“BLACK SAILS : UN FINAL PERFECTO”

REVIEW : Black Sails 4×10 – XXXVIII (Series finale).

Todo lo bueno acaba llegando a su fin. Tras cuatro años en pantalla, Black Sails ha emitido este fin de semana su series finale, un capítulo con el que la serie se despide por todo lo alto, tras una última temporada que nos cierra de forma más que satisfactoria la multitud de tramas que teníamos abiertas. Se cierra el circulo y todos los personajes que hemos seguido durante este tiempo han tenido su momento de clausura. Silver (Luke Arnold) se ha coronado como el gran vencedor, derrotando a su rival para pasar el resto de sus días con su querida Madi (Zethu Dlomo), Flint (Toby Stephens) ha vuelto a su origen, renunciando a su sueño, para envejecer en el exilio junto a su amado Thomas (Rupert Penry-Jones) que al final resultó estar vivo, Max (Jessica Parker-Kennedy) ha acabado donde le correspondía, como reina absoluta de la isla de Nassau, y Rackham (Toby Schmitz) y nuestra querida Anne Bonny (Claire Paget) seguirán haciendo lo que mejor se les da, navegar los mares como grandes piratas que siempre han sido. El destino de Billy (Tom Hopper), tras traicionar a sus compañeros, quedó mucho más abierto ya que sólo vimos que sobrevivió tras caer al mar en la gran batalla final. La serie deja un cierre con mucho sentido, bastante más feliz de lo esperado, el cual nos deja un gran sabor de boca a los fans de la misma. Era complicado llegar a este punto con un elenco tan grande, pero todos los personajes han acabado en el lugar perfecto. Los guionistas han conseguido un cierre redondo.

Por el camino se han quedado, además de muchísimos enemigos, grandes personajes como el implacable Charles (Zach McGowan), el siempre temido Barbanegra (Ray Stevenson) o Eleanor Guthrie (Hannah New), uno de los grandes personajes femeninos que nos deja la serie. Todos ellos también quedan en el recuerdo como parte de este admirable elenco.

Si hablamos de este último capítulo en si, escrito y dirigido por el creador de la serie Jonathan E.Steinberg, hay que decir que ha sido, probablemente, uno de los mejores de la serie. Todo empieza con el naufragio del barco pirata a manos de los ingleses. El caos reina y hay tiros y destrucción por todas partes. Flint y compañía consiguen huir y acaban en el barco de Rackham. Mientras planean el asalto final, son asaltados en alta mar por Rogers (Luke Roberts) y los suyos, algo que nos deja una de las batallas más épicas y logradas de la serie entera. Black Sails siempre se ha caracterizado por un nivel tremendo cuando era el momento de la acción y por supuesto que la final no iba a ser menos. Todo acaba de forma perfecta ya que dicha batalla nos deja dos de los grandes cara a cara que estábamos esperando desde hace tiempo. Rackham y Rogers se juegan la vida espada contra espada, mientra que Flint y Billy luchan con todo lo que tienen para acabar el uno con el otro. Billy acaba cayendo al mar y Rogers es abatido. Perfecto para los piratas, quienes, por fin, podrán ir a por el tesoro y así cerrar esta página.

Lógicamente, no todo iba a ser ni tan fácil ni tan bonito. Aún nos quedaba el gran cara a cara pendiente, Silver versus Flint. En plena selva, uno enfrente al otro, la serie nos regala el último gran diálogo entre estos dos maravillosos personajes. Flint sabe desde hace tiempo que Silver tiene un as escondido y ha llegado el momento de ponerlo todo encima de la mesa. Ya sabéis como acaba todo. Flint, tras no entrar en razón, es reducido por Silver y su final es el anteriormente mencionado. Este es trasladado a una cárcel secreta en la que se reúne con su amado Thomas, el cual pensábamos que se había suicidado tiempo atrás. En su manera, este también es un final feliz para él.

“They paint the world full of shadows, and then tell their children to stay close to the light. Their light. Their reasons, their judgments. Because in the darkness, there be dragons. But it isn’t true, we can prove it isn’t true. In the dark there is discovery, there is possibility, there is freedom in the dark once someone has illuminated it”.

Black Sails se despide dejando la sensación de que siempre ha dado mucho más de lo que se esperaba y se le pedía. Lo que empezó como una simple aventura llena de testosterona, cuyo objetivo era el de entretener y poco más, nos ha acabado proporcionando una serie mucho más profunda de lo que hubiéramos imaginado, con una acción sublime, unos diálogos memorables, una trama rica, siempre en movimiento y llena de sorpresas, unas actuaciones muy superiores a lo requerido y unos personajes fabulosos, cuyo desarrollo ha sido uno de los grandes méritos de la misma. Sólo hay que echar la vista para atrás para enseguida darnos cuenta de la gran evolución que han tenido todos ellos. La historia del capitán Flint, Long John Silver y compañía será recordada durante mucho tiempo, señal de que el trabajo de estos cuatro años ha dado sus frutos. Los echaremos de menos. ¿Qué tal si empezamos a soñar con una secuela sobre la isla del tesoro?

NOTA DE LA FINALE : 8.5/10

Anuncios

Un comentario en ““BLACK SAILS : UN FINAL PERFECTO””

  1. Sobre Bill, un último comentario. Diría que asume la identidad de Ben Gunn que, recordemos, era el único habitante de la isla esqueleto cuando Jim, el protagonista de La Isla del Tesoro, llega a la isla de la mano de Long John Silver. Es sólo mi opinión, pero sería un justo castigo por su traición 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s