Chicago Fire 2×01 – Review

Imagen

Chicago Fire 2×01 – A Problem House
(SPOILERS)


Nuestro culebrón favorito de bomberos regresó el martes siendo líder en su franja horaria, con bastate buena audiencia. Y después del dato random, voy al tema.

Anteriormente en Chicago Fire…
Casey se deprimió con la muerte de Hallie, pero ahora es amigo de la viuda de Darden;  Herrmann, Otis y Dawson compraron un bar al que llamaron Molly’s; PeterMills se cabreó cuando Boden le dijo que no había conseguido entrar en el Escuadrón, y decidió que ahora quería ser policía;  oh, aquí está el recordatorio: Leslie Shay es lesbiana. Y al padre de Severide le parece guay;  y aquí está el otro recordatorio: Shay se empeñó en querer tener un hijo, y Severide aceptó ser el padre. Por suerte, Shay no consiguió quedarse embarazada;  la mujer de Herrmann dio a luz a su hijo número…algo, he perdido la cuenta; PeterMills y Dawson se liaron, aunque ella sigue teniendo sentimientos por Casey; Reneé, la novia de Severide, ha vuelto y ahora está embarazada.

Después de apagar un incendio declarado en una casa (y rescatar a Severide al quedarse atrapado en el sótano) y confirmar que no había nadie dentro, Severide se fija en que el número del edificio es el mismo que el de su placa: 1751. Conociéndolo, seguro que también es la contraseña de su cartilla del banco.

Boden tiene una reunión en el cuartel general, donde Gail McLeod (Michelle Forbes) les informa de que tienen que reducir los gastos. Boden cree que eso afectará a su capacidad de tomar las mejores decisiones para sus hombres. Después de bajarle los humos, McLeod le dice que ha cerrado la Estación 33 esa misma mañana, y que aún tiene que cerrar dos estaciones más. Una noticia que el resto del equipo no se toma muy bien. Y tampoco el tener a dos bomberos nuevos en la estación, uno de ellos en el Escuadrón.

Shawson (Shay y Dawson) están de marujeo a la salida del hospital cuando un coche aparece a toda leche lanzando a un chaval al suelo. Shay tiene su momento badass cuando están a punto de atropellarle, se aparta de un salto e intenta parar el coche lanzándole una camilla. Esta no se ha enterado de que hay que recortar gastos. La policía los detiene y Dawson tiene el otro momento badass del capítulo cuando le grita al conductor y al copiloto después de que el chaval muriera. Echaba de menos las escenas Shawson.

Ahora que Severide va a ser papá, él y Reneé están buscando un piso donde vivir. Shay por su parte no tiene mucha prisa, a pesar de que tienen que dejar el loft super chulo antes del día 15, y como el que no quiere la cosa, saca el tema del bebé de Severide dejando caer que a lo mejor no es suyo porque las cuentas no le cuadran (en vez de buscarse un piso nuevo, se ha dedicado a hacer cálculos con el embarazo de Reneé). Por supuesto a Severide no le sienta bien, y se va de allí todo indignado. En esta clase de series la verdadera sorpresa es que el supuesto padre del bebé, sea el padre del bebé.

Imagen

Otis, Herrmann y Dawson están rebotados porque el bar que abieron en frente del suyo lo está petando, mientras que el de ellos sólo tiene a Cruz haciendo el ganso con la prima de Otis. Dawson propone mandar a Cruz de incógnito para espiarlos. Después de tomar una copa con Casey y decirle que sólo son amigos y que no hay expectativas, Dawson invita a un whiskey a un cliente (Jesse Lee Soffer, al que veremos en el spin-off Chicago PD) que pretendía ligar con dos chicas del Molly’s. Y descubrimos que el traidor de Cruz se lo pasó teta (literalmente) en el bar de la competencia.

Mari, la novia de Mouch, regresa a Japón y como frase de despedida le dice que en su cultura “los hombres de ojos rasgados están destinados a realizar grandes hazañas”. Supongo que se refería a gente no-oriental de ojos rasgados, ¿no?. La cosa es que Mouch se obsesiona con esas palabras y se presenta a presidente del sindicato de bomberos.

Primero nos enteramos de que posiblemente no volveremos a ver el loft super chulo de Shay y Severide, y ahora nos enteramos de que no volveremos a ver el coche super chulo de Severide porque le han prendido fuego. Demasiadas cosas juntas en un mismo capítulo.
Justo cuando extinguen el fuego, los dos bomberos nuevos (Spellman y Clarke) llegan a la estación. Sospechoso. Para hacerlo más sospechoso aún, Clarke encuentra un alambre con oxidante en el coche de Severide, lo que demuestra que el incendio fue provocado.

Boden les pone al día con lo de los recortes: Ya no se pagan las horas extra y van a tener que compartir las taquillas (a Dawson sólo el faltó gritar “¡yo me pido a Shay!”).
Las otras noticias son que un pirómano la ha tomado con Severide (y enfocan a Clarke. Sospechoso) y el aniversario de la muerte de Darden.

Imagen

Heather (la viuda de Darden) está de copas con sus amigas y Casey se pasa por allí para pagarles un ronda y asegurarse de que Heather lo lleva bien (¿alguien entiende algo?).
De vuelta al camión de bomberos, les informan de otro incendio.
Una mujer les dice que su madre (inválida) está atrapada en uno de los edificios, y Boden manda a Shawson para sacarla de allí. El resto entra al edificio en llamas para apagar el fuego y rescatar a las personas que haya dentro. Por supuesto, el viento empieza a soplar y las llamas saltan al otro edificio, donde están Shawson y la mujer inválida. Al final consiguen sacarlas de allí poniendo una escalera de ventana a ventana. Después de apagar el incendio, Clarke le dice a Boden que ha encontrado dos alambres más en el sótano. Sospechoso.

Tan sospechoso como ver a Clarke entrando en el despacho de Gail McLeod, que le pide que sea sus ojos y oídos con respecto a la Estación 51.
Al final del capítulo, mi amiga la del altavoz (¿no la echábais de menos? yo sí) avisa de un accidente de coche. Conductor borracho y varios heridos. Cuando llegan, Shawson se llevan en una camilla a una de las amigas de Heather, mientras ella está siendo arrestada. Casey, tan bueno como es él, le dice que se encargará de los niños.

Como season premiere fue un capítulo entretenido sin mucho que destacar, aunque sí quiero comentar varias cosas. No me gusta lo poco que ha salido PeterMills porque eso significa que nos espera un capítulo coñazo centrado en él. Tampoco me gusta que monten este drama con el hijo de Severide y que luego resulte no ser el padre. No quiero que dejen a Reneé como un putón sólo porque Sarah Shahi se haya ido a Person Of Interest a repartir hostias. Y encima ahora Casey tiene que cuidar de los hijos de Heather. Y hablando de hijos, ¿nadie menciona al nuevo Herrmann Jr?. ¿Por qué Shay no se va a vivir con Dawson? Sería genial. Y ¿quién es el pirómano que va detrás de Severide?

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .