‘DEXTER: NEW BLOOD’: REVIEW

REVIEW: Dexter: New Blood – Temporada 1. 

Ocho años después, Dexter Morgan, el asesino en serie favorito de toda una generación de seriéfilos, regresa a nuestras pantallas con una nueva temporada, una temporada cuyo gran objetivo desde el primer minuto será el de enmendar lo que muchos aún recordamos como uno de los peores finales de la historia de la televisión. No será esta ni la primera ni la última vez que en esta página hablamos de la falta de ideas que existe desde hace años en la industria actual. Tampoco de la hábiles que han sido la mayoría de cadenas y plataformas a la hora de explotar la nostalgia de sus espectadores y clientes para seguir generando contenido propio. En cuanto a este tema, la mecánica es sencilla: pocos o casi ninguno de los múltiples revivals que nos acabamos tragando son necesarios, pero a nivel empresarial son una genialidad. ¿Para qué arriesgarte a fracasar lanzando algo nuevo cuando puedes resucitar una serie de hace una década con una amplia y leal base de fans? Dexter no solo encaja a la perfección dentro de ese concepto sino que además cuenta con un importante plus que ya mencioné al inicio del texto: su final no gustó a nadie y traerla de vuelta para darle el final -contando que no ocurra eso de que todo sale muy bien y deciden hacer otra temporada que se lo acaba cargando todo por estirar demasiado el chicle otra vez- que siempre mereció suena a idea perfecta. Podemos llamarlo un «win-win». Todos salimos ganando.

Para esta compleja por atractiva misión, desde la cadena americana Showtime han recurrido al hombre que hizo de Dexter una de las grandes series de la última década: Clyde Phillips, el showrunner de sus cuatro primeras temporadas. Las buenas. Con él a los mandos vivimos la persecución y posterior revelación de la identidad del Asesino del camión de hielo (Ice Truck Killer), nos divertimos -y sufrimos- como locos con el caso del Carnicero de la Bahía (Bay Harbor Butcher), asistimos a la primera (fatal) sociedad entre asesinos de la serie con la historia del Despellejador (The Skinner), y nos quedamos al borde del infarto con el infame Asesino de la Trinidad (The Trinity Killer), sin duda alguna el mejor villano de la historia de Dexter. Años después, todos nos acordamos de nombres como Brian Moser, Miguel Prado y Arthur Mitchell. Ahí, con alguna excepción puntual como la de Hannah McKay (Yvonne Strahovski), empezó el declive, coincidiendo con la salida del mencionado productor. Cosas de la vida. Dicho esto, dejemos el pasado a un lado y hablemos de lo que nos propone en Dexter: New Blood.

DEXTER2
Dexter: New Blood (Showtime)

Una de las principales novedades de Dexter: New Blood es el cambio de localización. Dejamos atrás el sol y las playas de Miami para mudarnos a las heladas montañas de Iron Lake, el pequeño pueblo neoyorquino elegido por Dexter Morgan, ahora conocido como Jim Lindsay, para empezar una nueva y tranquila vida, lejos del pasado y de sus fantasmas, pero sobre todo de su Pasajero Oscuro. Ha pasado casi una década desde que Dexter desapareciera en el ojo del huracán Laura y la verdad es que las cosas le van bastante bien. Al fin y al cabo, siempre nos han dicho que el tiempo lo cura todo… ¿será este el caso o más bien una de esas excepciones que confirman la regla?

Pese a que cada día es una lucha constante contra unos instintos que nunca han desaparecido del todo, Dexter (Jim) lo tiene todo bastante controlado. Vive rodeado de animales en una bonita cabaña en medio de la nada, trabaja como dependiente en la tienda de armas de un bonito pueblo en el que todo el mundo le saluda con una sonrisa, y, por si fuera poco, ha encontrado el amor en Angela Bishop (Julia Jones), la jefa de policía de la localidad. Iron Lake es un lugar tranquilo, sin apenas crímenes ni delincuentes, formado por una comunidad amable y cercana de gente siempre dispuesta a echar una mano en lo que haga falta. Sería el lugar perfecto para escapar sino fuera por un simple detalle: un tipo como Dexter nunca podrá escapar de sus pecados. El pasado siempre acabará llamando a tu puerta.

