“DYNASTY : HOMECOMING”

REVIEW : Dynasty 1×01 – I Hardly Recognize You (Premiere). 

Tras un ciclo en el que se habían desarrollado algunos proyectos bastante interesantes, parece que CW se ha limitado a irse a lo fácil. Un drama militar, la gran moda del momento, y un reboot (otro concepto habitual de la televisión actual) forman sus dos estrenos de otoño. Dynasty es, probablemente, uno de las novedades que más curiosidad puede haber generado entre todo lo que se estrenaba durante estas primeras semanas de temporada, aunque la idea de que hacer una versión moderna de un clásico de los ochenta no deja de ser cuanto menos curiosa para una cadena enfocada al público más joven. La serie viene de la mano de dos reputados productores como Stephanie Savage y Josh Schwartz, responsables de clásicos como Gossip Girl o The OC, además de otras series de la cadena como Hart Of Dixie o The Carrie Diaries, quienes intentarán con ella buscar un ansiado nuevo éxito televisivo para sus créditos.

La protagonista principal de la serie es Fallon Carrington (Elizabeth Gillies), hija de Blake Carrington (Grant Show), dueño del imperio familiar del que esta aspira a tomar el control. Los sueños de Fallon parecen estar a punto de hacerse realidad cuando ella y su hermano Steven (James MacKay) son llamados por su padre a una reunión en la mansión familiar. Fallon sigue trabajando para la empresa como un alto cargo de la misma, mientras que Steven hace tiempo que dejó el rebaño por una serie de diferencias con su padre, un tipo que ya nos advierten que es la de la vieja escuela. Para sorpresa de ambos, el requerimiento es para presentarles a Cristal (Nathalie Kelley), una trabajadora de la empresa de origen latino, a la que Blake presenta como su nueva prometida. Tras varios encontronazos y una divertida pelea con el traje de novia puesto, nos enteramos de que, además, Cristal es quien tomará en la empresa el papel que siempre había soñado Fallon. A partir de aquí empieza una odisea de celos, secretos y manipulaciones varias de la que Matthew Blaisdel (Nick Wechsler), ex pareja de Cristal, acaba siendo la primera víctima, algo que nos deja claro cuales son los métodos de los Carrington. La guerra acaba de empezar y esto nos puede llevar a cualquier sitio. No hay que ser muy listo para adivinar que los triángulos amorosos y las alianzas imposibles serán algunos de sus platos principales.

Dynasty tiene buenas intenciones y sabe a lo que quiere jugar, aunque un guión demasiado genérico y unas actuaciones más bien pobres consiguen que su piloto no vaya mucho más allá de eso, buenas intenciones. Elizabeth Gillies está perfecta en el rol de la clásica niña pija capaz de ser la más zorra del panorama, mientras que Nathalie Kelley logra estar correcta en la mayoría de las ocasiones. El resto del elenco brilla por su ausencia. Pese a contar con algún giro interesante, la puesta en escena de Stephanie Savage y Josh Schwartz es demasiado previsible y por supuesto que lleno de clichés. La falta de ambición y de ganas de innovar en algún sentido es latente desde el primer minuto. Es posible que la serie tenga potencial pero, de momento, aún no han sabido explotarlo. Las próximas semanas serán clave para ver si Dynasty tiene realmente algo que ofrecernos. Aprovecho para recordar que Netflix es quien la distribuye en nuestro país, con un nuevo capítulo disponible cada jueves.

NOTA DEL PILOTO : 6/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s