‘WINNING TIME’: REVIEW (TEMPORADA 1)

REVIEW: Winning Time: TROTLD – Temporada 1.

Basada en el libro Showtime: Magic, Kareem, Riley, and the Los Angeles Lakers Dynasty of the 1980s de Jeff Pearlman, esta nueva y esperada serie está creada por Jim Hecht y Max Borenstein, arquitecto del universo cinematográfico conocido como MonsterVerse. Con un primer episodio dirigido por el ganador de Oscar Adam McKay, la ficción cuenta con uno de los repartos más ambiciosos de los últimos años compuesto por grandes nombres como John C. Reilly, Jason Clarke, Rob Morgan, Gaby Hoffman, Adrien Brody, Sally Field, Michael Chiklis, Jason Segel, Tracy Letts, Julianne Nicholson o Gillian Jacobs entre otros, además de con Quincy Isaiah, que hace su debut en el mundillo como Magic Johnson en uno de los papeles protagonistas. Si eso no fuera poco, viene de la mano de HBO, cadena que con los recientes estrenos de The Gilded Age, Somebody Somewhere o The White Lotus y las recientes emisiones de series aclamadas por público y crítica como Succession o Euphoria busca mantener su status de sinónimo de calidad. En España nos llegará el día 7 de marzo de la mano de HBO Max, y lo tiene todo para ganar.

WINNING TIME_01
Photograph by Warrick Page/HBO.

La serie comienza en 1979, momento en el que un tal Jerry Buss (John C. Reilly), un mujeriego al que le sobra el dinero, compra Los Angeles Lakers. Su objetivo no era solo convertirlos en el mejor equipo de la NBA, sino también cambiar la industria del baloncesto. Para él el basket no era solo un deporte, era y debía ser un espectáculo, y eso es lo que sería de su equipo. Una de las primeras decisiones de Buss es fichar a un joven jugador universitario llamado Earvin Johnson Jr. (Quincy Isaiah), que con el tiempo sería conocido como la leyenda del baloncesto Magic Johnson. Ellos dos son los pilares de la serie. Buss nos muestra el lado corporativo, las negociaciones y los quebraderos de cabeza. Magic, en cambio, nos muestra el lado deportivo, competitivo, y su relación con los demás jugadores del equipo. Son dos lados distintos del deporte que se necesitan el uno al otro y gracias a estos dos personajes la serie da una visión completa de todo lo que ocurre en el equipo delante y detrás de los banquillos. Además, hay un contraste entre ambos personajes. Jerry Buss es un hombre muy seguro de sí mismo, alguien que hace lo que sea necesario para obtener lo que quiere para ganar. Magic, en cambio, es un joven que aunque sabe que tiene un talento innato para el baloncesto, tiene inseguridades y miedo de no estar a la altura de un equipo del calibre de los Lakers. Sin embargo, hay algo que tienen en común, el amor por el baloncesto. Ambos son unos apasionados del deporte y lo demuestran, ya sea en la cancha o en los despachos.

Antes de ver su primer episodio me preocupaba que, dado que no sé demasiado de baloncesto, fuese a perderme viendo la serie. En este sentido, estoy sorprendido porque no solo no me perdí, sino que creo que la serie funciona mejor si no sabes nada de la historia que están contando. Todos los acontecimientos se presentan de forma que, si no sabes lo que pasará con los personajes, sorprenden. ¿Conseguirán al jugador que quieren?, ¿quién será el entrenador del equipo?, ¿funcionará la ambiciosa visión de Jerry Buss?, todo esto es bien sabido para los aficionados a la NBA y su historia, pero para espectadores que entran desde cero en el mundo que presenta la serie logra ser realmente emocionante ver los obstáculos e incertidumbres que atravesó el equipo durante los inicios de su, todavía en construcción, dinastía.

WINNING TIME_02
Photograph by Warrick Page/HBO

Pero esto no es del todo bueno. Queda patente desde un principio que la serie quiere poder ser seguida sin problema por espectadores novatos, y para esto utiliza explicaciones a cámara acompañadas de grafismos, las cuales son abusivas en el primer episodio. No es que Buss o Magic hablen a cámara, algo que se podría entender ya que son los protagonistas, es que todos los personajes hablan a cámara, todo el tiempo y en todas las escenas. Acaba siendo realmente abrumador que te expliquen absolutamente todo. Afortunadamente, en los siguientes episodios esto disminuye, habiendo alguna ruptura puntual de la cuarta pared, pero no siendo tan molesto como en el primer episodio, que, teniendo el objetivo de invitar a nuevos espectadores, lo que logra en el efecto contrario y los espanta. Creo que la serie perderá mucha audiencia por culpa de su primer episodio, que al fin de al cabo es puro Adam McKay usando una técnica de la que también abusó en cintas como The Big Short o Vice.

Winning Time gustará a fans del baloncesto y sorprenderá a aquellos que den al play sin saber nada de la historia y los personajes que están a punto de ver. Con un reparto espectacular y una propuesta que mantiene el interés episodio a episodio, este drama está destinado a ser un éxito. Tiene sus fallos, pero al igual que los Lakers de 1979, está aprendiendo a arreglarlos.

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.5/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.