“DC(W) RECAP SEMANAL #16 #17 #18 – THE FLASH, SUPERGIRL + ARROW”

El parón de las principales series DC de The CW acaba por fin a partir de esta semana, y antes de él, las series tuvieron unas emisiones un poco intermitentes que nos trajeron, entre otras cosas, el final de temporada de Legends of Tomorrow. En este primer post, repasamos lo ocurrido en las tres series que vuelven del parón, mientras que en breve publicaremos el repaso al final de temporada de Sara Lance y compañía.

Duet

The Flash 3×17: “Once more, with feeling”

Tenía que hacer el guiño a Buffy The Vampire Slayer, era inevitable. Pero vamos a por el capítulo. El crossover fue definitivamente más alegre que el resto de temporada que nos están trayendo Barry Allen y compañía. No sólo por el cambio de escenarios, si no porque la alegría del cast traspasaba la pantalla en todo momento. Aunque hay que admitir que la trama general tenía varios hilos sueltos y incongruencias. De todas formas, en esta clase de capítulo, las cosas pendientes son lo de menos. El punto fuerte, a parte de las canciones, fue las constantes metareferencias al género musical y, en menor medida, al de superhéroes, todo muy bien conseguido.

La trama comenzó en el final de Supergirl, cuando el Music Meister (Darren Criss) ‘hipnotizaba’ a Kara y usaba el dispositivo de Cisco para viajar a la tierra de Flash, mientras que la chica se encontraba en un ‘sueño’ en el que tenía que cantar en un bar de los 40. Sin saber cómo despertarla, Mon-El y J’onn siguen al Meister y llevan a Kara a Star Labs, para ver si la pueden ayudar, y justo entonces aparece el villano y deja a Barry en las mismas condiciones que Supergirl. El chico aparece en el mismo lugar que Kara, que está cantando “Moon River” y, cuando acaba, ambos descubren que no tienen poderes y que están en una especie de realidad alternativa en la que sus amigos y enemigos son personajes completamente diferentes. Está Malcolm Merlyn, que es Cutter, un mafioso propietario del bar, Winn, un pianista llamado Gray, y Cisco, un camarero llamado Pablo. El Music Meister aparece de repente y les explica lo ocurrido: están atrapados en una película musical, y la única manera de salir es llegar al final de la peli sin morirse; porque, a lo pesadilla en Elm Street, si mueren en el sueño, también mueren en la realidad. Y para animar la cosa, les ofrece una versión de “Put a Little Love in Your Heart” acompañado de los otros tres (una pena que no oyéramos más a Jeremy Jordan).

flash-17.2.jpg

Acabada la canción, Kara y Barry son secuestrados por Martin Stein y Joe West, que aquí son una pareja de mafiosos, y les encargan que encuentren a su hija, Millie. La hija resulta ser ni más ni menos que Iris, y se la encuentran con su novio, Tommy (Mon-El), el hijo de Cutter (Merlyn), en una relación al más puro estilo Romeo y Julieta; aunque el problema principal de los dos protagonistas es ver como sus exparejas están con otra persona. Después de superar el shock inicial, los dos convencen a los enamorados de explicar la realidad a sus padres mafiosos y cada uno acompaña a su “ex” para que confiese y defenderlos. En el proceso de hacerlo, ambos se dan cuenta del error que cometieron al romper sus relaciones en la vida real. Y como es un musical, los mafiosos cantan “More I Cannot Wish You” para mostrar su apoyo hacia sus hijos; aunque en cuanto se quedan solos anuncian el inicio de una guerra contra el otro clan.

La historia, pues, no ha terminado, y la siguiente misión de Barry y Kara es interpretar una canción original en el bar. El resultado es “Superfriends”, escrita por Rachel Bloom (Crazy Ex-Girlfriend), en la que hacen broma con sus vidas de superhéroes y la amistad que les une. Por desgracia, en cuanto acaban el número estalla la guerra entre mafias, y al intentar pararla, tanto Barry como Kara reciben disparos. Pero en el mundo real, el resto de amigos ha conseguido capturar al Music Meister (que sin dejar muy claro por qué, ha robado un banco gracias a los poderes que ha absorbido de Barry y Kara) y descubren que Iris y Mon-El pueden entrar en el sueño con los poderes de Cisco y salvar a sus exes. En el sueño, los salvan con un beso (de amor verdadero).

Ya de vuelta en el mundo real, el Music Meister escapa y les explica que ha estado siguiendo sus vidas y lo único que quería era darles una lección: el amor es dejar que te salven. Y sin más detalles sobre su origen o otros poderes, desaparece. La ‘broma’ da sus frutos; Kara se reconcilia con Mon-El y vuelven a su tierra junto a J’onn; y Barry interpreta una canción más, “Runnin’ Home to You” para pedir a Iris que se case con él.

flash-18.jpg

The Flash 3×18: “Magic”

En este capítulo, la trama se lanza de golpe con el villano de turno, Abra Kadabra, que se estrena asaltando Stagg Industries y encerrando a los guardas en una pecera de cristal que se va llenando de agua. La situación sorprende al equipo Flash, que no entienden de dónde ha salido el agua, hasta que Barry acude a otro robo y se encuentra cara a cara con el villano, que le desvela que sabe todos su secretos: su verdadera identidad, el problema con Savitar y el futuro de Iris. Pero antes de que pueda decir nada más, Gipsy se une a la batalla, aunque Kadabra consigue escapar. La chica explica que el villano finge hacer magia gracias a nanotecnología del siglo 64 y ha matado a muchas personas, una de ellas, el antiguo compañero (y pareja) de Gipsy.

Cuando vuelven a detectar a Kadabra, Flash, Kid Flash, Vibe y Gipsy van a capturarlo, pero se encuentran con una trampa; en realidad el villano está en Star Labs, por suerte, Barry llega a tiempo de noquearlo. Ya encerrado, Kadabra ofrece a Barry revelar la identidad de Savitar si le deja en libertad, algo que tienta seriamente al equipo Flash, pero que Gipsy no quiere ni plantearse. Iris convence a Barry de no hacerlo, pero Joe decide actuar por su cuenta y lo libera. Cuando Gipsy aparece para evitarlo, Kadabra aprovecha para escapar sin desvelar el secreto y por el camino roba un objeto de Wells y lanza una granada que deja a Caitlin con un palo atravesando su torso. El villano intenta volver a su siglo con una máquina del tiempo, pero Barry consigue evitarlo después de una espectacular persecución donde colaboran los dos flash, Vibe y Gipsy. Antes de que Gipsy se lleve a Kadabra a su mundo, Barry hace un último intento para que le diga quién es Savitar, pero no obtiene resultado. Por todo eso, Barry decide viajar al futuro para descubrir toda la información posible sobre el gran villano.

En cuanto a Cailtin, la chica no puede ir al hospital porque está buscada por la policía por su momento Killer Frost hace de unas semanas, así que guía a Julian para que le quite el palo en el mismo Star Labs. Todo parece ir bien, pero más adelante la chica sufre complicaciones y no pueden salvarla. La única opción es desbloquear sus poderes, para que Killer Frost active la regeneración, algo que Caitlin no quería que hicieran, pero que Julian decide pasarse por el forro.

supergirl-17.jpg

Supergirl 2×17: “Bounty”

De vuelta a su Tierra después del crossover musical en The Flash, Kara y Mon-El están mejor que nunca, lo que sólo puede significar que algo está a punto de pasar. Y ese algo es una recompensa para el que mate a Supergirl, atrayendo a asesinos y cazarrecompensas de todos los rincones del espacio. J’onn y el resto quieren que Kara se esconda hasta que pase la fiebre, pero la chica no quiere ni pensarlo. Por su parte, Mon-El en seguida sospecha que sus padres son los responsables de la recompensa, y queda con ellos en el bar de alienígenas, el padre del chico niega enseguida su implicación, y su madre apela a sus lazos familiares para intentar arreglar la relación que mantienen. Sin embargo, tras el ataque de un alienígena que controla mentalmente a las personas, J’onn consigue averiguar que sí que es culpa de los Daxamitas. ¿El problema? La presidenta ha prohibido que el DEO les ataque para no empezar una crisis intergaláctica.

Mon-El propone a Kara escapar juntos, pero la chica se niega y le convence para hablar con su madre, Rhea. Los tres se reúnen en la Fortress of Solitude, Kara y Mon-El con la intención de tener una conversación civilizada, pero Rhea tiene otros planes, y ataca a Kara con unas dagas de Kryptonita. Ante la amenaza, Mon-El accede a volver a Daxam, a cambio de que no haga daño a la chica. Ya en la nave, les dice a sus padres que, como futuro monarca, quiere cambiar las leyes de Daxam; su padre intenta razonar con él, pero Rhea opta por pegarle y encerrarlo en una celda durante el viaje de vuelta a su planeta natal. Kara convence a J’onn para que le ayude a rescatar a Mon-El y, viendo la insistencia de sus amigos, el padre del chico accede a que se quede, porque es lo que le hará feliz. Sin embargo, la cosa no acaba aquí, cuando ya parece que los Daxamitas van a irse a su planeta, Rhea mata a su marido. Todo apunta a que se acerca una guerra de grandes dimensiones.

arrow-17.jpg

Arrow 5×17: “Monster”

En los flashbacks, Oliver se dedica a torturar a un prisionero par averiguar los planes de Kovar; el preso acaba muriendo y le dice a Oliver que todo lo que ama acabará muriendo en sus manos. El chico se dispone a contactar con la criada de Kovar, pero no tiene suerte y apenas evita ser disparado, mientras que Anatoly se reúne con el villano (después de cruzarse con Malcolm Merlyn). Kovar le explica que su plan es dar un golpe de estado para cambiar el gobierno de Rusia tras la caída de la Unión Soviética. Ante la noticia, Anatoly le pide a Oliver que vuelva a Estados Unidos, pero el chico quiere ayudar; ambos van a investigar qué se trae Kovar entre manos con Merlyn y descubren que se trata de un cargamento de gas sarín, que están cargando en un camión. Después de un tiroteo, Oliver y Anatoly capturan a algunos hombres de Kovar, y el chico los tortura para sacar información. Después de conseguirlo, Anatoly le advierte de que, pese a que use la ropa de Arrow, eso no separa a Oliver Queen de las atrocidades que está cometiendo bajo el disfraz. De hecho, el chico admite que, después de obtener la información siguió un rato con la tortura “como práctica”. De todas formas, Oliver y compañía descubren el objetivo de Kovar, un casino lleno de personalidades importantes. Sin embargo, Kovar se entera de sus planes y acaba enzarzado en una batalla con Oliver mientras que el sarín envenena a los asistentes y a los hombres de Bratva. El chico consigue matar a Kovar y para la extensión del sarín.

En el presente, capturado por Chase, Oliver vive tortura tras tortura hasta que “confiese”, pero el chico no sabe qué tiene que confesar. Según Chase, tiene que confesar lo que tiene miedo hasta de admitir para sí mismo. La celda en la que Oliver está encerrado está llena de fotos de sus víctimas y, tras las negativas del chico a “confesar”, Chase le dispara una flecha de las que usó para matar al Count en el pasado para después amenazarle con hacer daño a Felicity e incluso localizar a su hijo, el cual ni siquiera Oliver sabe dónde está. Más adelante, Chase trae a Evelyn Sharpe, y le dice a Oliver que, cuando vuelva, el que esté vivo podrá escapar, pero que si ambos siguen vivos, él mismo matará a la chica. Ella le dice que su cambio de bando no ha ido como esperaba y que Chase no para de decir que todo es por culpa de Oliver, el chico la intenta convencer de escapar juntos, pero Chase vuelve antes de tiempo y mata a Evelyn. Después de más amenazas de Chase, Oliver acaba confesando que las veces que ha matado, Oliver lo ha hecho porque ha querido, y le ha gustado hacerlo. Después de la confesión, Evelyn se levanta, puesto que era parte del plan, y Chase le dice a Oliver que todos sus amigos muertos y las miserias de Felicity y Diggle son por su culpa, porque su misión es una mentira. Después de todo, Chase le deja ir, pero antes le señala un tatuaje de Bratva y le dice que desde ahora sólo recordará la confesión que acaba de hacer.

