‘WESTWORLD 3.03’ : REVIEW

REVIEW : Westworld 3×03 – The Absence Of Field. 

No me parece ninguna osadía afirmar que Westworld nos ha regalado esta semana uno de los mejores capítulos que he visto en los últimos meses. Escrito por Gina Atwater y Denise Thé, y dirigido de una forma magistral por Amanda Marsalis (Ozark), la cual debuta como directora de la serie, además de una cinematografía y una fotografía maravillosas, algunos planos del episodio son una auténtica pasada, una fantástica y memorable escena entre Dolores (Evan Rachel Wood) y Charlotte (Tessa Thompson), una exploración fascinante de lo que les está tocando vivir y aceptar a los personajes en pantalla, y una puesta en escena realmente admirable, este nos deja varias incógnitas y misterios qué seguir añadiendo a nuestra cada vez más extensa lista. Todo lo que le podemos pedir a la serie, todo lo que sabe transmitirnos, lo tenemos en este capítulo.

Como ya viene siendo tradición, empezaremos el análisis por el título del capítulo, The Absence Of Field. En esta ocasión, los creadores de la serie se han inspirado en el poema titulado Keeping Things Whole de Mark Strand. Este empieza diciendo “In a field, I am the absence of field. This is always the case. Wherever I am, I am what is missing”. Traducido, su significado es: “En un campo, yo soy la ausencia de campo. Este siempre es el caso. Esté donde esté, yo soy lo que falta”. Aunque este concepto tan místico lo podríamos reflejar en varios temas explorados durante el episodio, lo más sencillo es irnos hasta Charlotte, la cual sufre una lucha interna entre el anfitrión que ocupa su cuerpo y los restos del ser humano que un día fue para hacerse con el control del mismo. Su sufrimiento interno es tan alto, cada vez es más consciente de qué no está donde debería, que incluso se autolesiona. Es complicado pronosticar cómo acabará esta historia, pero lo que está claro es que seguiremos profundizando en su particular batalla en las siguientes semanas. Sea cual sea el resultado, vienen momentos complicados para el personaje encarnado por Tessa Thompson.

Hablando de Charlotte, esta semana también hemos podido saber algunas cosas más de su vida en el mundo exterior. Lo más destacado es que tiene un hijo, Nathan (Jaxon Thomas Williams), cuyo padre también es otro recién llegado, Jake (Michael Ealy). En la vida real, Nathan Hale fue fue un soldado del Ejército Continental durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Considerado el primer espía estadounidense, se ofreció como voluntario para espiar a los británicos, pero fue capturado. Antes de ser ejecutado, nos dejó una frase para la posteridad: “Solo lamento tener una única vida que perder por mi país”. Desde entonces, Hale está considerado como un héroe de la independencia estadounidense. Su madre se llamaba Elizabeth, el cual descubrimos que es el segundo nombre de Charlotte (Elizabeth Hale). Como he comentado en las reviews anteriores de esta temporada, en Westworld todo tiene su sentido y razón.

Westworld (HBO).

Cambiando de tercio, Dolores también ha tenido sus momentos importantes en este capítulo, una vez más al lado de su nuevo compañero de batallas Caleb (Aaron Paul), un personaje que, personalmente, cada vez me gusta más. Los responsables del mismo nos han contado que la temáticas principales a explorar aquí son ¿quiénes somos? y ¿qué nos hace quiénes somos?, algo que hemos hecho con Caleb a través de su pasado, presente, y futuro. Tras salvarla, en lo que es un bonito y profundo homenaje a “Cuento de Navidad” de Charles Dickens, nuestra protagonista nos lleva a un paseo por la vida de Caleb, un paseo que acaba en un muelle, lugar donde el sistema predice que este se va a suicidar dentro de unos diez o doce años. “Antes de la llegada del sistema, la gente como tú podía tener una opción. Nunca serás más que un obrero y un criminal de poca monta porque es lo máximo a lo que te dejarán llegar. No van a invertir en alguien que se va a quitar la vida, pero no haciéndolo, aseguran ese final”. Dolores le explica como es su chocante realidad y cual es su plan para ella: empezar una revolución. La escena entre ambos ya se ha convertido en una de mis favoritas de toda la serie. El diálogo es simplemente fantástico.

Oficialmente, Caleb ya es miembro del Team Dolores. Al final del día, como ya había comentado, las realidades de ambos han sido muy parecidas. A los dos les pusieron en una jaula y decidieron lo que tenían que ser en la vida. Ellos ya se han dado cuenta. “Soy un hombre muerto de todas formas. Al menos así puedo decidir quien quiero ser” concluye Caleb.

Westworld (HBO).

¿QUÉ ANFITRIÓN OCUPA EL CUERPO DE CHARLOTTE?

Tal y como pronosticamos, ese parece que será el gran misterio de esta temporada. A estas alturas, hay muchas teorías sobre el tema. Particularmente, a día de hoy, con la información que tenemos, yo me quedo con la siguiente: Dolores. La explicación es que, cuando se llevó las bolitas al final de la pasada temporada, una de ellas estaba en blanco. Dolores la utilizó para, bien dividir su personalidad en dos, quien sabe si Wyatt es una de ellas, o bien para crear otra versión de sí misma. Si nos fijamos, Charlotte reconoce enseguida la bolita de Bernard (la de dos colores) cuando Dolores se la muestra, probablemente porque la haya visto antes, algo qué sabemos que Dolores ha hecho. Además, en la red encontramos dos imágenes relevantes de su ya mencionada maravillosa escena juntas. En la primera vemos una figura que escenifica la división de un cuerpo en dos, mientras que, la segunda, nos muestra como, abrazadas en la cama, ambas forman el Ying y el Yang, conocido concepto del taoísmo, usado para representar o referirse a la dualidad que esta filosofía atribuye a todo lo existente en el universo. Acordaros que, cuando quedan en el hotel, Dolores va de negro y Charlotte de blanco, dos colores que desde el inicio de la serie han servido para representar una larga lista de cosas, desde el bien y el mal, hasta el presente o el pasado de una misma persona (William).

Fuentes : ScreenCrushReedit

¿QUÉ OCURRE REALMENTE CON ENGERRAUND SERAC?

Aquí viene otra de las teorías del momento, personalmente, mi favorita. Hasta la fecha, a Serac (Vincent Cassel) sólo lo hemos visto interactuar con dos personajes, Maeve (Thandie Newton), al final del segundo episodio, y con Charlotte, en los últimos minutos de este. De su primera aparición no tenemos muchos detalles, aunque hay muchas formas de hacerla encajar en la teoría. En la segunda, vemos como Charlotte, la cual era su topo dentro de DELOS, compañía que este pretende adquirir, desde el inicio de la serie, tiene que utilizar unas gafas especiales para interactuar con su proyección virtual. Bien. En el pasado nos han contado que nadie conoce a Serac y que, más allá de que es el hombre más rico del mundo, poco se sabe de él. En otras palabras, es un fantasma. ¿Y si este realmente no existe y no es más que la “forma” humana que adopta Rehoboam cuando necesita relacionarse con los humanos? Hasta ahora, podíamos considerar a Serac como el equivalente a Greer (John Nolan) en Person Of Interest, pero, quizás, es mucho más que eso.

NOTA DEL CAPÍTULO : 9.5/10

MVP : Tessa Thompson (Charlotte Hale).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .