“QUANTICO: SECRETS – UNDER PRESSURE”

Poco a poco, las piezas van encajando en la trama final de esta temporada en Quantico. Parece que la serie va cogiendo el tranquillo a la nueva narrativa y la historia se vuelve más interesante por momentos, consiguiendo enlazar varios hilos en un gran misterio que estamos empezando a descubrir. Todavía queda un poco de temporada, así que vamos a repasar lo ocurrido hasta el momento.

PRIYANKA CHOPRA

En Mktopaz, la serie nos presentó a la prometida de Clayton Haas, Maxine, y se sirvió de ello para mostrar la dificultad de todos los personajes para compaginar una “vida normal” con su misión secreta para desbancar al AIC. En esta ocasión, el equipo tiene que investigar a Rebecca Sherman, una planificadora de eventos que podría ser colaboradora del grupo terrorista. Y qué mejor manera de infiltrarse en sus oficinas, que proponerle planear la boda del hijo de la Presidenta. Clay y Maxine van a hablar con ella, con el resto del grupo infiltrados en distintos roles; y, tal como temía Clay, su prometida pronto se da cuenta de que hay algo más detrás de la reunión, al igual que la propia Rebecca, aunque su reacción sorprende al equipo. La planificadora de eventos les pide ayuda, antes de que la maten, y explica que está intentando escapar y que sólo les ayudaba porque amenazaron a su familia.

A cambio de la ayuda, Rebecca organiza un encuentro con un abogado colaborador del AIC en Central Park, pero la reunión no va como esperaban. A media conversación, los comunicadores de Alex y compañía dejan de funcionar y un tiroteo deja al abogado muerto y a Rebecca malherida. Incapaces de ayudarla sin ser expuestos, cuando los comunicadores vuelven a funcionar, Alex intenta calmarla hasta que llegue la ayuda médica, pero la ambulancia llega demasiado tarde. Clay ordena a todos que vuelvan a la base, pero Harry (que por fin se había unido al equipo)  se pone a investigar el origen de los disparos y se encuentra con un antiguo compañero en The Farm, Sebastian. Más tarde, el chico llama a Alex y le dice que ha decidido dejar el equipo, aunque pronto descubrimos que lo ha hecho ante la amenaza de Sebastian, que le apunta con un arma.

Los hechos ocurridos en Central Park provocan que todos se replanteen sus propias vidas. Alex lamenta que si le pasa algo no habrá nadie para echarla de menos, Owen decide ir a visitar a Lydia en la cárcel, Shelby ayuda a arreglar las cosas entre Clayton y su prometida y Ryan decide tomar las riendas de su relación con Sasha, la periodista, y conseguir información para chantajearla si es necesario, aunque cuando tiene la oportunidad de espiar en su ordenador no lo hace. Finalmente, Nimah intenta contactar con Raina para arreglar las cosas, pero no recibe respuesta y decide ir a su casa. Sin embargo, podemos ver que el motivo por el que Raina no ha contestado es porque unos individuos vestidos igual que los que montaron el “suicidio” de Leon han estado manipulando su apartamento con pruebas falsas y parece que capturan a Raina cuando ésta ve el montaje.
JAKE MCLAUGHLIN, JOHANNA BRADDY, HUNTER PARRISH

Un asunto que salpica el siguiente capítulo; en Odyoke, Raina encuentra a Alex y le pide ayuda. Explica que han plantado falsas pruebas para que parezca que ella fue la responsable de un ataque bomba en Ohio, aparentemente cometido por una mujer musulmana. Eso interrumpe todos los planes de “vacaciones” del equipo. El ataque coincide con un voto inminente en el gobierno para crear un registro de musulmanes; un proyecto que había fallado en ocasiones anteriores, pero que parece que funcionará después de la reciente bomba. Para intentar evitarlo; Clay, Nimah, Shelby y Ryan (con ayuda de Sasha) se van al capitolio para cambiar el voto de varios políticos, mientras que Alex y Owen investigan lo ocurrido con Raina. La chica les explica que estaba investigando al AIC por su cuenta, y que esto probablemente la convirtió en un objetivo; también les dice que estaba en contacto con Leon, pero dejó de recibir noticias suyas. Al investigarlo, Alex descubre que su excompañero está muerto.

Los intentos de cambiar el voto el en capitolio resultan infructuosos para el equipo, en parte por los obstáculos que les pone un “amigo” de Clay, Felix, que les da falsa información sobre aquellos que podrían cambiar de opinión. La única opción para que no se cree el registro de musulmanes es que la Presidenta lo vete, y Shelby deduce que éste era el plan desde el principio, para que la culpen de cualquier ataque que pueda haber en el futuro. Clay explica a Shelby que intentó convencer a su madre para que no lo vetara, y la chica decide llamar a Caleb y le deja un mensaje en el contestador: su familia le necesita.

La investigación de Alex y compañía tampoco va muy bien. Pese a que encuentran al encargado de incriminar a Raina en el ataque; y éste les explica que el plan era dejar a Raina en el lugar de la explosión pero la chica escapó; pronto la gente para la que trabaja empiezan a disparar contra ellos y lo matan. Alex consigue escapar junto a Owen, que se había quedado paralizado ante la crisis. Cuando finalmente sale a la luz que Raina “fue la responsable” del ataque bomba, Nimah decide entregarse en su lugar, para compensar todo lo que ocurrió en el G-20, y hasta que consigan demostrar que fue un montaje. Finalmente, Ryan descubre que Sasha colabora con el FSB ruso, algo que ella explica que hace para que sus padres, que viven allí, estén protegidos. Parece que el chico está satisfecho con las explicaciones de la periodista, pero esta vez, cuando tiene la oportunidad, sí que decide espiar su ordenador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s