“HOMELAND : RESIST”

REVIEW : Homeland 7×01 – Enemy Of The State (Premiere). 

Tras varios años apostando por un formato antología, Homeland estrena su séptima temporada continuando la trama que iniciamos el curso pasado, una trama con la que, presumiblemente, llegaremos hasta el final de la galardonada serie protagonizada por Claire Danes el año que viene. No hay ninguna confirmación oficial pero todo apunta a que Homeland terminará con su octava temporada. El dilema está en si sus responsables eligen una trama de tres años o por si lo contrario deciden concluir la historia actual esta primavera y apostar por otro reboot. Manteniendo su ambición característica, arrancamos una temporada en la que realidad y ficción se mezclan más que nunca, con una presidenta a la que rechaza la mayoría de la población y una serie de conceptos como son la libertad de información, pensamiento o expresión como principales temas a explorar.

Este primer capítulo de la temporada, escrito por Alex Gansa y Debora Cahn con Lesli Linka Glatter como directora, arranca unos meses después de los eventos con los que se cerró la última entrega de la serie. Carrie (Claire Danes) se ha mudado a Washington y está viviendo con la familia de su hermana Maggie (Amy Hargreaves). El tiempo ha pasado, pero Carrie sigue con la idea de luchar como pueda contra las injusticias cometidas por la Presidenta Elizabeth Keane (Elizabeth Marvel) y su administración. Keane se ha vuelto aún más paranoica y el país se ha convertido en un caos mediático. Tras las detenciones de Saul (Mandy Patinkin) y compañía, el gobierno realizó una segunda tanda de arrestos, todos ellos con fines políticos y/o vengativos, camuflados como encierros preventivos mientras se aclara quienes estuvieron involucrados con la conspiración que acabó con un intento de asesinato hacía su persona. Jamie McClendon (Robert Knepper) acaba de ser condenado por dicho hecho, escapándose de milagro de la pena de muerte que había pedido públicamente la presidenta para él. En el otro lado, nos encontramos con una multitud de trabajadores del gobierno encerrados injustamente. La gente empieza a estar nerviosa. El pueblo se ha encontrado con una implacable líder fascista, la cual, prácticamente, hace y deshace a su antojo. David Wellington (Linus Roache) sirve como la pequeña esperanza para el cambio. La mano derecha de Keane, un tipo mucho más moderado, atrapado en una espiral de locura, debería tener un rol importante en el futuro. Por ahora ya le ha ofrecido la libertad a Saul a cambio de volver a trabajar para la administración.

El primer paso de Carrie es el de intentar convencer a su viejo colega  Dante Allen (Morgan Spector) de que declare públicamente la verdad sobre lo que está ocurriendo, corroborando así las múltiples filtraciones que están saliendo a la luz. Para ello, Carrie contacta con el Senador Sam Paley (Dylan Baker) aunque la reunión a tres bandas acaba siendo un auténtico fracaso. No sabemos cual será el próximo movimiento de Carrie. En el otro lado de la resistencia nos encontramos con otro viejo conocido de la pasada temporada. Ahora en busca y captura, Brett O’Keefe (Jake Weber), el periodista responsable del polémico programa de radio que se dedicó a exponer secretos gubernamentales, viaja, escondido por el país, consiguiendo cada vez más adeptos a su causa. Parece que un encuentro y posterior unión con Carrie es sólo cuestión de tiempo. Nada une más que tener a un enemigo común.

La premisa con la que arranca Homeland es probablemente la más prometedora de los últimos años. La serie ha demostrado de sobras que se mueve como pez en el agua cuando llega el momento de acercarse a la realidad americana. Alejándose del terrorismo, esta temporada promete sumergirse en el mundo de la política, con una Carrie fantástica quien vuelve a ser esa espía de decisiones locas que tan buenos momentos nos ha dejado en el pasado. Pese a la pésima gestión de la trama final de Quinn (Rupert Friend), también es cierto que Homeland hizo muchas cosas bien el año pasado. Esto tiene que dar sus frutos esta temporada. Con una villana clara (Keane) la idea de lo que se quiere contar debería ser mucho más clara. Cuando esto ocurre, la serie brilla por su excelencia. Esto acaba de empezar y hay muchísimo material para explorar. Una temporada más Homeland arranca con fuerza. Sólo hay que esperar que no se desinfle y siga manteniendo este nivel inicial.

Recordamos que podéis ver esta séptima temporada de la serie a partir del próximo 21 de febrero en FOX España. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s