‘FALCON AND THE WINTER SOLDIER’: REVIEW #1

REVIEW: FATWS 1×01 – New World Order.

Tras pasarnos las últimas nueve semanas haciendo teorías y analizando cada escena del capítulo de turno en busca de pistas ocultas sobre lo que íbamos a ver en las próximas semanas, toca cambiar radicalmente de tercio. Dejamos atrás Wandavision para sumergirnos en The Falcon and The Winter Soldier, la segunda de las series originales de Marvel Studios para Disney+.

Estrenada este pasado viernes, con ella la compañía tiene ante sí la oportunidad de poder realizar una de sus producciones más relevantes hasta la fecha, probablemente la que más desde el estreno en cines de Black Panther (2018). Cada una de estas series tiene su propósito. Wandavision, por ejemplo, entre otras muchas cosas, ha sido una más que digna exploración de la pérdida, del trauma que estas causan, y de como todos los sentimientos y emociones derivados de ambos conceptos son una parte fundamental de quienes somos a día de hoy y quienes seremos mañana. Por su parte, FATWS debería servir para examinar temas tan actuales como el patriotismo, los símbolos de referencia que todos necesitamos alguna vez -tanto a nivel personal como en términos de sociedad- o el papel que juega el racismo, al fin y al cabo Sam Wilson (Anthony Mackie) es un tipo de color que aspira a hacerse con el escudo más emblemático de América, en todo esto. La serie también es perfecta para continuar mostrando al público la realidad en la que viven nuestros grandes héroes cinematográficos cuando no están salvando al mundo y lo compleja que puede llegar a ser su vida como simples ciudadanos. Nunca está de más recordar que también son personas que sufren, aman y tienen problemas cotidianos como cualquier ser humano.

Photo by Chuck Zlotnick. ©Marvel Studios 2020. All Rights Reserved.

Lógicamente, esto es Marvel y no todo va a ser ni tan dramático ni tan profundo. FATWS también promete ser una auténtica delicia para los fans de las series de acción, tal y como demuestra en su secuencia inicial. Sus diez primeros minutos son fácilmente de lo mejor que he visto nunca en una serie. Toda una declaración de intenciones por parte de sus responsables. Drones, helicópteros, persecuciones por el cielo, explosiones… y todo a una velocidad endiablada ¿Quién da más? Parece que no era mentira eso de que la serie iba a ser una especie de película del MCU repartida en una temporada de seis capítulos.

En cuanto a su trama, este primer episodio sirve más bien como una introducción al mundo que nos proponen. Nuestros dos personajes protagonistas aún ni siquiera han formado aún equipo cuando este termina. Por un lado, nos encontramos con Sam (Falcon) trabajando para el ejército en una misión antiterrorista. Su objetivo no es otro que Georges Batroc (Georges St-Pierre), el mismo mercenario que Nick Fury contrató para secuestrar el “Lemurian Star” en Captain America: The Winter Soldier (2014). Tras completar la misma con la colaboración, entre otros, de Joaquin Torres (Danny Ramirez), un personaje bastante relevante en los cómics que -¿no creo?- que acabe teniendo la misma trascendencia en la serie, Sam regresa a Washington para asistir al homenaje a Steve Rogers que se celebra en el Smithsonian. Incluso Rhodey (Don Cheadle) está presente en el evento y es a él con quien Sam tiene su primera charla tras haber decidido renunciar al escudo que su buen amigo le dejó en herencia: “Cuando Steve me habló del escudo, las primeras palabras que le dije fueron: Es como si fuera de otra persona. Esa otra persona es Steve”. Pese a su amistad, ni siquiera se ponen de acuerdo en que el mundo está roto y que este necesita alguien que lo arregle. La realidad es que el lapso de cinco años ha tenido graves consecuencias para el orden mundial y un nuevo Capitán América debe emerger. Pero, ¿Quién está dispuesto a asumir ese reto?

Por otro lado, a Bucky (Sebastian Stan) nos lo encontramos casi tan devastado como siempre. Pese a las intensas sesiones de terapia a las que se somete, aún tiene mucho de qué redimirse, empezando por una vieja historia que le atormenta en sueños. Durante los últimos años ha estado luchando por eliminar cualquier rastro de Hydra conocido, pero ni esos esfuerzos parecen acabar de darle la calma necesaria. A través de varias situaciones cotidianas, la serie nos muestra como sigue siendo incapaz de encontrar su lugar en el mundo. Los fantasmas del pasado siguen acechando de forma implacable. Mientras tanto, también se nos introduce a la familia de Sam, concretamente a su hermana y sus sobrinos, los cuales están pasando por un mal momento económico fruto de su lucha para mantener a flote el negocio de pesca familiar. Como decía al inicio, todo esto nos permite tener una visión mucho más humana de nuestra pareja protagonista. No todos los días veremos a Bucky teniendo una cita con la camarera de un restaurante de Sushi ni a Sam acudiendo al banco para pedir un crédito…

Photo by Chuck Zlotnick. ©Marvel Studios 2021. All Rights Reserved.

Dejando a todo esto un poco de lado, el episodio nos presenta a los que, presumiblemente, serán los dos villanos de la serie. Ya hemos consumido una hora de las seis que durará, así que no espero ni grandes revelaciones ni grandes giros en este sentido. En Suiza somos testigos, de la mano del anteriormente mencionado Joaquin Torres, del primer encontronazo de nuestros protagonistas con la organización de la que este y Sam hablaron en el inicio del mismo: “los Sin Banderas”. En resumen, hablamos de un grupo radical que cree que el mundo era mejor durante el lapso. Quieren un mundo unificado, sin fronteras, y cuentan con el apoyo de mucha gente. En dicha localización se nos introduce a un villano enmascarado que destaca por su “súper fuerza”. Ya hemos visto de lo que es capaz con un simple manotazo… Aunque aún es pronto para especular sobre ello, está claro que de algún sitio la tiene que haber sacado. Este podría ser el nexo que lo una con el personaje que conocemos en la última escena, John Walker (Wyatt Russell), el cual ha sido nombrado oficialmente, con todos los honores, como el nuevo Capitán América.

Si algo aprendimos de Wandavision es que hay que mantener las teorías lo más simples posibles y siempre tomar a los cómics como punto de referencia. Bien, en ellos, durante los ochenta, Steve Rogers decidió renunciar al escudo por diferencias con el gobierno y este eligió a un tal John Walker como su relevo. Walker tenía “súper fuerza”, la cual consiguió de la mano de un hombre llamado el Agente de Poder, un tipo que, mediante un tratamiento, podía otorgar fuerza sobrehumana a cualquiera. ¿Podría la serie recurrir a este personaje o a alguien similar -¿Zemo?- para unir las que parecen ser sus dos tramas principales en cuanto a antagonistas? ¿Será Sharon Carter (Emily Van Camp) quién se ocupe de juntar a Sam y Bucky con tal de hacer frente a estos nuevos villanos? Lo sabremos más pronto que tarde.

Por último, destacar una vez más el gran trabajo que se ha hecho a la hora de llenar el capítulos de guiños, pistas y demás referencias tanto al pasado como a cosas que probablemente veremos en las próximas semanas. Desde la lista de Bucky hasta la sala dedicada a Steve en el museo, sin olvidarnos de los mensajes en los créditos, cada detalle está cuidado a la perfección. Mi enhorabuena al equipo de la serie.

NOTA DEL CAPÍTULO: 8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .