‘WESTWORLD 3.04’ : REVIEW

REVIEW : Westworld 3×04 – The Mother Of Exiles. 

Westworld sigue subiendo el nivel. El capítulo de esta semana, un capítulo lleno de revelaciones y giros chocantes, marca el ecuador de su tercera temporada. Tras resolvernos el gran misterio del que llevábamos teorizando varias semanas, la serie hace una especie de punto y seguido para encarar la recta final de esta entrega, la cual promete ser aún mejor que lo visto hasta la fecha.

Tal y como viene siendo tradición, empezaremos el repaso semanal hablando del título del episodio, The Mother Of Exiles. Esta es una linea de The New Colossus, un soneto escrito en 1883 por la poetisa judía estadounidense Emma Lazarus, el cual fue grabado en una placa de bronce en una de las paredes de la base de la Estatua de la Libertad. Su texto habla, entre otras cosas, de “la señora libertad”, concepto que aquí podemos aplicar directamente a Dolores. Ya sabemos que su plan es el de liberar a los de su especie de la tiranía a la que los humanos les han sometido. La mención a la “Madre de los exiliados” hace referencia a como ella es una forma de madre (diosa) para el resto de los de su especie que, junto a ella, han conseguido escapar (exiliarse) en el mundo real.

Westworld (HBO).

Pasando al capítulo en sí, es obligatorio comenzar hablando de esa ya mencionada gran revelación. Efectivamente, tal y como habíamos pronosticado, es la conciencia de Dolores la que está dentro del cuerpo de Charlotte Hale (Tessa Thompson). Eso si, nos quedamos muy cortos ya que el tema se expande de una forma totalmente imprevisible. Dolores es también quien ocupa los cuerpos de Martin Connells (Tommy Flanagan), el guardaespaldas de Liam Dempsey (John Gallagher Jr.) al que esta sustituyó por un robot en el primer episodio de la temporada, y de Musashi (Hiroyuki Sanada), uno de los anfitriones que conocimos en Shogun World, quien, ahora, en el mundo real, vive como un jefe de la Yakuza. Si miramos una de las primeras escenas del capítulo, vemos que los responsables de la serie ya nos estaban dando pistas de ella. En la foto inferior, vemos como, detrás de Dolores, nos muestran un símbolo que refleja perfectamente lo que descubriríamos minutos más tarde. “Si quieres algo bien hecho, hazlo tu mismo”.

Con esto, tenemos situadas cuatro bolitas, las cuales están dentro de los tres personajes mencionados más Dolores. Contando que otra es la de Bernard, nos queda averiguar en qué cuerpo está la última de ellas, siempre que esté dentro de alguno y nuestra protagonista no la esté guardando para cuando llegue el momento. ¿Alguna apuesta? Si se diera el caso de que ya está en uso, seguro que nos espera una revelación aún más impactante. Aprovecho para recordar que toda esta información ha sido ya confirmada tanto por Evan Rachel Wood como por Jonathan Nolan en entrevistas posteriores a la emisión del episodio.

Westworld (HBO).

La otra gran atracción de esta semana ha sido el esperadísimo regreso de William (Ed Harris). Pese a que al final de la segunda temporada nos mostraron lo que parecía ser su test de fidelidad, dando a entender que también acababa siendo un anfitrión en algún momento futuro, todo apunta, al menos por ahora, a que dicha escena formaría parte de las alucinaciones que le acechan cuando lo volvemos a encontrar. Su hija Emily (Katja Herbers), la cual murió asesinada por él mismo, es la protagonista de sus pesadillas. Una de las preguntas que nos deja su reaparición es si es la última vez qué lo veremos o si aún tiene algo que aportar a esta historia. William acaba encerrado en un centro para enfermos mentales después de ser manipulado por Charlotte / Dolores (Halores) para que Hale se haga con el control absoluto de DELOS, lo que le permitirá, por fin, hacer frente al intento de compra de Serac (Vincent Cassel) con la famosa inyección de capital privado. Visto lo visto, aunque no se ha confirmado de forma explicita que vaya a ser así, lo más lógico es asumir que el dinero que roban Dolores y Caleb (Aaron Paul) será utilizado para ello. Al fin y al cabo, Dolores posee es su mente las grandes claves de Westworld, y parece totalmente asumible que su plan de revolución empiece haciéndose con el control de DELOS desde la sombra, dándole, de paso, un golpe a su máximo rival, el enigmático Engerraund Serac.

Hablando de Serac, tengo dos apuntes por hacer. El primero es que, después de verlo interactuar con humanos y objetos, parece que se empieza a desvanecer esa teoría de que no era real. El segundo implica a otro de los grandes personajes de la serie, Maeve (Thandie Newton). Después de discutir sobre sus planes para el futuro con Musashi / Dolores (¿Yakuzalores?), este la atacó y la acabó dejando desangrándose en el suelo de un frío almacén. Si el hecho de saber que Dolores tiene, posiblemente, la llave para reencontrarse con su añorada hija, los motivos para unirse a Serac empiezan a amontonarse. Maeve no debería tardar mucho en aceptar que su mejor opción es formar equipo con el villano de la temporada, algo que, vistos los tráilers previos, asumimos que acabará ocurriendo.

Westworld (HBO).

Para terminar, vuelvo a la última escena del capítulo. William regersa a sus orígenes para tener su potencial encuentro final con Dolores, la mujer que “lo conoce hasta los huesos”. Vestida como en la primera temporada de la serie, cuando el objetivo de William era resolver el juego de Ford (Anthony Hopkins) y encontrar el centro del laberinto, su aparición sirve para poner un punto y final a la misión vital del que, en su día, fuera el pistolero más temido de Westworld. Ambos mantienen una profunda conversación relacionada con uno de los conceptos que más hemos explorado en la serie: si la vida de los humanos se rige por sus propias decisiones y elecciones o si, de lo contrario, son aún más predecibles que los propios androides, los cuales ya nos han demostrado que tienen la capacidad de cambiar. William va a cumplir el último deseo de su hija, “pasar el resto de su vida internado, prisionero de sus propios pecados”. ¿Existe la libre elección o ya nacemos condenados? “Has llegado al centro de tu laberinto. Bienvenido al final del juego” concluye Dolores.

Por último, señalar que aprendimos que en la serie los humanos toman una droga conocida como Genre. Esta droga devuelve a quien la consume a lo que llaman “la era silenciosa”. En otras palabras, parece permitir al consumidor volver a experimentar la vida humana tal y como era antes de que se implementara el uso de ese chip con el que se regula cualquier tipo de emoción, estado o sentimiento. Bien, Genre es el título del siguiente episodio. Probablemente tenga relación, aunque con Westworld nunca se sabe.

NOTA DEL CAPÍTULO : 9.5/10.

MVP : Evan Rachel Wood (Dolores).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .