‘THE WHITE LOTUS’: REVIEW

REVIEW: The White Lotus— Temporada 1.

Mike White es un guionista capaz de escribir películas y series que son obras maestras y otras que son auténticas basuras. Escribe, además, tanto películas para estudios muy muy populares como películas indies que han visto en total siete personas. De esta forma, White, en lo que a películas respecta, ha escrito cintas como la popular, aunque también la peor de la franquicia, Pitch Perfect 3, la bochornosa The Emoji Movie, y la obra maestra suprema que es School of Rock. Defenderé hasta la muerte School of Rock. Su última película fue The One and Only Ivan, una película original de Disney+ que vieron un total de seis suscriptores y la disfrutaron dos. En televisión empezó en el equipo de guionistas de dos grandes series, Dawson’s Creek y Freaks and Geeks, pero como creador lo mejor que ha hecho es Enlightened, la cual también dirigió, escribió, produjo y en la que actuó en un papel secundario. Enlightened, de solo dos temporadas es una de esas joyas olvidadas de HBO que todo el mundo debería ver. Este año, tras tomarse un descanso de las series y dedicar su tiempo a ser concursante de realities como Survivor o The Amazing Race, vuelve con The White Lotus, miniserie que estrena HBO España este 12 de julio.

WHITELOTUS2
Photograph by Mario Perez/HBO

La premisa de The White Lotus es simple y trata la estancia de distintos huéspedes en el White Lotus, un resort en una isla tropical. Aunque es una serie coral donde se le da la misma importancia a todos los personajes y tramas, se podría decir que su protagonista es Armond (Murray Bartlett), el gerente del resort, ya que es un personaje que se involucra en todas las tramas y se ve afectado por ellas, principalmente por la que protagoniza Shane (Jake Lacy), un huésped que se convertirá en su peor pesadilla. Shane es un rico privilegiado y maleducado, un niño de mamá que le han dado todo en la vida y está en el resort de luna de miel con su esposa Rachel (Alexandra Daddario), una periodista de clase humilde que solo quiere disfrutar de sus vacaciones y no está para aguantar las constantes quejas de su marido sobre el hotel y su rivalidad con Armond. Armond es una de esas personas que te escupen en la comida y luego te sonríen como si fuera tu mejor amigo. Además de tener un problema con las drogas, es un falso, un inepto, y un irresponsable que no es capaz de hacer autocrítica y prefiere culpar a los demás de sus propios errores. Es decir, es una mierda de persona, lo que le hace un gran personaje. Otra trama es la que se centra en Tanya (Jennifer Coolidge), una mujer que se ha instalado en el resort para tirar las cenizas de su madre al mar. Tanya es una mujer con dinero y de alguna forma se siente culpable por ello, por lo que siempre se ha preocupado más por los demás que por ella misma y eso le ha provocado algunos problemas de autoestima.

Finalmente está la trama protagonizada por los Mossbacher, una familia de clase alta que no es capaz de ver más allá de sus propios privilegios, con los típicos padres, Nicole (Connie Britton) y Mark (Steve Zahn) que dicen que la homofobia y el racismo ya no existen porque ellos no lo han visto. Su hijo es Quinn, interpretado por Fred Hechinger, un joven sin amigos al que alguien debería decirle que no juegue con la Nintendo Switch en la piscina porque no es impermeable y que es constantemente humillado y marginado por su hermana Olivia (Synedy Sweeney), una adolescente que se preocupa más por dar la apariencia de preocuparse por temas sociales ante los demás que de tratar bien a su propia familia y preocuparse por los suyos. Olivia se ha llevado al viaje a Paula (Brittany O’Grady), una amiga de su instituto que experimentará el racismo interiorizado de la familia Mossbacher durante la estancia.

WHITELOTUS1
Photograph by Mario Perez/HBO

Los personajes son sin duda el punto fuerte de la serie. Son personajes interesantes, divertidos y en muchas ocasiones excéntricos. La serie tiene muchos altibajos, hay tramas mejores y peores, por ejemplo, la trama de la rivalidad de Armond y Shane es muy divertida, pero la trama de Tanya es bastante insoportable. Es una serie que utiliza el humor negro para crear una sátira social que habla de temas relevantes como son el privilegio y las diferencias de clase, el colonialismo, o las relaciones de pareja. Tiene además un toque de misterio, ya que su primer episodio comienza con la revelación de que uno de los personajes ha fallecido durante la semana en la que se desarrolla la temporada, y es divertido teorizar con quién se trata. En definitiva, con solo seis episodios, esta es una dramedia muy disfrutable que merece mucho la pena.

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .