‘HACHE’: REVIEW (TEMP. 2)

REVIEW: Hache – Temporada 2. 

Quince meses después -¡cómo pasa el tiempo!- Hache regresa este viernes a Netflix con el lanzamiento de su segunda temporada. Adriana Ugarte retoma su rol de Helena Olaya para encabezar de nuevo la ficción creada por Verónica Fernández y producida para dicha compañía por Weekend Studio. Sus nuevos capítulos cuentan con el regreso de la gran mayoría de personajes que conocimos en su primera entrega, además de varias adiciones a su elenco, y han sido dirigidos por Jorge Torregrossa (Fariña) y Fernando Trullols (El Barco Pirata).

Hache (Netflix). Crédito: Daniel Escale Garcia.

Ha pasado casi un año desde los trágicos eventos con los que terminó la primera temporada de la serie y Hache se encuentra en la Campania italiana bajo el resguardo y la protección de Luciano. Esta segunda entrega arranca en dicha localización con una boda y una visita inesperada, una visita que sirve como punto de partida de la nueva vida de nuestra protagonista. Recién salido de prisión, Senovilla (Pep Ambròs) se presenta en plena celebración del enlace entre Piero (Paolo Mazzarelli) y Camino (Núria Prims) con la chocante noticia de que un notario espera a Helena en Barcelona para traspasarle todos los bienes y propiedades del difunto Malpica (Javier Rey), revelando así que este le acabó dejando la totalidad de su herencia a su amada asesina. Pero esta no es la única noticia que trae el abogado; un poderoso constructor de ciudad condal ha hecho una sustanciosa oferta por la cementera y hay que decidir qué hacer con ella. Esta es la oportunidad que Hache estaba esperando para volver a ese peligroso mundo que las circunstancias le obligaron a dejar atrás. En otras palabras, ha llegado el momento de volver a Barcelona, reabrir el Albatros, y demostrarle a Luciano que ella es totalmente capaz de hacerse cargo del negocio de la heroína en la ciudad catalana, retomando, pero a la vez expandiendo, el legado de Malpica. Para ello contará con la ayuda de su querido y leal Arístides (Marc Martínez), además del impetuoso Piero y del siempre misterioso Senovilla. Será Camino quien se haga cargo tanto de su hijo como del de Malpica, el cual, tal y como bromea este último durante el primer capítulo, parece que también forma parte de la herencia. Al fin y al cabo, la ambición siempre ha sido uno de los motores que han conducido a Hache desde que la conocimos. Ahora tendrá la oportunidad de demostrar su verdadera valía, tanto a ella misma como al mundo.

De vuelta a Barcelona, descubrimos que el mencionado enlace italo-español no será la única unión de este arranque de temporada. Vinuesa (Eduardo Noriega) y Silvia (Marina Salas) también han formalizado su relación. Como suele ocurrir en estos casos, su aparente tranquila realidad es sacudida rápidamente con la noticia de que el Albatros vuelve a abrir sus puertas. La llama de la obsesión del inspector por Helena se prende de nuevo, aunque, realmente, nunca había llegado a apagarse del todo. ¿Por qué habrá decidido volver a Barcelona? Igual que en el pasado, Vinuesa será una parte fundamental en el desarrollo de la nueva vida de Helena.

Hache (Netflix). Crédito: Daniel Escale Garcia.

Aquí empieza el camino de Hache hasta la cima, un camino que será de todo menos fácil. Esta vez las cosas son distintas. Antes no tenía nada que perder y ahora, cualquier paso en falso, podría suponer la pérdida de todo lo que se ha ganado hasta la fecha: poder, amigos, lealtades y dinero. Por si no tenía suficientes problemas, dos nuevas figuras emergen en su vida de forma inesperada. La primera es Ventura Montalbán (Marcel Borrás), el hijo del constructor interesado en los terrenos que ocupa la cementera, un joven cuyo dinero y status familiar le permiten vivir una vida relajada sin demasiadas preocupaciones. La segunda de ella es Mateo (Samuel Viyuela), su extrañado hermano, el polo opuesto a Hache, un chaval lleno de dudas y aires de grandeza capaz de poner en riesgo cualquier cosa a la que se le acerca. Dos distracciones que no serán precisamente una ayuda dentro de la cada vez más compleja aventura emprendida por su parte.

En resumen, su segunda temporada es la continuación natural de todo lo que vimos en la anterior. Hache toma el relevo y eso implica una nueva dinámica para su trama. La serie sigue siendo capaz de sacarle todo el jugo tanto a la maravillosa presencia de Adriana Ugarte como a su multitudinario elenco secundario, dándole su tiempo en pantalla y el desarrollo necesario a cada uno de sus protagonistas. Cada personaje tiene su propia subtrama y eso siempre es de agradecer. Todos estaremos de acuerdo en que Hache ni es nada que no hayamos visto antes ni es una producción que se caracterice precisamente por sus ganas de innovar, pero a la vez siempre ha sido una ficción solvente y entretenida, consciente de lo que quiere ofrecer al espectador y capaz de ejecutarlo de una forma más que correcta. Igual pasa más desapercibida, pero no tiene nada que envidiarle a la mayoría de ficciones nacionales del género. Pese a las dudas iniciales, su primer temporada me acabó gustando mucho y las sensaciones con esta segunda etapa son las mismas. Vistos los seis capítulos que la componen, como espectador me siento perfectamente satisfecho. Sabía lo que quería de ella y la serie me lo ha proporcionado. Eso ya es más de lo que podríamos decir de muchas otras.

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.5/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .