‘TRYING’: REVIEW (TEMPORADA 2)

REVIEW: Trying — Temporada 2.

Apple TV+ se lanzó al mundo en noviembre de 2019 y a lo largo de sus primeros meses estrenó algunas series aclamadas por el público y la crítica como Dickinson, For All Mankind, The Morning Show, Servant, Little America o Mythic Quest. La primera temporada de Trying no fue mala, pero tuvo en su contra estrenarse teniendo que ser comparada con las anteriores series de una plataforma que estrenaba maravilla tras maravilla. Sin embargo, Trying sí que tuvo algo que la distinguía de las demás, era la primera serie europea del servicio, en este caso de Inglaterra. Sin embargo, no parecía que la plataforma se preocupase demasiado por ella, ya que nunca se llegó a anunciar la segunda temporada oficialmente por la prensa, y los fans tuvieron que descubrirlo de pasada en una entrevista a Esther Smith, su protagonista. Que una serie de Apple tenga una segunda temporada no es inhabitual, ya que la plataforma ha renovado hasta lo que en un principio se vendió como una miniserie como Truth Be Told. Desde luego Apple no es Netflix. Y si fue extraño que no se anunciase, más extraño fue cuando hace unas semanas la compañía de la manzana mordida anunció que la segunda temporada de Trying se estrenaría el 21 de mayo en Apple TV+, y que habían dado luz verde a una tercera. Además, con un gran cambio, ya que esta vez no se lanzaría al completo el día de su estreno, sino semanalmente, estrategia de emisión que cada vez más plataformas han ido implementando.

TRYING2
Trying (Apple TV+)

Voy a empezar contestando a la gran pregunta: ¿es esta temporada mejor que la anterior? Sí, mucho. Trying ha pasado de ser una serie que se dejaba ver a una serie que hay que ver. Su primera temporada se centraba en la pareja protagonista, Nikki (Esther Smith) y Jason (Rafe Spall), intentando ser aptos para poder adoptar y encontrándose decenas de dificultades por el camino. Como sabéis si habéis visto la temporada, y como podéis deducir si no la habéis visto, al final lo consiguen y logran ser nombrados aptos por la agencia de adopción, y la temporada finaliza mostrándonos a un adolescente problemático que se presupone que se convertirá en su hijo. Yo al ver ese final pensé que el arco argumental de la segunda temporada sería Nikki y Jason teniendo que ser padres de ese adolescente, con las dificultades que eso conlleva. Pero no, ese niño no sale, lo que me pareció rarísimo. No sé si de verdad será su hijo y saldrá en futuras temporadas, tenían la intención de que lo fuera y cambiaron de opinión, o era una forma de despistar a la audiencia. Sea como sea, en esta temporada la pareja, que pensaba que todo había terminado y la paternidad era inminente, se encuentra con un obstáculo aún mayor, y es que ahora son aptos, pero ahora deben demostrar que son la mejor pareja de todas las parejas aptas para poder llevarse a un hijo a casa. Además, ahora que saben que, tarde o temprano, serán padres, comienzan a hacerse preguntas: ¿quieren un niño o una niña?, ¿quieren un bebé, un niño, o un adolescente?, ¿de verdad serán padres o la agencia nunca encontrará un hijo para ellos?

A pesar de las diversas dificultades, al igual que en la pasada temporada, van logrando superar todo por muy difícil que se ponga la cosa porque siempre se tienen el uno al otro. Nikki y Jason son una pareja muy bonita, muy cuca y muy divertida, con una dinámica en la que siempre están bromeando entre sí. Son muy payasos y perfectos el uno para el otro, por lo que como espectador es imposible no apoyarles y quererles. Ellos son el corazón de la serie, los que hacen que no puedas parar de sonreír. Pero a pesar de que Trying en su segunda temporada sea una serie muy bonita, también cuenta con momentos agridulces, y es que los protagonistas en ocasiones no lo pasan bien, y sufren por las dificultades que están teniendo para poder lograr su deseada paternidad. Estos conflictos tanto externos, como internos en la propia pareja, porque los hay, le dan una capa de interés a la serie, que cuenta con un espíritu optimista que muestra que pase lo que pase, todo se puede superar y no hay nada que no tenga solución.

La serie incluye una crítica al sistema de adopción que está aún más presente en esta temporada, dando visibilidad a la multitud de dificultades que una pareja totalmente preparada y deseosa de tener un hijo debe hacer frente, al igual que las injusticias, como que las familias adineradas tienen preferencia por las agencias de adopción frente a una pareja de una clase media-baja como la protagonista. Esta y varias más dejan al descubierto los fallos del sistema de adopción británico y la necesidad de una reforma.

TRYING1
Trying (Apple TV+).

En esta temporada, una vez más tenemos tramas protagonizadas por los personajes secundarios, en este caso los amigos y familiares de Jason y Nikki, pero al igual que en la pasada temporada, carecen de interés y parece que forman parte de una serie distinta. A pesar de ello, estas irrelevantes tramas secundarias no logran perjudicar a la genial trama principal ni a la calidad general de la serie. Además, el mayor protagonismo de la asistente social, Penny (Imelda Staunton), es todo un acierto, y es que es un personaje divertidísimo que siempre logra sacar alguna carcajada cuando aparece en pantalla.

Trying es la gran tapada de Apple, una serie que hay que ver aunque nadie esté hablando de ella, y es que su segunda temporada supera con creces a la primera. Es una serie que transmite muchísimo buen rollo, cosa que siempre se agradece.

NOTA DE LA TEMPORADA: 8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .