‘THE NEVERS’: REVIEW

REVIEW: The Nevers – Temporada 1 (Parte 1). 

HBO estrena este fin de semana The Nevers. Pese a que, por motivos obvios, la cadena ha decidido eliminar cualquier rastro de su nombre en la habitual campaña promocional que se realiza para cualquiera de sus novedades, hablamos del nuevo proyecto televisivo de Joss Whedon. Salpicado por una cada vez más extensa lista de acusaciones por sus abusivos comportamientos pasados y recientes con los actores, sobre todo mujeres, con las que ha trabajado a lo larga de su exitosa carrera, Whedon anunció hace una semanas su salida del proyecto alegando motivos personales, por lo que, desde entonces, ya no tiene ninguna responsabilidad en ella. Eso sí, una cosa es el futuro y otra el presente. Él creó la serie y él es quien ha escrito y dirigido varios de los seis capítulos que conforman esta primera parte de su temporada inicial. Y es más, The Nevers “rebosa Whedon” por todos lados. Tanto para bien como para mal. Cualquiera que haya seguido algunos sus anteriores trabajos se dará cuenta rápidamente al ver su piloto, escrito y dirigido por él mismo. Son tantos los paralelismos que se pueden establecer con ellos… desde Buffy hasta Dollhouse, pasando por Firefly o cualquiera de sus trabajos cinematográficos.

NEVERS1
Photograph by HBO / Keith Bernstein

Ambientada en los últimos años de la Londres victoriana, la serie se centra en un grupo de personas, formado mayormente por mujeres, las cuales han sido elegidas por parte de una especie de poder misterioso, un poder que les ha otorgado una habilidad característica a cada una de ellas. Perseguidas una la sociedad que, empezando por sus altos estamentos, las ve como una maldición o una plaga a erradicar, un buen número de ellas ha acabado refugiándose en el orfanato regentado por Lavinia Bidlow (Olivia Williams), lugar donde al menos pueden sentirse seguras y formar parte de una bonita comunidad junto a sus semejantes. 

En dicho orfanato es donde conocemos a nuestras dos protagonistas principales, Amelia True (Laura Donnelly), una valiente y temeraria viuda con el don de ver pequeños atisbos del futuro, y Penance Adair (Ann Skelly), una brillante inventora cuya habilidad por comprender la energía le permite desarrollar una larga lista de avances tecnológicos impensables para su época. Ellas son la cara de la resistencia y las responsables de luchar contra los oscuros villanos que quieren acabar con las de su especie. Amelia es una guerrera sin miedo a enfrentarse a cualquier hombre o ser que se le ponga por delante mientras que Penance y sus inventos siempre están ahí para echarle una mano. Se complementan a la perfección y su adorable relación es una de las grandes atracciones de la serie. El hecho de que cada una de estas mujeres tenga un poder distinto -nunca se repiten- da mucho margen para sorprender. Por ejemplo, la joven Posh Primrose (Anna Devlin) mide tres metros de altura, Myrtle Haplisch (Viola Prettejohn) es capaz de hablar en cualquier idioma que pase por su cabeza, o Harriet Kaur (Kiran Sonia Sawar) convierte en cristal todo lo que toca. Diferentes edades, orígenes, culturas y habilidades. Cada una de “las tocadas” es todo un mundo, aunque, por desgracia, tienen algo en común: viven degradadas y perseguidas sólo por su condición.

Además de introducirnos a la tumultuosa nueva realidad que les ha tocado vivir a estas mujeres y a algunos de los villanos que las persiguen, la serie también nos presenta a otros personajes, mayormente hombres, que también van a tener parte importante en toda esta historia. Uno de ellos es Frank Mundi (Ben Chaplin). Este representa a las autoridades responsables de investigar una serie de brutales asesinatos ocurridos en las calles de la ciudad, por lo que, inevitablemente, no tardará mucho en cruzar su camino con el de Amelia y compañía. Otros son Hugo Swann (James Norton), un excéntrico aristócrata que decide aprovecharse de la situación a través de las diferentes aplicaciones eróticas y sexuales que pueden ofrecer estas codiciadas mujeres, o el Edmund Hague (Denis O’Hare), un misterioso y semi-enloquecido doctor con su propio oscuro propósito. Como veis, curiosamente, el pretexto de “las tocadas” también sirve para dividir la narrativa entre hombres y mujeres. No lo hace de forma radicalmente absoluta pero si de una manera que igual no estamos muy acostumbrados a ver. Whedon nunca ha sido precisamente un maestro de la diversidad en ninguno de sus campos, así que tampoco es que me sorprenda demasiado que The Nevers cuente con una distribución tan homogénea en este sentido. Me ha resultado llamativo…

NEVERS2
Photograph by HBO / Keith Bernstein

Philippa Goslett (Mary Magdalene) será quien se haga cargo de la serie desde ahora, de hecho incluso figura en los créditos de esta primera tanda de capítulos como su showrunner, por lo que será interesante ver hasta qué punto se va a mantener el estilo usado hasta ahora en el futuro. De la misma manera que hay bastantes elementos que funcionan en ella, también hay varias cosas que no acaban de convencer, ya sea por su puesta en escena o por su desarrollo, y aquí es donde la ficción recibirá una oportunidad de oro para corregirse si alguien lo considera necesario. The Nevers es un producto mucho más complejo de lo que debería ser. Aunque su trama es más bien tradicional, enseguida introduce a muchísimos personajes e intenta hacer demasiadas cosas a la vez, algo que, como es habitual, acaba afectando a su recorrido a largo plazo. Siempre he pensado lo mismo en cuanto a estos temas: primero hay que presentar las cosas como dios manda y luego ya tendremos tiempo de ir profundizando con el paso de los capítulos. Las prisas nunca son buenas y en este caso tampoco. Cada uno lo verá a su manera, pero a mi sus cuatro primeros episodios me han parecido más caóticos que otra cosa. Gracias a dios, o a quien sea, la dirección de David Semel, responsable de los capítulos tres y cuatro, supone el primer paso en ese camino. Mejor tarde que nunca.

Como decía, The Nevers tiene bastantes cosas buenas y con eso me quedo. No es para nada la serie que me esperaba, de hecho es bastante peor comparada con la idea que se creó en mi cabeza cuando empecé a oír hablar de ella, pero, a fin de cuentas, es una producción efectiva en su arranque que cuenta con suficiente potencial como para dar unos cuantos pasos hacía adelante. Más que nada tengo ganas de ver hacía donde se dirige la exploración de su mitología, algo que si he echado bastante de menos en lo visto hasta ahora. Habrá que tener un poco (más) de paciencia. Esta es una serie de largo recorrido y el tiempo dirá si acaba valiendo o no la pena invertir nuestro tiempo en ella.

HBO España estrena la serie este lunes 12 de abril. 

NOTA DE LA TEMPORADA: 7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .