‘BARRY’: REVIEW (TEMPORADA 3)

REVIEW: Barry – Temporada 3.

Bill Hader es una de mis personas favoritas en general, como actor, como cómico, como director, como guionista y como ser humano. En lo personal es alguien a quien admiro muchísimo por convivencia con la ansiedad, algo sobre lo que siempre ha sido muy abierto, contando que sufrió varios ataques de pánico durante sus años como parte del electo de Saturday Night Live. Como actor y cómico, además de su paso por SNL, donde creó uno de los personajes más memorables de la última década del programa, Stefon, ha sido un secundario de lujo y un robaescenas en varias comedias conocidas como Superbad, Tropic Thunter o Forgetting Sarah Marshall, además de poner voz en múltiples películas de animación como Inside Out, Cloudy with a Chance of Meatballs o Sausage Party.  Como guionista trabajó en South Park, una de mis series favoritas, y es el co-creador de Documentary Now, una serie parodia del género documental a la cual llamarla obra maestra es quedarse corto. Y aún así Barry, en la que Hader actúa, dirige, escribe y produce, está a otro nivel. Las primeras dos temporadas son perfectas y no cambiaría ni una coma de ellas, y a pesar de ello, la tercera temporada, que se estrena en HBO Max el lunes 25 de abril, logra superarlas.

BARRY1
Photograph by Merrick Morton/HBO.
AVISO: SPOILERS DE LAS T1 & T2 A CONTINUACIÓN.

Han pasado varios meses desde los acontecimientos de la pasada temporada. La policía investiga la masacre provocada por Barry (Bill Hader) en el monasterio, el cuál sigue intentando alejarse de la vida de sicario aunque las circunstancias no se lo pongan fácil. Vive con Sally (Sarah Goldberg), que está en pleno rodaje de su nueva serie, Joplin, la cual está basada en su vida y protagoniza, escribe y dirige. A Sally las cosas le van muy bien, está cumpliendo su sueño y vive feliz en su relación con Barry. Todo lo contrario a Gene (Henry Winkler), que busca venganza contra Barry por asesinar a su novia Janice.  La temporada se desarrolla en tres tramas que ocurren paralelamente, todas con Barry como nexo de unión: Gene en busca de venganza, donde Barry quiere encontrar una solución al problema de un Gene que podría entregarlo a la policía, Sally trabajando en su serie, la cual busca apoyarse en Barry en sus momentos de inseguridad, y la guerra entre chechenos y bolivianos que incluye a los demás personajes como NoHo Hank (Anthony Carrigan), Fuches (Stephen Root) o Cristobal (Michael Irby), donde Barry se ve involucrado casi a la fuerza, aún no queriendo saber nada de ella.

La forma en la que la serie mezcla la tensión con la comedia es magistral. Hay escenas que te tienen mordiéndote las uñas a la vez que ríes a carcajadas. Barry es un personaje fascinante porque es un psicópata que no quiere serlo. Mientras que alguien como Dexter Morgan en Dexter, otra serie sobre un psicópata que quiere ocultar que lo es y que se llama como su protagonista, finge ser “normal” y no mostrar su verdadero ser, el cuál abraza, Barry no es que quiera engañar a los demás, es que quiere engañarse a sí mismo, convencerse de que él no es un asesino despiadado, que es un hombre normal que puede tener una vida común, tener amigos y amar como cualquier otra persona. El problema de Barry Block/Berkman o como quiera llamarse es que solo le importa él mismo. Todas sus acciones son en busca de su beneficio sin importar los sentimientos de los demás, es como alguien que pide perdón pero sigue cometiendo los mismos errores una y otra vez, como si una palabra mágica lo arreglara todo. A Barry no le importa que Gene esté destrozado por la muerte de su novia, ni que Sally esté en el mejor momento de su carrera, ni se compadece por él, ni se alegra por ella. Muestra arrepentimiento por asesinar a Janice porque sabe que es lo que tiene que sentir, no porque lo sienta. El personaje lleva dos temporadas con esta actitud y saliendo de rositas, pero eso se acaba y en esta tercera entrega es donde Barry comienza a sufrir las consecuencias de sus actos, no solo los asesinatos, sino de su egoísmo y de creerse el ombligo del mundo.

BARRY2
Photograph by Merrick Morton/HBO.

Barry es una serie que tiene muchas similitudes con Breaking Bad y Better Call Saul. Ambas tratan sobre un “fracasado” -Barry Berkman, Walter White y Jimmy McGill- que se ve involucrado en medio de una guerra de bandas. Sin embargo, mientras que los personajes de Vince Gillian son buenas personas que se ven corrompidas al entrar en ese mundo, Barry Berkman es alguien que ya estaba corrompido y busca redención, una segunda oportunidad a través del amor y de la actuación. Sin embargo, puede que sea demasiado tarde para él, Barry desea una vida que nunca va a tener, porque puede cambiar de profesión, de nombre, de gente… pero sus recuerdos siempre van a estar ahí, los rostros de aquellos inocentes que ha asesinado le visitarán en sus pesadillas cada noche. El hecho de que una de las series más graciosas en emisión trate temas tan profundos y tan complejos con un personaje con tantos grises es la razón por la que Barry es una obra maestra. Barry habla sobre las segundas oportunidades, sobre la redención, sobre si las personas pueden cambiar, y sobre todo plantea la cuestión de si siempre se puede ganar el perdón independientemente de la gravedad de los actos. No sé la respuesta, creo que nadie la sabe, pero sí sé algo que no tiene perdón: no ver Barry.

NOTA DE LA TEMPORADA: 10/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.