“THE 100 : THE TINDER BOX”

REVIEW : The 100 4×05 – The Tinder Box.

Mientras en Arkadia temen por su vida ante la posible amenaza de los terrestres, en el laboratorio encontrado por la partida encabezada por Abby y Raven las cosas se ponen interesantes. Mientras Raven intenta investigar más sobre el asunto padece unas inusuales convulsiones. Después de pasar el horrible episodio, milagrosamente halla la respuesta a las pregunta al misterio de la recombinación del DNA nightblood. Como la conjunción biológico debe hacerse en el vacío, el único lugar posible es en el espacio, por eso precisamente Becca acabó trabajando allí. Con otra revelación casi divina, Raven es capaz de encontrar una nave escondida, preguntándose verdaderamente qué le ha ocurrido después del accidente para estar tan lúcida. Sorprendemente, el equipo llega a la conclusión que la extracción especial del chip de la Ciudad de la Luz que llevó a cabo Clarke dejó huella en su huésped. Raven permanece conectada de alguna manera a Becca y por eso descubre cosas que todo el mundo desconoce, lo cuál podría ser muy útil. La alegría se ve mellada al descubrir mediante un escáner que la joven ha padecido un derrame cerebral que puede conllevar consecuencias graves.

Por otro lado, tal como pensábamos Clarke no se conforma con que Roan se presente con su ejército ante el Arca. Para ello, un equipo se interpone en el camino de los terrestres y Clarke consigue hablar con el rey durante un corto período de tiempo, aunque también necesita tiempo para liberar a los dos capturados, entre ellos Bellamy. La conversación da sus frutos y los Skikru y el Reino de Hielo pactan compartir la nave una vez esté sellada. A la vez, Ilian, el terrestre que busca venganza por la muerte de su família, encuentra a Octavia malherida y la lleva a Arkadia. Aunque parezca un acto de buena fe, su gesto le sirve para colarse en los servidores de la nave y hacerla volar por los aires, acabando con la pizca de esperanza de la audiencia y de los Skikru para sobrevivir nuevamente al apocalipsis nuclear.

Otra episodio de The 100 que nos deja sin respiro. Justo cuando la temporada llega a su ecuador, las posibles soluciones para sobrevivir convergen en una de sola. Esta vez, vivimos consecuencias de actos aparentemente ingenuos de temporadas anteriores, factor muy interesante a favor del argumento general de la serie, además de la osadía de destruir la sin pestañear que hasta ahora había sido la casa de una parte de la humanidad. La serie de CW confirma de nuevo que el riesgo existe delante y detrás de la pantalla y que líderes y creadores deberán tomar decisiones severas próximamente.

Una review de Sergi De La Cruz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s