“HEARTBEAT” : REVIEW

Ya estamos en plena mid-season, lo que significa que entramos en unas semanas en las que los estrenos de las networks estarán a la orden del día. Tras dos comedias, NBC estrena su primer drama de dicha parte de la temporada, Heartbeat,  una serie que nos viene retrasada del otoño, por el embarazo de Melissa George.

Tras un ciclo de desarrollo protagonizado por los dramas médicos, esta temporada han llegado una buena tanda de novedades dentro del género, algunas más oscuras como Code Black (CBS) o algunas más estrictamente clásicas como Chicago Med (NBC). Tras ellas, llega Heartbeat, un producto distinto a ambos, que recuerda más a una serie de la CW, sobretodo por los esperpénticos primeros minutos de su piloto, que a un drama puramente médico, pese a los varios clichés utilizados para intentar adecentar algo en la que nos tienen que importar tantas cosas que al final pasamos de todo.

Heartbeat es una serie mala. Sin más. La típica serie de mid-season cuyo nivel está por debajo de los estrenos de otoño, que la cadena acaba emitiendo a ver si suena la flauta. Su falta de ambición es más que evidente, mientras que su innovación es nula, pero lo peor de ello es que parece que esto esté hecho adrede, sin aspiración alguna.

heartbeat1

Basada en la vida real de la Dra. Kathy Magliato, productora de la serie junto a su creadora Jill Gordon (My So-Called Life), su trama sigue la vida profesional y personal de una brillante cardióloga llamada Alexandra Panttiere (Melissa George), responsable del departamento de innovación del hospital en el que trabaja, por lo que semana a semana la veremos trabajando en los casos más complicados que se nos puedan ocurrir, posiblemente uno de los pocos alicientes de la serie, pese a que tampoco es novedad.

En su vida personal, vemos como le toca lidiar con sus dos hijos, preciosos, por cierto, y con su ex marido Max (Joshua Leonard), una ex estrella del rock, salido del armario. Todo esto forma una trama tan cargada que al final no profundiza demasiado en nada, y cuyo principal problema es que depende demasiado de su personaje protagonista, una chica que vive en un mundo maravilloso en el que ella es la estrella y el centro de atención, cuyo mayor dilema es el de formar parte del clásico triángulo amoroso de este tipo de series.

imrs

Melissa George es una actriz solvente y contrastada, pero entre que el rol no está hecho para ella y que su vena semi-cómica parece estar un poco oxidada, su actuación es para olvidar, lejos de su último y maravilloso papel protagonista en Hunted. Su personaje quiere dejar tan claro que es diferente y que los pacientes son su vida, que a los diez minutos se hace pesada. Junto a ella, en el papel principal masculino, tenemos al Dr.Pierce Harrison, pareja de Alex, personaje interpretado por David Annable, un actor que rápidamente nos deja claro porque lleva años deambulando por series mediocres como 666 Park Avenue o Red Band Society. Ambos están rodeados por un grupo de secundarios tan pobres como la serie, que no aportan nada a la misma en ningún momento, por mucho que lo intenten.

NBC lleva un par de temporadas mejorando, en los últimos tiempos ha conseguido lanzar la exitosa saga Chicago, afianzar un gran éxito como The Blacklist y estrenar a lo grande su nueva Blindspot, pero dentro del acierto general siempre tienen que haber productos que cojean o que, simplemente, son malos. Esta serie es un claro ejemplo de ello. Ni llamándose Chicago : Heartbeat daría para más.

NOTA DEL PILOTO : 4/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.