“QUANTICO : UP IN THE AIR”

Tengo que admitir que Quantico me ha sorprendido, han ido directamente al grano para enseñar cómo Alex puede ayudar a acabar con el AIC desde dentro y, a falta de un capítulo, ya no parece tan descabellado que la historia quede bien atada. Algo que, teniendo en cuenta que la serie todavía no está renovada, es muy recomendable para no dejar a los fans en el aire. Repasemos el penúltimo episodio:

JAKE MCLAUGHLIN, PRIYANKA CHOPRA

Desde la subida de Roarke al poder, todo el equipo está en standby, esperando a que, en cualquier momento, alguien venga a arrestarlos; mientras que el nuevo presidente de Estados Unidos trabaja a marchas forzadas para deshacer todo el trabajo de Claire Haas. Y cuando Owen detecta que la base de datos del AIC ha sido desconectada y pide ayuda al resto, sólo Shelby está dispuesta a trabajar; Ryan y Raina no quieren saber nada del asunto. Alex consigue “escapar” para ayudarles y deducen que va a haber algún ataque inminente, de lo contrario no lo habrían desconectado. Sin embargo, entre tres no van a poder hacer mucho, por ello piden ayuda de Miranda, el hacker Will Olsen y Matthew Keyes, dispuesto a colaborar pese a lo ocurrido con Alex, porque lo hizo para infiltrarse entre los terroristas. Ryan y Raina también acaban ayudando.

Pronto descubren que el ataque del AIC será en varios aviones, al estilo 11-S, y -como no pueden evitarlo desde el búnker- Raina se entrega a las autoridades para distraer a los agentes mientras que sus compañeros salen del cuartel. Así, Miranda, Owen y Will van al FAA (control aéreo), Shelby va en busca de Clay para pedirle ayuda, y Alex vuelve a Greypool, para investigar desde el AIC; allí se encuentra con Alice Winter, a la que consigue convencer para que le dé información sobre el ataque, y la acaba dejando inconsciente para saber exactamente qué aviones son el objetivo, justo antes de que Alice vuelva a despertar. Mientras, Shelby se encuentra con un Clay borracho y drogado, devastado porque Maxine ha roto con él (aparentemente porque ya no era hijo de la presidenta y no tenía valor socialmente). El chico intenta besar a Shelby, pero ella le para y consigue que entre un poco en razón para conseguir el código de seguridad para ordenar el aterrizaje forzoso de aviones.

Después de evitar todos los ataques, el presidente Roarke se saca un as de la manga. Les convoca a todos a la Casa Blanca, donde les presenta en una conferencia de prensa como héroes que han evitado un gran ataque. Con eso, mata dos pájaros de un tiro: desbarata todas las coartadas que tenían como espías para el FBI o la CIA, y demuestra que las dos agencias trabajan mejor como una sola, algo que se podría hacer si modificaran la constitución. Pero el grupo es consciente de que dejar que Roarke modifique el documento es muy peligroso, y tiene 100 días para crear una nueva misión y evitar que ocurra. Algo a lo que Alex llama, convertirse en terroristas. La verdad es que este capítulo fue más directo que los anteriores, y aunque puede que tengan que hacer una gran elipsis teniendo en cuenta que sólo queda un episodio, es posible cerrar la trama. Habrá que ver qué ocurre, y si renuevan la serie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s