‘UNREAL : BACK FOR BANG!’

REVIEW : UnReal 3×01 – Oath (Season Premiere).

Rachel y Quinn están de vuelta. Tras una larguísima espera, concretamente diecinueve meses después, UnReal regresa a Lifetime con su tercera temporada, una temporada que debería servir como redención, para corregir errores pasados y volver a hacer de la serie ese drama tan absorbente que fue su primera temporada. Tras un arranque espectacular en el que UnReal se coronó rápidamente como la gran sensación de ese verano de 2015, su segunda entrega acabó dejando bastante que desear. La idea de contar con el primer protagonista de color (BJ Britt) para Everlasting no fue ni tan revolucionaria ni obtuvo el resultado esperado. La serie dejaba una constante sensación de pérdida de frescura que ni las brillantes actuaciones de Shiri Appleby y Constance Zimmer consiguieron hacer olvidar. Los pretendientes no estuvieron a la altura de sus antecesores y ni el regreso de Freddie Stroma (Adam) logró salvarnos de un sentimiento general de decepción. Tras este largo parón y con dos temporadas confirmadas por delante, UnReal tiene la oportunidad de volver a sus raíces. El enorme potencial de la serie sigue presente. Sólo falta dar con la tecla adecuada.

La decisión de dar una vuelta al formato de su reality, con una mujer en el centro de la acción, parece totalmente acertada. Más en los tiempos que corren. Mucho dependerá también de Caitlin FitzGerald (Masters Of Sex), la actriz elegida para interpretar a Serena Wolcott, nuestra nueva protagonista. Igual que hizo el mencionado Stroma en la primera temporada de la serie, su primera misión tiene que ser la de conquistar al espectador. Eso es algo que no se consiguió con el personaje de Darius Beck (BJ Britt) en la última entrega, algo que acabó siendo un lastre demasiado pesado. Si Serena se convierte en un personaje interesante y su desarrollo es el correcto, se conseguirá generar ese plus siempre necesario para querer seguir su historia, sean quienes sean sus pretendientes. De lo demás ya se encargarán Rachel y Quinn.

La principal virtud de Serena, la cual viene directamente propuesta a los responsables de la cadena por parte de Chet (Craig Bierko) es que enseguida nos ha dejado claro que va a ser una mujer muy complicada de manipular. Es probable que los trucos del pasado ya no funcionen con ella por lo que nuestras protagonistas tendrán que buscar nuevos métodos si quieren acabar haciendo con ella lo que les venga en gana. Serena aparenta ser una mujer fuerte y triunfadora, “soy excelente en mi trabajo y no tengo que pedir perdón por ello” dice en su video de presentación, aunque, posteriormente, confirma de nuevo esa vieja teoría de que no es oro todo lo que reluce. Su mente está llena de frustraciones, tanto amorosas como sociales. Su vida no ha ido por el mismo camino que la de sus amigos y eso le pesa. Incluso habla de una educación un tanto conservadora cuando era pequeña, algo que de bien seguro explotará la serie en el futuro. En el capítulo ya hemos visto como Rachel ha empezado a descubrir sus carencias por lo que el inicio de la fiesta sólo parece cuestión de tiempo.

Lógicamente, como cada inicio de temporada, también hemos conocido al grupo de pretendientes. A primera vista parece que se ha elegido a un grupo bastante diverso, siempre representativo de varias facciones de la realidad americana a base de clichés. Tenemos a un bombero, un empresario de éxito, un piloto de coches, un cowboy, un extranjero extrovertido, un chico de color e incluso a un jockey. La presencia de este último nos permite explorar la primera disputa entre Rachel y Serena. La dirección quiere que lo elija para unos cuantos programas (¿¡cuánto puejo puede dar un tipo así!?) mientras que ella se niega a aceptarlo ya que nunca lo acabaría eligiendo como marido. Serena ha venido a jugar pero su objetivo de encontrar a la pareja perfecta es el primero que tiene en mente.

En cuanto al equipo, no tenemos demasiados cambios. Hay que decir que el episodio arranca seis meses después de los eventos con los que terminó la última temporada. Nos encontramos a Rachel aislada en una especie de retiro natural cuando Quinn acude a buscarla para volver a levantar su programa. Chad, por su parte, aparece con Crystal (Kassandra Clementi), una jovencita que, además de su alumna, es su nueva novia, mientras que Jeremy (Josh Kelly) ha estado en terapia intentando superar su larga lista de problemas. Jay (Jeffrey Bowyer-Chapman) parece seguir siendo el mismo de siempre y Madison (Genevieve Buechner) también. Con todo lo que eso implica. La principal novedad es la llegada del Dr.Simon (Brandon Jay McLaren), el nuevo psicólogo del equipo, un tipo del que pronto descubrimos que su verdadera misión es la de controlar a Rachel.

En resumen, lo mejor de este regreso de UnReal es que a los dos minutos ya nos metemos de nuevo en la dinámica de la serie. Es como si el tiempo no hubiera pasado. Tenemos toda una temporada por delante para volver a disfrutar de una de las series más complejas y retorcidas del panorama actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s