“SHOTS FIRED : BLACK IS BLACK”

REVIEW : Shots Fired 1×01 – Pilot (Series Premiere).

Con American Crime Story arrasando en todas entregas de premios y series como American Crime sobreviviendo a las bajas audiencias gracias a sus grandes críticas recibidas, cada vez son más las cadenas que apuestan por su propia visión del formato miniserie criminal en la que, además del crimen de turno, se proponen profundas exploraciones a temas polémicos y/o controvertidos de rabiosa actualidad. Es el turno de la FOX, desde la cual nos llega Shots Fired, uno de sus últimos estrenos de la presente temporada.

Shots Fired no tiene ningún fallo demasiado destacable. Es una serie correcta, con una idea clara sobre lo que quiere contar, con un extenso material para explorar y cuenta con un elenco y personajes más que aceptables. ¿Qué falla entonces? No tiene nada que destaque entre la multitud de cosas que nos propone. Como es habitual, FOX llega dos años tarde a la fiesta. No hace falta ni irnos a la ya mencionada American Crime (ABC), incluso la franquicia Chicago (NBC) ha explorado en más de una ocasión tanto las reticencias que hay en los suburbios habitados por gente de color a la hora de confiar en las fuerzas del orden, como historias en las que un agente ha disparado a un sospechoso que al final resultó ir desarmado. Es cuando te das cuenta de ello, que Shots Fired se convierte en algo aburrido e incluso monótono. Con tantas series similares encima de la mesa o tienes un plus que te convierte en algo distinto o es muy complicado que el espectador se quede contigo, cosa que suele pasar demasiado a menudo con estos productos de las networks que intentan parecerse demasiado a lo que vemos en el cable.

La narrativa nos es contada desde el punto de vista de un abogado y una investigadora del departamento de justica, estos son Preston Terry (Stephan James) y Ashe Akino (Sanaa Lathan). Hay química entre ellos y ambos tienen suficiente material como para empezar a desarrollar sus personajes, aunque, al final del día, tampoco pasan de ser la clásica pareja convencional de una serie criminal. El resto del elenco cuenta con grandes nombres como Stephen Moyer, Will Patton, Helen Hunt, Richard Dreyfuss o Jill Hennessy, aunque, por ahora, ninguno de ellos ha tenido suficiente tiempo en pantalla como para despuntar. La dirección de Gina Prince-Bythewood (Love & Basketball) es igual de correcta que el guión escrito por ella misma y su compañero Reggie Rock-Bythewood. Consiguen enlazar de forma perfecta las dos tramas principales, además de darle un buen empujón inicial a los personajes pero igual que el resto de elementos de la serie, pecan de demasiado convencionalismo.

En definitiva, el único aliciente que nos queda en los nueve capítulos restantes es el de resolver los dos casos abiertos, suficiente si la serie consigue arrancar. Hay potencial para hacer algo interesante con un tema que, pese a que como he dicho anteriormente, ya está muy explotado, siempre consigue dar de si, sobretodo por sus acertados reflejos en la sociedad americana actual. Estas historias están a la orden del día y la televisión siempre ha conseguido aprovecharlo.

NOTA DEL PILOTO : 5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s