepción tradicional de la psicología. Esta necesidad surge cuando, a finales de los años sesenta, una gran oleada de crímenes se extiende por Estados Unidos. Al tratarse de asesinos en serie que siguen un patrón muy característico, se aprecia la necesidad de trazar una serie de perfiles de comportamiento que ayudasen a entender el por qué de sus acciones. La serie se articula en base a las conversaciones del trío protagonista con los asesinos en serie más mediáticos del momento y ahí es donde recae el gran atractivo de la misma. Sus capítulos están llenos de conversaciones y diálogos muy profundos que incitan a la reflexión, sobretodo a la gente que tiene profesiones similares a las de los protagonistas.

Coincidiendo con estos crímenes, aparece la Unidad de Ciencias del Comportamiento en el FBI y con ella una serie de profesionales dispuestos a entender las motivaciones que mueven a estos criminales, ya sean conscientes o inconscientes. En estos momentos se puede dar por inaugurada la psicología criminal como disciplina, la cual ha ido cogiendo fuerza con el paso de los años hasta quedarse instaurada como una disciplina con pleno derecho dentro de la psicología. Cabe decir que esta disciplina tiene una evolución diferente en cada país y, mientras que en Estados Unidos goza de gran popularidad, en España, por ejemplo, sigue relegada a estar bajo la influencia de la psicología forense. Esta disciplina está orientada a estudiar, entender y explicar cuál es el origen del delito cometido así como las motivaciones que tiene el delincuente. De igual forma también pretende hacer un análisis exhaustivo de la personalidad del criminal. Independientemente de la personalidad de cada uno de los asesinos entrevistados en la serie, hay una pregunta que parece surgir continuamente y esta es la que hemos elegido como título para este artículo, ¿un asesino nace o se hace?

Esta pregunta resulta muy difícil de contestar para el trío protagonista de Mindhunter, pero también sigue siendo una pregunta difícil de contestar para los profesionales de la psicología a día de hoy. La razón más importante por la cual es muy complejo llegar a una respuesta es porque cada uno de estos profesionales está influido por la orientación teórica en la que basa su práctica clínica, por tanto, un profesional de la orientación cognitivo-conductual tendrá una respuesta muy diferente a la de un profesional de orientación psicoanalítica. Lo que parece ser incuestionable para todos ellos es que para que una persona acabe siendo un asesino en serie tiene que darse una combinación de componentes psicológicos y de componentes sociales. Parece difícil que la existencia de uno de ellos de forma aislada haga que se conforme todo el entramado psíquico que lleve a la persona a matar de manera sistemática. Se podría hablar largo y tendido de cada una de estas orientaciones psicológicas y de la concepción que tienen sobre los asesinos en serie. En este caso, dado que mi formación es psicoanalítica, lo analizaré desde el punto de vista Freudiano.

En la serie se aprecian varias pinceladas de esta teoría, especialmente cuando Wendy (Anna Torv) habla sobre los hechos de la infancia del asesino que haya podido influir y hacerle actuar de una manera determinada en la actualidad. Efectivamente, Freud habla sobre la importancia que tienen los conflictos psíquicos no resueltos y como estos pueden originar la conducta delictiva. Es importante hacer hincapié en que estos conflictos psíquicos no resueltos son inconscientes para la persona y parafraseando a Freud “La voz inconsciente es sutil pero no descansa hasta ser oída”. Sería incorrecto basarlo todo en los conflictos inconscientes porque por esa regla todos seríamos potenciales asesinos en serie. La realidad es que estos conflictos que forman parte de los componentes sociales tienen que estar combinados con unos componentes psicológicos característicos en la persona. En el caso de los asesinos en serie entrevistados en Mindhunter, se trataría de una estructura de personalidad perversa.

Es indiscutible que esta serie es muy interesante para psicólogos y criminólogos pero también hará que el resto de público tome contacto con una línea de la psicología que siempre despierta mucha curiosidad. Para los amantes de las series tenéis ya disponible la primera temporada de Mindhunter en Netflix, para los que, por el contrario, seáis de leer los libros antes de ver las adaptaciones para la pequeña pantalla podéis haceros con una copia de MindHunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit”, obra basada en la historia real del agente del FBI John E. Douglas y que ha servido de punto de partida para la serie.

Un artículo de Amanda Jacinto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s