Y eso es lo que acabó pasando. Incluso el propio Dexter, aunque fuera muy en el fondo de su conciencia, sabía que el día iba a llegar. Tal y como sabréis si habéis visto cualquier vídeo, tráiler o demás promoción de la serie, son dos personajes los que con su presencia acaban poniendo patas arriba la nueva vida que tanto le ha costado labrarse a  nuestro protagonista. El primero de ellos es Matt Caldwell (Steve M. Robertson), un problemático y egocéntrico «niño de papá» que solo con su actitud hacia los demás ya es capaz de despertar todas las tentaciones que Dexter lleva años intentado enterrar. Matt es a su vez el único hijo de Kurt Caldwell (Clancy Brown), uno de los hombres más importantes y adinerados de la zona, anunciado previamente como el gran villano de esta temporada. El otro, un regalo del pasado que no podría haber vuelto a su vida en peor momento. El pequeño Harrison (Jack Alcott), al que vimos por última vez en Argentina con Hannah hace casi una década, ya es todo un adolescente. Ni siquiera el hecho de que Angela también tenga una hija de su edad; la bella y rebelde Audrey (Johnny Sequoyah), le servirá de consuelo. Desde el primer episodio, todo empieza a moverse de una forma muy acelerada alrededor de un Dexter cada vez más inseguro de si mismo. Eso nunca es buena noticia para la que siempre ha sido una mente fría y calculadora. Por si fuera poco, Debra (Jennifer Carpenter) es ahora la parte mala de su conciencia, y entre las montañas se esconde otro brutal enemigo cuyo descubrimiento parece ser solo cuestión de tiempo.

DEXTER1
Dexter: New Blood (Showtime)

Una de las cosas que más me han gustado de New Blood es la forma en la que sus guionistas han sido capaces de introducir muchísimas tramas y subtramas sin hacerla ni demasiado cargante ni demasiado complicada de coger. No solo tenemos las múltiples historias que giran alrededor de Dexter, sino que también hay una buena lista de personajes con mucho que aportar a la serie, empezando por que ya he mencionado, y acabando por algunas adiciones posteriores como la de Molly Park (Jamie Chung), una podcaster de crímenes reales recién llegada de Los Ángeles con la intención de investigar una tumultuoso caso de desaparición del pasado relacionado directamente tanto con Angela como con la reserva india de la zona. Otro de sus grandes alicientes es la sensación de intriga constante que consigue generar. He podido ver sus cuatro primeros capítulos y están plagados de sorpresas constantes. Nunca sabes del todo hacia dónde se dirige el próximo paso de cada una de sus historias y eso siempre es un factor positivo que ayuda a que el espectador esté enganchado y pendiente de lo que ocurre. La mezcla de géneros y personajes también es más que correcta. Siempre desde el particular punto de vista de la Dexter de siempre, transitamos por diferentes tipos de drama e incluso por pequeñas dosis de ese humor tan característico.

En resumen, Dexter: New Blood se propone hacer muchas cosas y explorar muchos temas desde el primer minuto y al menos hasta donde yo he visto lo consigue de una forma muy solvente. Su trama es interesante, entretenida, y nunca tienes tiempo de aburrirte. Si a eso le sumamos el hecho de que en pantalla tenemos a nuestro querido Dexter, la combinación es ganadora. Para terminar, voy a intentar contestar a una pregunta que veo hacerse a mucha gente: ¿Es New Blood tan buena como el pico de la serie origina? No, para nada. ¿Es una digna sucesora con suficiente potencial para cumplir su propósito de darle un final adecuado a su legado? Totalmente.

La serie se estrena este lunes 8 de noviembre en Movistar+, plataforma que la emitirá semanalmente en España.

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.5/10

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.