‘ÉRASE UNA VEZ… PERO YA NO’: REVIEW

REVIEW: Érase una vez… pero ya no (Temporada 1). 

Durante los casi diez años que Netflix lleva produciendo ficción original ha hecho series muy buenas, pero también otras que estoy seguro de que tanto sus directivos como sus espectadores preferirían olvidar como Flaked, Real Rob, The Crew, Insatiable, Chambers o Disjointed. Eso si, por muy malas que fueran, todas ellas son infinitamente mejores que Érase una vez… pero ya no, la cual se estrena el Netflix este viernes 11 de marzo y con la que no debéis perder ni un segundo de vuestra vida.

ERASE2
Cr. CONCHA DE LA ROSA/NETFLIX © 2021

Érase una vez… pero ya no se cuenta a dos tiempos. Uno es en el medievo, donde Diego (Sebastián Yatra) debe huir del reino debido a que la Reina Fátima (Mariola Fuentes) lo quiere ejecutar por el romance con su hija, la princesa Soledad, interpretada por Mónica Maranillo. Por alguna razón que no está muy clara, Diego acude a La Bruja (Daniela Vega) para hacer un hechizo: Diego le dará un pequeño dragón a Soledad, y mientras el dragón esté con vida ella no podrá enamorarse, pero si Diego muere antes de que vuelvan a reencontrarse nadie del reino se podrá volver a enamorar. 600 años después, el reino se ha convertido en un hotel turístico dirigido por Mamen (Rossy de Palma), cuya principal atracción es contar a sus visitantes la historia de Diego, Soledad y el dragón. Diego nunca volvió, por lo que ninguno de los trabajadores del hotel puede enamorarse, y dado que cada vez hay menos turistas, Mamen hace que su hijo Maxi (Yatra) se prostituya para poder mantener el negocio.

¿Verdad que no tiene mucho sentido? Nada en esta serie lo tiene. Es muy difícil encontrar algo bueno que decir de ella y muy fácil citar sus fallos, así que yo voy a ir a lo fácil empezando por las actuaciones. Sebastián Yatra es el peor actor que he visto en mucho tiempo, buenos intérpretes como Itziar Castro y Asier Etxeandia están espantosos y no entiendo como pueden hacerlo tan mal cuando han dejado más que claro lo buenos que pueden llegar a ser, Rossy de Palma, que además de Mamen hace de narradora, parece que esté leyendo sus líneas de un «teleprompter», y Nía Correia debería seguir centrándose en la música. En general, creo que todos los actores participantes en la serie deberían despedir a sus agentes por hacerles participar en este despropósito. Y aun así, ellos son los que menos culpa tienen, ya que la dirección brilla por su ausencia y el guion parece un borrador escrito en 5 minutos y sin revisar.

Dejando de lado lo absurdo y sin sentido que es todo lo que ocurre, ya que no se logran hacer verosímiles las extrañas y mal pensadas reglas del mundo en el que se desarrolla, los diálogos son atroces. Además de carecer de naturalidad, sonando todo muy forzado, la serie tiene un humor que me cuesta pensar que vaya a sacar ni siquiera una ligera sonrisa a alguno de sus espectadores. Por poner un ejemplo, hay una escena donde alguien le dice a Soledad: “nos diste un susto a todos”, y ella responde: “a todes”. La serie no tiene humor ni ofensivo, ni machista, ni homófobo, tiene contenido ofensivo, machista y homófobo porque eso no se puede considerar humor, y decir la palabra “follar” cinco veces por escena, tampoco.

ERASE1
Érase una vez… pero ya no (Netflix).

Por otro lado, esto es una serie musical pero no entiendo por qué. De vez en cuando los personajes cantan alguna canción popular, como La Revolución Sexual, pero no aporta absolutamente nada a la trama, simplemente les apetece cantar y cantan una canción que parece elegida de forma aleatoria como si viviesen en un karaoke. Al menos sirven para dar un respiro a su horrible trama. Pero no son solo las actuaciones, la dirección, el guion y el humor lo que está mal, también la puesta en escena, que cuenta con unos decorados que parecen haber sido descartados por el equipo de producción de ‘Los Lunnis’ por ser demasiado baratos y cutres.

No entiendo cómo ni por qué Netflix ha producido algo así. ¿Está extorsionando su creador a los directivos?, ¿es blanqueo de dinero?, ¿o simplemente puro amiguismo? Me inclino por lo último. Desde luego, no es por la calidad de las producciones previas de Manolo Caro para Netflix, lo único que valía la pena de La Casa de las Flores era la frase viral de los mariachis, y la respuesta a Alguien Tiene Que Morir era sus espectadores de aburrimiento. ¿Nadie revisó absolutamente nada del proceso de creación y producción de la serie?, ¿para que sirve el tan alabado y famoso algoritmo si no es capaz de detectar que no se estaba haciendo nada bien? La existencia de esta serie me ofende por la cantidad de proyectos buenísimos de guionistas nóveles que jamás verán la luz por no tener contactos o amigos en la industria. Los directivos prefieren producir la enésima serie mediocre del amigo de turno que dar oportunidades a jóvenes talentos todavía por emerger, y me da muchísima rabia y siento impotencia ante el estado del sector audiovisual.

Érase una vez… pero ya no es posiblemente la peor serie que he visto en mi vida. Todos los implicados, en cualquier aspecto, deberían sentirse avergonzados por haber participado en una serie que demuestra que a Netflix  España no le importa ni la calidad de sus productos ni sus espectadores. Vaya vergüenza, vaya ofensa, vaya estafa. Como crítica televisiva no solo debemos recomendar una serie cuando es buena, sino que tenemos la obligación de denunciar cuando se invierte el dinero de los suscriptores en productos de pésima calidad. Quizás ofendamos a sus trabajadores, pero ellos han insultado a su audiencia. Érase una vez cuando me callaba ante tal falta de respeto de una cadena o plataforma a sus espectadores… pero ya no.

NOTA DE LA TEMPORADA: 0/10

NOTA: La dirección de lovingseries no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores, los cuales, por otro lado, tiene absoluta libertad a la hora de valorar una serie. Para bien, para mal, o para peor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.