CHICAGO FIRE 3×15 – REVIEW

Chicago Fire 3×15 – Headlong Towards Disaster (SPOILERS)


Anteriormente en Chicago Fire…
Brett y los chicos de la 51 salvaron a una colgada; el padre de Boden murió; Casey se lió con una chica random que conoció en el Molly’s…

…Y que resultó ser la mujer de Pat Pridgen, el nuevo jefe de la Estación 51. O bueno, la ex.

Llegamos al episodio 14DS con Pridgen como sustituto de Boden mientras éste se toma un tiempo de vacaciones para arreglar los asuntos de su padre, y con nuestro colega Welch como sustituto de Newhouse. Esto promete. Promete ser una parida de capítulo, digo.

Empezando con Celia, la chica random y colgada a la que salvaron en el capítulo anterior, que viene de visita para darle las gracias a Brett, dejando caer lo mucho que le molestó a su madre que perdiese la guitarra. Brett, que es así de… rubia, decide hacer la buena obra del día comprándole una nueva, pero la madre de Celia le obliga a devolvérsela. Como solución, deciden tener la guitarra en la 51 y dejar que Celia venga cuando le dé la gana. Me encanta cómo todo el mundo entra y sale da allí como si estuvieran en su casa.

Beth se pasa por la Estación para darle los papeles del divorcio a Pridgen, y es ahí cuando Casey se da cuenta de que tiene que cortar con ella. Cuando por fin lo consigue, ella se despide besándole.
Por supuesto, y de manera super casual, Welch pasaba por allí.

Ya sólo con verle la cara sabíamos que Pridgen es un capullo integral, pero él mismo nos lo confirmó poco después al reírse y burlarse de Otis y su caída en la bolera cuando fueron a salvar a un tipo que (vete tú a saber cómo) se había quedado atascado en la máquina que coloca los bolos . Toda esta parte me ha parecido lo mejor del capítulo, junto con las escenas de Boden y Herrmann.

Sé que me repito, pero me encanta la amistad Boden/Herrmann y me encanta cuando Boden se “sale” del personaje. Su reacción al oír que Welch está sustituyendo a Newhouse, y su queja por tener que cuidar al bebé porque Donna no le deja encargarse de los asuntos de su padre, son geniales.

Por algún motivo, Otis siente que tiene que probarse a sí mismo delante del nuevo jefe en un incendio que casi acaba con él, y que acaba con la paciencia de Casey cuando Pringao Pridgen vuelve a insultar a Otis de vuelta a la Estación. Como castigo por “insubordinación”, Pridgen manda a Casey y Severide a limpiar las ventanas.
Algo super maduro y tal. A veces esto parece una serie de adolescentes en un instituto.

Durante el castigo, Casey aprovecha para sacar un par de puros que pilló de casa de Beth y que eran de Pridgen. Mientras, Welch aprovecha para comentarle a Dawson el lío que el Teniente se trae con la ex mujer del jefe, algo que sin duda, molesta mucho a Gaby.

Probablemente éste haya sido uno de los peores episodios de la temporada, si no el peor. Un capítulo aburrido cuyo único propósito era presentarnos a otro personaje al que odiar unas semanas, y al que nunca volveremos a ver. Y no sabéis la pereza que me da eso.

0402

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .