‘THE 100 : EDEN’

REVIEW : The 100 5×01 – Eden (Season Premiere). 

The 100 se reinventa a si misma con el arranque de la que será su quinta temporada en CW. Tras años habitando la tierra y luchando por hacer del mundo un lugar mejor, ahora las tornas se han girado. Si la serie empezó con nuestros protagonistas llegando a un planeta del que desconocían gran parte de las cosas, ahora son ellos los que reciben una inesperada y hostil visita desde el cielo. El concepto elegido para la temporada parece interesante. En esa pequeña mancha verde que se vislumbra desde el espacio, la cual sirve como una versión propia del Jardín del Edén, contiene los últimos recursos naturales de existentes por lo que prevemos una sangrienta lucha entre bandos por hacerse con su dominio. Esta temporada promete explorar lo que realmente significa sobrevivir y el precio que hay que pagar por ello. Por otro lado, con un numeroso grupo de personajes protagonistas establecidos y consecuentemente desarrollados durante estos años, las relaciones entre ellos deberían volver a servir como el otro gran motor de la serie. Ha pasado mucho tiempo desde que los vimos por última vez y es lógico pensar que muchísimas cosas habrán cambiado. Eso si, en el fondo, pese a sus diferencias e historias diversas, tendrán que seguir unidos. Sobretodo si quieren combatir a este nuevo enemigo común que acaba de aparecer.

Este primer episodio de la temporada, escrito por su showrunner Jason Rothenberg y dirigido por un habitual de la serie como es Dean White, se centra principalmente en Clarke (Eliza Taylor) y en contarnos como ha sobrevivido durante los seis años que han pasado desde que el Praimfaya arrasara el planeta. Se nos muestra la acción en dos tiempo. Primero, con flashbacks, exploramos la incansable lucha de Clarke por seguir adelante, sola en el mundo, tras la imposibilidad de abrir el búnker donde se refugiaron su madre y compañía y de comunicarse con la estación espacial a la que se fueron sus amigos. Desde tormentas tóxicas hasta el recurrente problema de la falta de agua y alimento fueron algunas de las cosas con la que tuvo que lidiar nuestra protagonista hasta que, con sus fuerzas tanto físicas como psicológicas a punto de agotarse, encontró un pequeño valle para el que el tiempo no había pasado. A diferencia del resto del territorio, el lugar era verde, con animales, plantas y todo lo que tanto había echado de menos durante este largo periodo de tiempo. ¿Quién le iba a decir a Clarke que, además de la salvación, esa maravilla de la naturaleza iba a proporcionarle una compañera de aventuras?

Aquí es donde conocemos a Madi (Lola Flanery), la pequeña que vimos con Clarke en la escena final de la temporada anterior. Vemos como, lo que al principio fue una relación muy complicada se acabó convirtiendo, con el paso de la soledad y del tiempo, en una unión similar a la de una madre y su hija. Clarke encontró la esperanza y las ganas de seguir viviendo en la pequeña Madi y ella dejó de ser una niña a su lado. Con la esperanza de que llegara el día en el que sus amigos por fin bajaran a la tierra, ambas han conseguido establecer una vida lo más normal posible, colaborando y aprendiendo el uno de la otra, pero no todo iba a ser tan bonito. Cuando volvemos al presente, presenciamos de nuevo la llegada de esa nave que tanto misterio dejó colgando el pasado año. Poco sabemos ahora de sus tripulantes. Sólo que van fuertemente armados y que sus intenciones no parecen precisamente buenas. Charmaine Diyoza (Ivana Milicevic) es su líder y todo apunta a que decidieron dejar el espacio para bajar a la tierra en busca de recursos para sobrevivir.

En cuanto al resto, poco tiempo en escena pero bien aprovechado en términos de darnos un poco de información y de avanzar en el desarrollo de los acontecimientos. Los seis años en el espacio han sido duros y eso ha hecho mella en la convivencia. Parece que Murphy (Richard Harmon) ha decidido dar la nota de nuevo y vivir aparte del resto, mientras que también hemos visto discrepancias entre Raven (Lindsey Morgan) y sus compañeros. Probablemente, lo más sorprendente ha sido ver como Bellamy (Bob Morley) ahora se ha hecho bastante más que un amigo de Echo (Tasya Teles). Hablando del tema, desconocemos el status de la relación entre el mencionado Murphy y Emori (Luisa D’Oliveira). Por su parte, Monty (Christopher Larkin) y Harper (Chelsey Reist) parecen haber aguantado bastante bien las dificultades encontradas. Ellos también han visto a la nave desconocida bajando a la tierra por lo que han decidido poner el mismo rumbo aún sabiendo que no hay suficiente combustible para regresar si las cosas no salen bien. Una reunión con Clarke es sólo cuestión de tiempo.

En cuanto al búnker ahí tenemos esa escena final, la cual no nos dice gran cosa. Todo apunta a que Octavia (Marie Avgeropoulos) se ha convertido en la reina definitiva del lugar. En cuanto a lo que ha ocurrido durante este tiempo y a las brutales pelease que hemos visto por ahora…tendremos que esperar a la semana que viene para sacar conclusiones.

¿Qué os ha parecido a vosotros el esperado regreso de la serie?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.