“CRISIS ON EARTH-X” : PT.1

REVIEW : Crisis On Earth-X : Night One. 

El octavo capítulo de la presente (tercera) temporada de Supergirl es el elegido para dar el pistoletazo de salida a Crisis On Earth-X, cuádruple crossover entre las series del Universo DC que emite la cadena CW. Recordamos que dicho evento terminará esta noche en los capítulos de The Flash y Legends Of Tomorrow y que su trama seguirá la lucha de nuestros héroes contra los villanos del conocido como Earth-X, una realidad alternativa en la que los nazis ganaron la guerra y dominan el mundo junto a personajes como Dark Arrow, Overgirl y Dark Flash, versiones malignas de Arrow, Supergirl y The Flash respectivamente. Tal y como vemos en las primeras escenas del capítulo, estos viven en un mundo devastado por lo que no parece muy complicado asumir que su intención es la de conquistar el nuestro, cueste lo que cueste.

Cuando el episodio arranca nos encontramos con todos nuestros héroes lidiando a toda prisa contra las respectivas amenazas de sus últimas misiones. Todos ellos tienen que terminar la faena para viajar a Central City, lugar en el que están citados para ser testigos de uno de los grandes eventos del año, la boda entre Barry (Grant Gustin) e Iris (Candice Patton). El capítulo se toma su tiempo a la hora de poner las cosas en su sitio, dejando la sensación de ser una mera introducción a la acción. La llegada de los diferentes grupos de héroes nos deja varias cosas destacables. Cada uno de estos sigue lidiando con los problemas y situaciones propias de sus series como, por ejemplo, es el caso de Martin Stein (Victor Garber) quien sigue buscando una cura para Jefferson (Franz Drameh). Los prolegómenos de la boda nos dejan una sorprendente negativa por parte de Felicity (Emily Bett Rickards) a Oliver (Stephen Amell) cuando este decide lanzarse a la piscina y pedirle matrimonio, además de una noche loca entre Sara (Caity Lotz) y Alex (Chyler Leigh), las cuales deciden ahogar juntas las penas. Mientras que Oliver parece tocado por la negativa pública de su amada y Alex no para de darle vueltas a su aventura, Sara está tan contenta con su resaca. Igual hubiéramos preferido meternos dentro de la trama principal más rápidamente, pero esta ha sido una forma amena e incluso divertida a ratos de empezar.

Tras un bonito brindis a manos del padre de Iris, llegamos al tan ansiado momento. Todo parece ir sobre ruedas, hasta la llegada de la mítica frase “si alguien tiene algo a decir que lo haga ahora o calle para siempre”. Tras pronunciar estas palabras, el cura es abatido y la iglesia se llena de soldados nazis. En medio del desconcierto, empieza una batalla en la que Oliver, Barry, Cisco, Caitlin y compañía se dedican a combatir la multitud, con Alex y Sara haciendo equipo de nuevo, mientras que a Kara (Melissa Benoist) le toca enfrentarse por los cielos de la ciudad con Overgirl, su doppelgänger oscuro. En medio del caos, tras verse superados por nuestros héroes, los villanos restantes deciden huir, aunque acaban dejando atrás a uno de los suyos, el cual promete ser pieza clave para descubrir de donde han salido los atacantes.

De aquí damos un pequeño salto y pasamos al capítulo de Arrow, el cual cierra esta primera noche. Lógicamente, este empieza justo lo dejamos y lo hace con sorpresa. El tipo capturado resulta ser la versión alternativa de Tommy (Colin Donnell). Mientras Oliver dialoga con él con la esperanza de convencerlo de que les ayude, este se suicida. Posteriormente veremos como este hecho empieza a causar las primeras divisiones en el otro bando. Al mismo tiempo, Harry Wells (Tom Cavanagh) les cuenta a los demás que existe otro mundo además de los cincuenta y dos ya conocidos, un mundo tan tenebroso que nadie osa en ni probar de llegar al mismo. A partir de aquí todos se ponen en marcha con tal de localizar a sus nuevos enemigos.

Tras unas escenas en las que vemos como Oliver y Felicity deciden empezar a hablar de lo que pasó en la boda y Alex sigue dándole la brasa a Kara con su sentimiento de arrepentimiento por lo ocurrido con Sara, saltan las alarmas cuando los nazis atacan de nuevo. Arrow, Supergirl y The Flash son recibidos por sus respectivas versiones alternativas, quienes han robado una especie de súper bomba. El capítulo cierra con otra espectacular batalla entre ambos bandos con el trío anterior como protagonista acompañados de Alex y Sara. La mala noticia es que esta sólo era una distracción para que Dark Arrow tomará S.T.A.R. lugar en el que Iris, Wells y Felicity se encontraban acompañados de los demás. Esta larga serie de escenas nos deja unas secuencias bastante elaboradas, con unas coreografías muy bien desarrolladas. Probablemente lo mejor de esta primera parte del crossover en cuanto a acción se refiere. Las cosas no podrían acabar peor ya que todos nuestros héroes acaban capturados y encarcelados en Earth-X. Todos menos Iris y Felicity. Además, descubrimos las verdaderas intenciones de los villanos. Estos necesitan el corazón de Kara para salvar a su general de la muerte, algo que convierte a Supergirl en necesaria pero a los demás en prescindibles. ¿Cómo escaparán de lo que parece una muerte segura? Esta noche los descubriremos en la conclusión de este entretenido crossover.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s