‘EL CAMINO : REVIEW

REVIEW : El Camino : A Breaking Bad Movie. 

*Esta reseña contiene spoilers de Breaking Bad*

Al enfrentarse uno a “Camino, a Breaking Bad Story” le acude a la memoria inevitablemente el final de la serie de televisión. No en vano, es exactamente el punto en el que empieza la película, siguiendo a Jesse Pinkman a través de esa conducción enfervorizada escapando del complejo en el que estaba cautivo. Al ver la película uno entiende porqué Vince Gilligan quiso hacerla. En su momento no lo noté pero ahora veo que se le debía algo al personaje de Aaron Paul, un final más cerrado y redondo.

Camino explica la historia de Jesse desde el momento en el que sale del complejo y nos enseña sus peripecias en su búsqueda de ponerse a salvo. El principal problema de la película es que quiere contar una historia demasiado larga para un largometraje pero demasiado corta para una temporada nueva de la serie, lo que afecta al ritmo. La película vive en un constante montaje paralelo entre la acción que se desarrolla en ella y flashbacks del pasado con información necesaria para hacer avanzar la trama, y mientras que esta va a toda pastilla estas vueltas al pasado son deliberadamente lentas y reflexivas. Como dice aquel famoso verso: “Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar”. A parte de la referencia al título, esta estrofa le viene como anillo al dedo a la película, ya que si no fuera por los flashbacks no tendríamos ninguna premisa sobre la que construir el relato. Quizá Vince Gilligan haya sido aquí víctima de su propio genio, ya que no dejó al cerrar la serie ninguna puerta abierta por la que seguir.

El Camino : A Breaking Bad Movie (Netflix).

Pero es que el resto es maravilloso, ¿eh? Aaron Paul regala la mejor interpretación de su carrera volviendo a su personaje más icónico. Lo conoce a la perfección y sacarle matices y facetas nuevas le resulta muy sencillo en cada escena. El Jesse Pinkman crepuscular carga con todas las experiencias que ha vivido desde que su profesor de química le propusiera un lucrativo negocio y nos regala una última aventura al más puro estilo Breaking Bad. En este sentido, desde el primer plano se deja notar la fuerte personalidad audiovisual de Vince Gilligan, con un sentido único de la composición y el punto de vista que en este film está en su mejor forma, redondeado por uno de los trabajos de fotografía más estimulantes del año.

Volver al Albuquerque de Breaking Bad supone también volver a su gente. En este sentido, como no podía ser de otro modo, la cinta está llena de cameos y referencias que si bien contentarán al fan, en ningún momento se sienten gratuitos. Son orgánicos y necesarios para la trama, en su mayoría. Algunos están llenos de gran carga emocional y simbolismo y dibujan la despedida final de Pinkman, dando un cierre ejemplar y necesario a un personaje histórico.

NOTA : 7/10

Una review de Enrique Marín para Lovingseries. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .