New Pilots: The Crazy Ones (CBS)

Imagen

The Crazy Ones, una de las nuevas comedias de la CBS, nos llega de la mano de David E. Kelley y nos trae a Robin Williams y Sarah Michelle Gellar de vuelta a la televisión.

Que igual tampoco es que importara mucho. Excepto por Sarah, claro.
Ella es la única razón por la que empecé a ver esta serie, y la única por la que la seguiré viendo hasta que la cancelen (de aquí a semanas como mucho, seguramente).

En este primer capítulo nos presentan como trama de la semana el caso McDonald’s.
Simon Roberts (Robin Williams) y su hija Sydney (Sarah Michelle Gellar) tienen una reunión con los ejecutivos de McDonald’s, sus mejores clientes. Para evitar pederlos, Simon propone rehacer el anuncio de 1972, contratando a un cantante famoso. Hannah Sharples (Gail O’Grady), les da de plazo hasta mañana.

Así que el resto del equipo empieza a hacer llamadas. Después de descartar a varias cantantes (Jennifer López por querer que le paguen con diamantes, Adele por ser británica, o Pink por amenazarlos), Simon y Bob Benson Zach (James Wolk) quedan con Kelly Clarkson.

El problema es que Kelly Clarkson quiere quitarse de encima esa imagen de niña buena y cantar sobre sexo. Y aquí es cuando llegamos a una de las escenas más ridículas de todo el capítulo. Simon y  Bob Benson  Zach empiezan a improvisar una canción sexual sobre comida… y a Kelly Clarkson le parece genial. Pero cuando están grabando la versión final, deciden no usarla por ser “demasiado sexual”, y Kelly los manda a paseo.

Sydney intenta convencer a Kelly para que cante la canción del anuncio original, y para ello se presenta en el restaurante en el que ella está teniendo una comida familiar.
Después de un discursillo “emotivo” sobre un anuncio de Apple de 1987, Kelly le da diez segundos a para hacerla cambiar de opinión y le dice que cante ella la canción delante de todo el mundo, así que Sydney se pone a cantar voces en mitad del restaurante.
Y por supuesto, al final Kelly Clarkson accede a cantar la canción, que de eso iba el capítulo.

Igual Sydney debería haberse puesto cantar ‘Something to sing about’, con Tara y Anya haciéndole los coros. Hubiera sido un puntazo.

Imagen

Lo siento mucho por Sarah y el batacazo que se va a dar la serie, pero a mi me ha parecido un episodio piloto muy soso y me ha dejado totalmente indiferente (no es que esperara algo). Tiene bastantes (demasiados) juegos de palabras y chistes tontos. Además de unos personajes sin sustancia.

Como alguien dijo en los TCA, Robin Williams parece el típico familiar borracho que tienes en la cena de navidad. No creo que se pueda describir de otra forma.

Sarah Michelle Gellar está ahí para hacer de hija avergonzada y soltarle un puñetazo a un muñeco. Pero aun así, yo aún la amo. ¿Recordáis cuando dejó de hacer tv para dedicarse al cine?  En indiscutible que Buffy es el papel de su vida y su mejor interpretación. Después de ahí todos sus papeles han sido algo sosos. Una pena, la verdad.
De hecho, la única película buena que hizo fue Crueles Intenciones (The Return o El Grito también podrían salvarse), donde además hace un papelón genial.

Bob Benson  Zach (James Wolk) me sobra totalmente (ni siquiera voy a mencionar esa cara de cachorrillo que tiene). Que vuelva a Mad Men y se líe con Pete Campbell. O algo.
Lauren (Amanda Setton) y Andrew (Hamish Linklater) tampoco es que hayan hecho algo para ser mencionados, pero bueno, ahí quedan. Aunque no sé qué pintan.

¿Y a vosotros, qué os parecido?

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .