‘AMAZON : ANATOMÍA DE UNA EVOLUCIÓN’

Amazon : De sus incios seriéfilos al momento actual. 

EL COMIENZO

Mucho ha cambiado desde aquella primavera de 2013 en la que Amazon debutó en el mundo de las series de producción propia con las comedias Alpha House y Betas. La primera, una versión satírica del mundo de la política protagonizada por el cuarteto formado por John Goodman, Mark Consuelos, Clark Johnson y Matt Malloy duró dos temporadas, mientras que, la segunda, ambientada en Silicon Valley con Joe Dincol y Karan Soni entre sus protagonistas no logró pasar de su primera entrega. Ninguna de las dos consiguió generar demasiado ruido, sobretodo porque, en aquellos tiempos, la compañía preparaba junto a un productor contrastado como Chris Carter (The X-Files) su primer gran drama, The After. Por desgracia, tras lanzar un episodio piloto en el que nos encontramos con nombres como Aldis Hodge, Arielle Kebbel, Adrian Pasdar o Jaina Lee Ortiz, la serie fue finiquitada antes de ni siquiera estrenar más capítulos. Este fue uno de los varios proyectos que surgieron de la política de pilotos con la que arrancó Amazon. La mecánica era sencilla. La compañía hacía públicos todos sus pilotos para que sus clientes, mediante votaciones, fueran parte activa de la decisión de si estos recibían el encargo para serie. De este sistema salieron series como Bosch, Transparent, Mozart In The Jungle o Hand Of God. También recordamos pilotos que nunca lo lograron como fueron Hysteria (Mena Suvari) o Casanova (Diego Luna) entre muchos otros.

Chris Carter.

UN LUGAR EN EL MAPA

Lógicamente, tras un comienzo correcto, el objetivo principal de Amazon era el de hacerse un hueco en el mundo de las grandes producciones. Aún era pronto para compararse con una Netflix que no paraba de anunciar grandes producciones, pero por algo había que empezar. Mientras que los primeros dramas propios de la compañía no conseguían despuntar entre la multitud, fue Transparent la primera serie en convertirse en un auténtico éxito para la misma. En poco tiempo, tanto ella como su protagonista, el actor Jeffrey Tambor, pasaron a ser habituales en las listas de ganadores de grandes premios, cosechando, hasta la fecha, varios premios Emmy, Golden Globes y demás. Durante esa época también se estrenó The Man In The High Castle, el drama con mayor repercusión de la compañía hasta la fecha, y se preparaba la que, finalmente, sería la última pilot season de Amazon. De ella salieron series como Sneaky Pete (rescatada tras ser su piloto descartado por CBS), One Mississippi, Good Girls Revolt o I Love Dick. Sin ser tampoco para tirar cohetes, Amazon empezaba a establecerse como productora de buenas series, aunque aún faltaba ese gran pelotazo que sus competidoras si que estaban consiguiendo. Para ello, incluso se cerró un sustancioso acuerdo con Woody Allen para que el reconocido cineasta produjera Crisis In Six Scenes, una serie cuyo elenco encabezó Miley Cyrus, la cual fue uno de los grandes fiascos de esa temporada. De los errores también se aprende.

Jill Solloway, creadora de Transparent.

UN PASO ADELANTE

A mediados de 2017 y con una base de series bastante asentada, llegó el momento en el que Amazon decidió que era el momento de expandirse de una forma más global y que su gran prioridad era la que ya he mencionado varias veces : una gran serie. Se cancelaron varias series como las también mencionadas One Mississippi, I Love Dick, Good Girls Revolt o Jean-Claude Van Johnson. A diferencia del resto, esta última tampoco logró estar a la altura de lo que se esperaba de ella. Bosch seguía siendo un producto más que eficiente, The Man In The High Castle generaba constante interés y dramas como Golitah o Sneaky Pete sorprendían por la buena recepción conseguida. Aunque no era el principal objetivo, la compañía encontró en The Marvelous Mrs. Maisel su nueva serie de prestigio. La comedia protagonizada por Rachel Brosnahan se convirtió rápidamente en una de las favoritas de la crítica, ganando varios galardones en su temporada inicial. Las cosas parecían funcionar y aquí es cuando los responsables de Amazon decidieron lanzarse a la piscina, adquiriendo los derechos para hacer una serie basada en The Lord Of The Rings de J.R.R. Tolkien en un acuerdo multimillonario cifrado en unos 250 millones de dólares, costes de producción y demás aparte. Para mucha gente era una auténtica locura, para Amazon, su gran oportunidad.

Rachel Brosnahan.

EL ESCÁNDALO QUE LO CAMBIÓ TODO

Atrás dejábamos el verano de 2017 cuando Roy Price, máximo responsable de Amazon Studios y uno de los principales precursores de la compra de The Lord Of The Rings, fue acusado por parte de la productora Isa Dick Hackett (The Man In The High Castle) de haberla acosado sexualmente en repetidas ocasiones. Price también se había visto salpicado por el escándalo de Harvey Weinstein  después de que la actriz Rose McGowan lo acusara de no haberle hecho caso y de guardar silencio cuando esta le contó que fue violada por Weinstein años atrás. A mediados de octubre, Price fue suspendido por la compañía. Ahí empezaba una larga búsqueda para encontrarle un sustituto, alguien capaz de poner a la misma en el lugar que sus responsables tanto ansiaban.

Roy Price.

JENNIFER SALKE Y LA NUEVA ERA

Finalmente, la elegida para hacerse cargo de Amazon Studios y del desarrollo de las nuevas series de la compañía fue Jennifer Salke, la cual llegaba tras una larga y exitosa trayectoria en NBC. Tras el anuncio, se confirmó que el estudio dispondría de hasta 4.500M de dólares para gastar en contenido original durante 2018. No todo eran buenas noticias ya que Salke heredaba el multimillonario acuerdo cerrado para la precuela de The Lord Of The Rings, serie que ahora sería responsabilidad suya, además del dilema de qué hacer con Transparent después del despido de Jeffrey Tambor, el cual había protagonizado otro escándalo de acoso sexual. Eso si, también llegaba con las ideas muy claras sobre lo que quería para Amazon y con una lista muy interesante de futuros estrenos como Homecoming (Julia Roberts) o The Romanoffs. En sus primeros seis meses de trabajo, Salke ha cerrado acuerdos exclusivos de producción con Blossom Films (Nicole Kidman), Monkeypaw Productions (Jordan Peele) y Mythos (Jason Brown, Kathy Lingg y Sean Daniel), además de reclutar para Amazon StudiosLarysa Kondracki (Picnic At Hanging Rock) y a Vince Gerardis (Game Of Thrones). También ha rescatado The Expanse, tras ser esta cancelada en SYFY, y dado luz verde, entre otras, a series como el remake de Utopia, los dramas The Hunt y The Underground Railroad, las comedias Upload y Making Friends y la miniserie The Expatriates, además de varios pilotos y de anunciar la creación de “una gran franquicia internacional” con los hermanos Russo.

Antes de que termine el año, Amazon estrenará sus ambiciosos nuevos dramas Jack Ryan, Homecoming y The Romanoffs. Será una buena prueba para ver si, de verdad, se ha mejorado en términos globales. Salke tiene mucho trabajo por delante. Su llegada ha supuesto una bocanada de aire fresco, además de la sensación de que su elección para el puesto es perfecta. El tiempo nos dirá si los próximos años son los de la verdadera consolidación de Amazon en el mundo de las series. 

Anuncios

2 comentarios en “‘AMAZON : ANATOMÍA DE UNA EVOLUCIÓN’”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.