REPORTAJE: “LAS VOCES OLVIDADAS DEL CINE”

Muy pocas compañías incluyen el nombre de los actores de doblaje en los créditos: Netflix y Disney son dos de las escasas excepciones.

El doblaje. Ese gran olvidado del cine y las series. Normalmente, uno llega al cine, se sienta, empieza la película, ríe, llora, termina la película, y se va. Comenta lo bien que ha estado aquel actor que tanto le gusta en ese papel, pero… ¿Y su voz? Solo la menciona si no le ha gustado, si no ni se preocupa de todo el proceso que ha conllevado que pueda ver esa película en su idioma. Y no le culpo, porque la mayoría de las productoras ni siquiera se molestan en poner en los créditos los nombres de las personas que se han encargado de ello.

Viajamos a 1930 y 1940, décadas en la que se estrenan las primeras películas con sonidos y voces. En esos años, en Europa comienza el auge de los nacionalismos. En España, concretamente, el franquismo. La técnica del doblaje fue utilizada por este movimiento político como mecanismo propagandístico, y todas las películas que se proyectaran en España debían estar dobladas al castellano. De esta manera, el Gobierno podía cambiar o censurar el guion de los largometrajes a su antojo, asegurándose de que lo que vieran (y escucharan) los españoles concordara con los ideales de la época y del régimen.

El doblaje y la tecnología han supuesto un gran avance en el mundo del cine, pues hasta su aparición las películas eran filmadas en una versión española utilizando los mismos escenarios y el mismo guion que la original, pero cambiando los actores. El doblaje era un modo de que llegaran más películas al país y de que este se enriqueciera culturalmente. A pesar de esto, con la explotación que hizo el franquismo de este, lo que se consiguió fue que España tuviera un nivel muy bajo del conocimiento de lenguas extranjeras, problema que, a día de hoy, sigue presente en nuestra sociedad.

Antes del doblaje tiene que hacerse una traducción del guion, y de eso se encargan los traductores audiovisuales, como Javier Pérez Alarcón, traductor para doblaje, subtitulado y voces superpuestas. Relacionado con lo anterior, este explica: “Hace unos 30 años, el traductor iba a ver la película al estudio, después le mandaban el guion, y traducía teniendo la imagen solo en la memoria. Ahora te mandan el vídeo por un servidor”. De esta manera, vemos que la tecnología no solo ha afectado a la forma de grabar y doblar las películas, sino que ha facilitado su traducción para su posterior doblaje. Asimismo, añade Pérez Alarcón, “Internet ha facilitado la tarea de documentación de los traductores audiovisuales”, y lo destaca especialmente para la hora de buscar información sobre frases hechas o coloquialismos que aparecen cada vez más en las películas o series de televisión.

Foto 5

A pesar de que a España se traen cada vez antes las series dobladas, el sector que se encarga de ello es bastante desconocido por los espectadores y, cuando es conocido, es más criticado que alabado. El traductor audiovisual dice haber recibido un par de críticas por sus traducciones a través de redes sociales, pero que, sin embargo, solo un pequeño porcentaje de estas son elaboradas con fundamentos, pues la mayoría son de gente que no conoce realmente cómo es el trabajo de un traductor audiovisual. Muchas de ellas se basan en la supuesta desacertada traducción que se ha hecho de alguna frase, ya que no siempre se pueden (ni se debe) cambiar de forma literal con respecto al idioma original. Javier Pérez Alarcón aclara que, a la hora de traducir un guion para doblaje, ya sea de una serie o un largometraje, deben procurar que el diálogo cuadre lo máximo posible con el movimiento de los labios del actor, y que, aunque esto sea más propio del trabajo del ajustador, lo mejor es que ambos profesionales colaboren y se ayuden para lograr el mejor doblaje posible.

A pesar de ganarse la vida traduciendo guiones, Javier Pérez Alarcón manifiesta su gusto por ver las series y películas tanto en versión original como dobladas: “La forma más pura de ver cualquiera obra es en versión original y sin subtítulos. Si pones subtítulos, pierdes la imagen”. Sin embargo, si desconocemos el idioma original, es difícil disfrutar del todo de una obra audiovisual, ya sea con subtítulos o no. En los últimos años ha surgido el debate sobre si el doblaje y ver las series en versión original pueden convivir o si el primero se verá relegado a un segundo plano y, finalmente, eliminado. Sobre esto se pronuncia el actor de doblaje Claudio Serrano, conocido por prestar su voz a personajes como Bruce Wayne/Batman (El caballero oscuro) o el Doctor Shepherd (Anatomía de Grey): “(El doblaje y ver las series en versión original) pueden convivir, conviven y convivirán”. Además, el traductor audiovisual Javier Pérez Alarcón confirma que muchos cines que estrenaban sus películas en versión original han tenido que cerrar porque no había suficiente demanda por parte de los espectadores. Ambos profesionales coinciden en que el doblaje debe seguir realizándose, aunque sea solo para personas con discapacidades visuales, pues no pueden leer los subtítulos, o para “una población más envejecida que no controla idiomas”, razona Serrano.

Otra de las críticas más comunes hacia la traducción y el doblaje se basa en el argumento de que al ver una serie o película doblada se pierden ciertos matices que no se pueden apreciar debido al cambio de frases hechas o tonos de voz. Con esto coincide Chris Patterson, creador y administrador de la página web Loving Series, y añade: “Son pequeñas cosas que, una a una, no tienen tanta importancia, pero juntas, sí”. A pesar de esto, opina lo mismo que Javier Pérez Alarcón y Claudio Serrano sobre que el doblaje es necesario para ciertos sectores de la audiencia, y que hay un público para ambas modalidades de disfrutar de una obra audiovisual, pues “cada vez se traen antes las series dobladas, y es por algo”.

Los actores de doblaje – que no dobladores – llevan años luchando porque su sector sea más reconocido por los espectadores, y mejor valorado por las productoras. Claudio Serrano explica las dificultades de este trabajo, que no consiste solo en tener una buena voz, sino en saber interpretar (de ahí lo de actor): “En doblaje, cuando tienes un buen actor, el reto es mayor: te requiere mayor esfuerzo y mayor implicación. Cuando el actor es muy malo, también, porque no sabes por dónde sacarlo”. A lo largo de su carrera profesional, Serrano ha doblado películas, series de televisión, anuncios publicitarios y videojuegos. Cada uno tiene sus inconvenientes, por ejemplo, en videojuegos el actor de doblaje se encuentra solo con la voz original y en texto traducido, sin ningún tipo de imagen, por lo que tiene que imaginarse lo que debe de estar ocurriendo en ese momento. Por otro lado, en publicidad, Serrano garantiza que hay que “tener un ego mínimo y hay una tolerancia máxima”, ya que es posible que haya que repetir la misma frase cientos de veces hasta que al cliente final le guste.

foto 6x.jpg

“El cliente final decide” podría definirse como la frase clave del mundo del doblaje, dado que el actor de doblaje debe ajustarse a lo que este demande. Esto lo recalca Serrano cuando se le pregunta sobre un tema estrella en los últimos años: youtubers sin formación en la locución ejerciendo de actores de doblaje. Esto es cada vez más común en las series animadas, como por ejemplo South Park, en la cual el youtuber Wismichu dobló a uno de los personajes. Este tipo de decisiones se debe a que las compañías buscan que el resultado final guste a los espectadores, centrándose más en que escuchen a un youtuber famoso en su serie favorita, que en la calidad del doblaje.

Otro claro ejemplo de lo infravalorado que está el sector del doblaje es que su convenio colectivo no ha sido cambiado desde la década de los 90: “Estamos cobrando ahora lo mismo que cobraríamos en 1996”, se lamenta Serrano. Debido a esto, el sector ha convocado varias huelgas, siendo la última en Madrid en marzo de 2017. La huelga finalizó tras más de 40 días de paro, y Claudio Serrano aclara que no se han conseguido todos los objetivos propuestos, pero que “se han asentado las bases para, por lo menos, tener una negociación y que parte de nuestro convenio se actualice”. Javier Pérez Alarcón especifica que esta huelga solo afectaba a los traductores audiovisuales si trabajaban con empresas de Madrid, pues ellos no tienen un convenio y no pueden adscribirse a ADOMA (Sindicato de Artistas de Doblaje de Madrid): “Aunque nuestra labor está relacionada con la suya, no somos el mismo sector”.

En cuanto al reconocimiento que reciben tanto actores de doblaje como traductores audiovisuales por parte de las productoras, este es escaso: en la gran mayoría de obras audiovisuales, en los créditos finales, no aparece en nombre de estos profesionales. Claudio Serrano repite, apenado: “Volvemos a lo mismo: el cliente manda. Si no quiere ponerlo, no lo va a poner”. “Aunque la ley obliga a reconocer la autoría, lo cierto es que no hay sanción en caso de incumplir la normativa, por lo que es frecuente que las fichas no aparezcan” – asegura Javier Pérez Alarcón, y añade: “Si está bien es motivo de orgullo, y si está mal, debe haber responsabilidades”. Chris Patterson coincide en que, si hay un trabajo, este siempre debe ser reconocido, y pone de ejemplo a Netflix, compañía que sí incluye los nombres de las personas encargadas de la traducción y el doblaje. De la misma manera lo hace Disney, nos explica Pérez Alarcón.

Al igual que reconocemos el trabajo de un actor, debemos reconocer el de un actor de doblaje y el de un traductor audiovisual. Debemos demostrar a las productoras que merecen que su nombre aparezca en los créditos, y que nos importa su trabajo. Porque cuando vamos al cine, estas voces olvidadas son las que nos hacen sentir, reír, y llorar.

Un reportaje realizado por Iria Ortega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.