“THE ORVILLE : UNA NUEVA AVENTURA POR EL ESPACIO”

REVIEW : The Orville 1×01 – Old Wounds (Premiere).

Imaginad que desde pequeños habéis sido fans de algo y que ahora tenéis la oportunidad de hacer vuestra propia versión de ello. Eso es, más o menos, lo que le ha pasado a Seth MacFarlane (Family Guy) con Star Trek y ese es el motivo por el que nace The Orville, una especie de adaptación moderna / homenaje de la clásica serie. Las comparaciones son odiosas y por eso hay que intentar evitarlas. Pese a que The Orville tiene algunos problemas, la verdad es que al final consigue crear un universo propio bastante entretenido, con una puesta en escena envidiable para cualquier serie fuera del cable (y para algunas de ellas -SYFY- también), con unos personajes diversos y una interesante química entre el mencionado MacFarlane y su co-protagonista Adrianne Palicki (Agents Of SHIELD). El problema principal de la serie es el tono. Es verdad que parece que The Orville se siente cómoda en este punto intermedio entre drama y comedia, pero creo que debería empezar a decantarse por uno de los dos lados. Sus intentos de hacernos reír no tienen demasiada gracia, algo casi previsible sabiendo quien es el máximo responsable de la serie, aunque, por otro lado, si que logran crear un ambiente más distendido. Tampoco hay que convertirla en un drama, pero si que tendríamos algo más atractivo si esta decidiera tomar un toque más serio y, sobretodo, dedicar más tiempo a las relaciones entre sus personajes.

La premisa de The Orville es bastante sencilla. En el año 2418 nos encontramos con el capitán Ed Mercer (MacFarlane), un tipo que está pasando por una etapa complicada después de haber pillado a su mujer Kelly (Palicki) en la cama con un alien. A través de unos efectos bastante logrados en todo momento, la serie nos introduce a un universo futurista plagado de naves espaciales, platillos volantes e increíbles avances tecnológicos, todo dentro de un mundo en el que los humanos conviven perfectamente con todo tipo de razas de otros planetas. La Planetary Union, cuyo rostro en la serie es el del Admiral Halsey (Victor Garber), necesita comandantes para sus naves y Mercer ve como una última posibilidad de demostrar lo que vale se presente ante su cara cuando Halsey le ofrece ser el máximo responsable de una de ellas. Su extensa tripulación está formada por  Gordon Malloy (Seth Rogen), un experto piloto que entre otros hábitos curiosos tiene el de beber cerveza de buena mañana, John LaMarr (J.Lee), responsable de la navegación, Alara Kitan (Halston Sage), una joven de raza Xelayan, la cual tiene la particularidad de tener súper fuerza, como jefa de seguridad, un alienígena de seis géneros distintos que orina una vez al año conocido como Bortus (Peter Macon) y la Dra. Claire Finn (Penny Johnson Jerald), la médico de la nave, experta en una larga lista de campos. Junto a ellos, un robot de alta generación capaz de casi todo. Sólo queda un lugar vacante, el de segunda abordo, el cual es para una vieja conocida, Kelly Grayson (Adrianne Palicki).

Su primera misión sirve más bien como presentación y pretexto para establecer las dinámicas entre personajes. Cuando la nave se dirige a llevar un cargamento de suministros a una base científica, descubren que nada era lo que parecía y son víctimas de una emboscada por parte de una raza alien que quiere hacerse con uno de los recursos de la base. Aquí también presenciamos las primeras escenas de acción de la serie, las cuales, igual que el resto del trabajo técnico son más que aceptables. Lógicamente, la relación entre los dos protagonistas es el eje principal de esta primera trama. En ella vemos como, a su manera, ambos buscan reconducir la situación, intentando dejar el pasado de lado. Palicki deja claro enseguida que es el auténtica alma de The Orville.

Cada inicio de temporada nos encontramos con una serie que, por alguna razón, es masacrada por la crítica americana. Igual en este caso no hemos llegado a ese extremo, pero la verdad es que The Orville no ha obtenido demasiados aprobados en el otro lado del charco, algo que, personalmente, me parece un poco desproporcionado. Como decía al inicio de este texto, es cierto que la serie tiene fallos, que sus chistes no tienen gracia y que es inevitable compararla con otras series del género que siempre serán mejores, pero ni mucho menos todo es malo. La serie quiere ser puro entretenimiento para el espectador y eso si que es algo que consigue sin ninguna duda. No hay que darle más vueltas ni buscar tres pies al gato, The Orville es lo que pretende. ¿Para qué pensar en lo que tendría que ser o en lo que pudo haber sido? Yo ya tengo ganas de ver el segundo capítulo. Igual me acabo bajando del barco a media temporada, nunca se sabe, pero de momento me quedo a bordo. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

NOTA DEL PILOTO : 7/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s