Y como colofón del flashback, vemos que Oliver se hizo ese tatuaje justo antes de marcharse de Rusia, y Anatoly le dijo que es tatuaje será una prueba para todos los que lo vean de la clase de hombre que es Oliver (un doble sentido después de lo que acaba de pasar en el presente). Ante de que se vaya, Anatoly vuelve a advertir a Oliver de la dificultad para separar lo que hace con el disfraz con la personalidad de Oliver Queen, y de que algún día todo caerá, y al chico no le gustará lo que vea. A parte, como sorpresa, Kovar ha sobrevivido a la batalla con Oliver gracias a Merlyn. De vuelta el presente, Oliver regresa con sus amigos y les dice que ya no quiere seguir haciendo lo de Arrow, y que se ha acabado todo.

arrow-18.jpg

Arrow 5×18: “Over”

La decisión de Oliver de desmantelar el equipo Arrow no sienta muy bien en sus compañeros que, pese a intentarlo, no consiguen convencerlo para que cambie de opinión. Después de irse cada uno por su lado, el resto del equipo se reúne en casa de Felicity, que servirá de nueva base secreta. Diggle les dice que tienen que seguir manteniendo la ciudad a salvo hasta que Oliver recapacite, algo que está seguro de que ocurrirá. Pero mientras tanto, el chico se niega a hacer nada contra Chase, porque dice que ya ha ganado. Ni siquiera Susan puede sacar a Oliver de su estado de desánimo; la reportera le propone corroborar su testimonio de que Chase es Prometheus, pero Oliver no puede hacerlo, puesto que supondría develar su identidad como Green Arrow, y además, el chico asume que Chase ya tiene un plan por si eso ocurre, como hasta ahora, la única opción es hacer algo inesperado. Después de eso, el chico rompe su relación con Susan.

El plan inesperado de Oliver consiste en dejar que gangsters rusos entren en a la ciudad, concretamente Anatoly, al que le pide que mate a Adrian Chase. Su antiguo compañero acepta, pero a cambio de un pago en dos plazos, que Oliver acepta. Mientras tanto, el equipo exArrow se sirve de la información de los hackers de Helix para intentar desenmascarar a Chase como Prometheus al tiempo que mantienen la ciudad a salvo, lo que les provoca un encuentro con los hombres de Anatoly. El ruso le explica a Diggle que tienen permiso de Oliver y éste confronta a su compañero, que le dice que se mantenga al margen de Chase y el Bratva. Sin embargo, Diggle se entera del plan de los rusos para crear una droga súper adictiva y decide acelerar la misión de desenmascarar a Chase, para que Oliver pueda echar al Bratva y vuelva al equipo Arrow.

Curtis y Felicity consiguen desbloquear una tecnología que permite que no se vea la cara de Chase en las cámaras de seguridad, mientras que Diggle vuelve a intentar convencer a Oliver, esta vez con buen resultado. El chico le dice a Anatoly que se ha roto su pacto, y Anatoly accede a no hacer nada con Chase, pero pretende llevarse las drogas; y amenaza a Oliver con convertirse en enemigo del Bratva si hace algo para evitar que se las lleven. Por supuesto, el chico interfiere y reúne a Diggle, Dinah y Rene para interceptar a los rusos. El equipo se divide para salvar a varios rehenes y recuperar las drogas, y Anatoly no queda contento con lo ocurrido. Con las imágenes de Chase como Prometheus desencriptadas, la policía avisa a los Federales que lo tienen en custodia per, una vez más, el villano está preparado para ello y se deshace de ellos en un momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s