‘EUPHORIA’: REVIEW (TEMPORADA 2)

REVIEW: Euphoria – Temporada 2.

Aunque parezca mentira, hace casi dos años y medio que HBO emitió el último episodio de la primera temporada de Euphoria. Ni siquiera sabíamos que era eso de la COVID-19 cuando Rue (Zendaya) decidió bajarse del tren al que se había subido su querida Jules (Hunter Schafer) al final de And Salt the Earth Behind You, capítulo que cerraba la misma. Es cierto que entremedias tuvimos dos maravillosos especiales navideños (2020) con los que la serie demostró, una vez más, que precisa de muy poco para generar contenido de una altísima calidad, pero la necesidad de que llegara su segunda temporada empezaba a ser cada vez más imperiosa. Por suerte, la espera ha terminado. Euphoria regresa este fin de semana en Estados Unidos y el lunes 10 de enero en nuestro país a través de HBO Max. Antes de profundizar en lo que nos espera, como titular, os puedo decir que esta nueva entrega, compuesta por ocho episodios, es increíble. Simplemente maravillosa. Una obra de arte constante. La primera temporada de la ficción creada, escrita y dirigida por Sam Levinson puso el listón muy alto, pero esta segunda consigue superarla en casi todo; también en cuanto a drama y en su excelsa exploración del lado oscura de la adolescencia.

EUPHORIA1
Euphoria – Photograph by Eddy Chen/HBO.

De una forma muy habilidosa, Euphoria propone una especie de reboot como punto de partida para esta segunda entrega. Su primer capítulo transcurre durante nochevieja, concretamente en una macrofiesta de celebración que junta en el mismo lugar a la gran mayoría de personajes principales de la serie. Si, Jules también está. ¿Os suena de algo? Efectivamente, esta es un planteamiento bastante similar a la que se usó en el piloto de la serie. Además de volver a sumergirnos en esa atrapante atmósfera que tanto la caracteriza, este primer capítulo sirve para poner en marcha todas las tramas principales que exploraremos durante la primera parte de la temporada.

Euphoria elige profundizar y examinar las actuales realidades de sus personajes a través del amor, el sexo, y las relaciones afectivas en las que se han visto envueltos cada uno de ellos. No es que no lo haya hecho antes -por supuesto que estos conceptos siempre han sido protagonistas en sus historias- pero en esta ocasión se les da un papel aún más trascendental. Como eje central, la serie propone dos complejos triángulos amorosos de consecuencias impredecibles, que se apoyan constantemente en el desarrollo del resto de relaciones a la hora de continuar avanzando hacia los eventos con los que implosionarán las primeras. Tal y como estaba anunciado, Dominic Fike es la principal adición al maravilloso elenco de la ficción para esta nueva temporada. Su personaje, Elliot, enseguida forma una bonita ‘amistad’ con Rue -básicamente porque pocas cosas unen más que colocarse juntos día sí y día también- además de una explosiva relación de amor/odio con Jules. Ahí está el primero de ellos, aunque, lógicamente, cualquier cosa que os podáis imaginar al respecto será errónea. PERO, el segundo es el bueno. Al menos el que da pie a las movidas importantes.

Una cosa que me ha gustado mucho de lo que he podido ver es que personajes como Lexi (Maude Apatow) o el gran Fezco (Angus Cloud) siguen ganando peso y relevancia en la serie, aunque sea poco a poco. El icónico trío formado por Cassie (Sydney Sweeney), Kat (Barbie Ferreira) y Maddy (Alexa Demie) es genial, nunca diré lo contrario, y sus historias aportan tanta frescura y logran generar tanto interés como las de Rue y Jules, igual que Nate (Jacob Elordi) y su familia, por muy odiosos que puedan llegar a ser, son otro elemento imprescindible dentro de su éxito, pero personalmente creo que seguir ampliando horizontes es una gran idea. De hecho Lexi se está convirtiendo en uno de mis personajes favoritos. Eso si,  Rue sigue siendo su protagonista total y la exploración de como una adicción a las drogas puede repercutir de una forma tan impactante en tantos aspectos de la vida de una persona tan joven -convirtiéndola en un ser tan frágil como vulnerable en cuestión de segundos- continúa ocupando la mayor parte de lo que transcurre en pantalla. Con las drogas te lo puedes llegar a pasar muy bien y son una forma perfecta, probablemente la mejor, de escapar, aunque sea momentáneamente, de tu vida de mierda, una vida en la que ni quieres pensar porque solo acordarte de ella te deprime, pero, al final del día, te acaban destrozando. A ti y a tus seres queridos. Igual no será mañana, ni tampoco pasado, pero ese día siempre acaba llegando. Eso es lo que siempre nos han contado a través de Rue, un mensaje cuya crudeza e impacto suben de forma exponencial en esta temporada.

EUPHORIA2
Euphoria – Photograph by Eddy Chen/HBO.

Como decía al inicio de esta crítica, todos tenemos el recuerdo de que la primera temporada de la serie fue magnífica. Totalmente. Euphoria fue la gran revelación de 2019 y una de las ficciones más comentadas y con mejores críticas recibidas desde entonces, algo que la llevó a ganar tres premios Emmy, incluido el de Zendaya en la categoría de mejor actriz protagonista en drama, galardón en el que debería arrasar en 2022. Lo suyo es una auténtica barbaridad. En serio, espectacular. Quien tenga cualquier duda al respecto que me escriba cuando se haya emitido el sexto capítulo de esta temporada. Pues bien, la serie no solo regresa en plena forma, como si el tiempo no hubiera transcurrido, sino que también sube el nivel de una producción que ya era prácticamente perfecta.

En cuanto a guion, Levinson da un paso más a la hora de sumergirnos de lleno en la oscuridad más profunda, a la vez que no duda en empujar a muchos de sus personajes hacía el borde del abismo, llevándolos por un durísimo camino lleno de depresión y vacíos existenciales adornados con luces de neón y purpurina. Magistral. Lo de la dirección es un caso similar. La puesta en escena y la fotografía de la primera temporada de Euphoria, también de los mencionados especiales navideños, nos deslumbró a todos desde el primer minuto gracias a un excepcional manejo de la cámara, los colores y las luces que convertían a casi cada una de sus escenas en un viaje tan hipnótico como los que experimentaba Rue en pantalla. En este sentido, se mantiene la atractiva esencia que hizo única a la serie, pero se introducen varias ideas/fórmulas/secuencias nuevas en ella con las que darle un plus adicional. La banda sonora sirve como guinda. Una vez más. la música utilizada para acompañar a Rue, Jules y compañía es sublime, capaz de hacer que cualquiera que la esté viendo se ponga a bailar (o llorar) sin pensárselo. En resumen, la espera ha valido la pena. Preparaos porque Euphoria regresa por la puerta grande.

NOTA DE LA TEMPORADA: 9.6/10

Un comentario en “‘EUPHORIA’: REVIEW (TEMPORADA 2)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.