‘WARRIOR’ : REVIEW

REVIEW : Warrior 1×01 – The Itchy Onion (Premiere).

Warrior es la primera serie original en estrenarse desde que, meses atrás, Cinemax anunciara una vuelta a sus orígenes para volver a centrarse en lo que ha puesto a la filial de HBO en el mapa seriéfilo, producir contenido de acción para adultos. Para ello, la cadena ha conseguido juntar a un trío de auténtico lujo, tres grandes especialistas del género. El máximo responsable del proyecto es Jonathan Tropper, conocido por el gran público por ser el co-creador de Banshee, serie que, junto a la emblemática Strike Back, logró poner a Cinemax en primera página. Junto a él, el reconocido director Justin Lin (Fast & Furious) y el mítico Bruce Lee, creador del concepto en el que se basa una serie que, a grandes rasgos, lo tiene todo para cautivar desde el primer momento a los fans de algo que dicha cadena demuestra de nuevo que sabe desarrollar a la perfección. Warrior es el combo perfecto. Su primer capítulo es toda una declaración de intenciones. Con las artes marciales como protagonistas, en ella encontramos grandes dosis de acción, adrenalina, todo tipo de sangrientas rivalidades, sexo y luchas de poder, liderados por un magnífico grupo de icónicos personajes que ya se han posicionado para convertirse en fijos dentro de la mayoría de calendarios seriéfilos semanales.

Warrior (Cinemax).

Escrito por el propio Jonathan Tropper y dirigido de una forma muy lograda por Assaf Bernstein (Fauda), este primer episodio nos lleva a la caótica San Francisco de 1878, lugar en el que conocemos a nuestro protagonista, Ah Sahm (Andrew Koji), un inmigrante de origen asiático que acaba de llegar a la ciudad con una oscura misión. Ah Sahm enseguida destaca entre una multitud cada vez más rechazada por parte de la comunidad local gracias a sus impresionantes habilidades para pelear. Tras llamar la atención de Wang Chao (Hoon Lee), un misterioso tipo capaz de aliarse con quien haga falta si el precio es el correcto, este acaba siendo vendido al temido Father Jun (Perry Yung), líder de una de las magias más potentes de la ciudad. Tras demostrar rápidamente su valía, nuestro protagonista acaba entablando una buena relación con otros dos personajes clave para la serie, Young Jun (Jason Tobin), en pocas palabras, el hijo del jefe, y la seductora Ah Toy (Olivia Cheng), la respetada dueña del principal burdel de Chinatown, un negocio en el que los grandes criminales del lugar campan a sus anchas en busca de diversión y lujuria.

La serie no tarda en poner en marcha varias tramas secundarias que, poco a poco, acaban ligando con la nueva realidad en la que se ha instalado Ah Sahm. Por un lado, nos encontramos con los miembros de la organización liderada por Long Zii (Henry Yuk), la gran rival en la Guerra del Opio del clan para el que acaba de ser marcado. Parece que las Tong Wars están a punto de empezar y en la ciudad se respira un aire tóxico lleno de violencia. A raíz de una serie de brutales asesinatos, conocemos a varios miembros de las fuerzas del orden, fuerzas encabezadas por Bill O’Hara (Kieran Bew), un veterano ex militar que acaba de ser nombrado máximo responsable de la conocida como Chinatown Squad, una división de la policía cuyo principal objetivo será el de poner paz en la zona. O’Hara responde ante uno de las manos derechas del alcalde, Walter Buckley (Langley Kirkwood), el cual tiene sus propios planes ocultos para el lugar. Al final del capítulo, una vez presentados todos los personajes y situados en el universo que nos propone la serie, descubrimos que todo está unido, que cada uno de los conocidos tiene sus propias metas y que, lamentándolo mucho para aquellos que sólo pretenden vivir tranquilos, lo que acabamos de ver no es más que el principio. Por si una sangrienta guerra entre mafias no fuera suficiente, Dylan Leary (Dean Jagger) se ha posicionado como el líder de una revolución que pretende acabar con la inmigración asiática que domina la ciudad. Se cuece un todos contra todos en el que nadie estará a salvo de sus múltiples enemigos.

Warrior (Cinemax).

En términos generales, Warrior es exactamente lo que podíamos esperar de ella, una entretenida aventura, llena de acción, firme candidata a hacernos recordar esos grandes momentos que vivimos con series como la ya mencionada Banshee. Una vez más, Jonathan Tropper y compañía han encontrado la fórmula perfecta para ello. Las próximas semanas nos servirán para profundizar en todo lo que nos pretenden ofrecer. Ahí es cuando descubriremos el verdadero potencial de Warrior. Por ahora, casi todo son buenas noticias. Todo el elenco cumple perfectamente con lo que se espera de ellos, las escenas de acción son una delicia, y su trama principal es tan adictiva como prometedora. Si no habéis visto este primer capítulo, os recomiendo hacerlo.

Aprovechamos para recordar que HBO España emitirá un nuevo episodio de la serie todos los sábados.

NOTA DEL PILOTO : 8/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.