“THE LEFTOVERS” SE DESPIDE DEJANDO UNA HUELLA IMPORRABLE

REVIEW : The Leftovers 3×08 – The Book Of Nora (Finale). 

Nothing is answered. Everything is answered, And then it ends. 

Así es como describía HBO la series finale de The Leftovers, sin duda la mejor descripción posible para uno de los mejores y más bellos cierres que recordamos para una serie. Si el objetivo de la misma era despedirse por todo lo alto, lo ha conseguido y con creces. Todos recordaremos The Leftovers como algo especial e irrepetible, una de esas series que salen cada muchos años dispuestas a ofrecernos algo totalmente distinto a lo que solemos ver. En una época en la que el mundo de las series brilla por su saturación, es de agradecer que existan mentes como las de Damon Lindelof, ese hombre que ha dejado de ser (para muchos) el tipo que se cargó el final de Lost para convertirse en el máximo responsable de la fascinante historia de Nora Durst, Kevin Garvey, Matt Jamison, Laurie Garvey, Patti Levin, John Murphy y compañía. Igual que sus personajes, Lindelof ha conseguido redimirse por la puerta grande. No hay más opción que quitarse el sombrero y aplaudir esta obra maestra de la televisión, la cual será recordada durante mucho tiempo.

The Book Of Nora, escrito por el propio Lindelof y Tom Perrotta, dirigido maravillosamente por Mimi Leder, sirve como la guinda perfecta a una temporada fascinante. The Leftovers ha evolucionado un año más, dejándonos su entrega más mística hasta la fecha. Temas como la fe o la religión, los cuales ya habían sido explorados en el pasado de forma trascendente, han sido los grandes protagonistas de una temporada que ha elegido, siempre acertadamente, centrarse mucho más en el fondo de sus personajes que en los misterios propuestos. Pese a que ya estábamos avisados que las respuestas no iban a llegar en masa, a Lindelof y compañía les encanta crear situaciones misteriosas, algo que han explotado hasta el último momento. Esta series finale no ha sido una excepción. Tras una bellísima escena en la que Nora (Carrie Coon) y Matt (Christopher Eccleston) se despedían dejando claro que uno de los dos iba a morir, nos centramos en esta y en su viaje a través de esa máquina que en teoría iba a llevar a Nora con los que se fueron. Jugando con la ambigüedad que siempre ha caracterizado a la narrativa de la serie, nos hacen suponer que Nora fue ahí, un mundo paralelo en el que desapareció el 98% de la población, exactamente al revés de lo que pasó en nuestro mundo. Su historia es que finalmente encontró a los suyos, aunque estos estaban felices y habían reconstruido sus vidas, algo que hacía inútil su viaje, aunque daba un cierre al dolor que había arrastrado durante todo este tiempo. Su historia es que, tras ello, decidió localizar a los científicos que habían construido la máquina en su lado para que la ayudaran a volver, cosa que tardó demasiado en hacer, demasiado para ir a buscar a Kevin (Justin Theroux) como si nada hubiera ocurrido y el tiempo no hubiera pasado. Por suerte, este no se rindió nunca y al reencontrarse le cuenta que ha estado viajando cada año a Australia, empleando sus pocas semanas de vacaciones anuales en buscarla. Salvo para Matt, el tiempo había transcurrido de forma positiva para el resto de personajes, incluso para  Laurie (Amy Brenneman), la cual no se había suicidado, sino que había regresado a casa manteniendo un contacto regular y secreto con Nora.

Ya han pasado unos días desde la emisión del capítulo y el principal debate se ha centrado en si la historia de Nora es real. ¿Sabéis que es lo mejor de todo? Que ese debate es irrelevante. Esa historia es la que Nora eligió contar. Esa historia es la que Kevin decidió creer. Esa es su historia. La fe y las creencias personales de cada uno han sido, desde siempre, un elemento fundamental en The Leftovers y no veo una mejor forma de cerrar su historia que elevando dicha fórmula a su máxima exponencia. Podremos debatir y teorizar durante años pero, al final del día, nunca sabremos qué pasó realmente. Ahora somos nosotros los que ahora tenemos que tener fe en lo que nuestros protagonistas han aceptado como real. The Leftovers ha acabado convirtiéndose en una bonita historia de confianza en todos los niveles.

Alguien escribió la siguiente frase : “Lo que importa es el viaje, no la meta. Lo que importa es el camino que no tiene retorno. Lo que cuenta no es el resultado, sino el esfuerzo, el reto, no el fin. Lo que importa no es la vida, sino estar vivos”. Esta bonita reflexión me parece que es la mejor moraleja que podemos sacar de The Leftovers, una serie que desde el primer día siempre ha dejado claro que lo verdaderamente importante eran las personas, sus ganas de salir adelante y sus relaciones personales en un momento tremendamente oscuro para la humanidad. La serie nunca tuvo como objetivo el resolver las preguntas planteadas, sino el mostrarnos como se podía vivir con ellos. Esa es la razón principal que hizo de The Leftovers algo tan especial, un místico viaje que difícilmente volveremos a repetir.

NOTA DE LA FINALE : 9.5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s