CHICAGO FIRE – I WALK AWAY (4×03 REVIEW)

Esta semana, y después de mucho tiempo, Chicago Fire ha tenido un capítulo entretenido, algo que echaba bastante de menos, y que desde luego se agradece. O a lo mejor es que me pilló de buenas, quién sabe.

Lo único más destacable del capítulo anterior fue el hecho de que Dawson y Casey anunciaron el embarazo a sus compañeros, y Gaby pidió un traspaso a Incendios Provocados. No voy a hablar de la facilidad con la que cambian de departamento en esta serie, pero os hacéis una idea de lo que me cansa.

Por otro lado, el tema «cuaderno de Katya» parece estar ya cerrado. Y menos mal, porque toda la trama del club de striptease lleva sobrando desde el principio. Voight apareció en escena para llevarse detenido a Nesbitt justo cuando éste se proponía disparar a Casey tras haber encontrado el cuaderno.

Pero yendo al grano, el incendio de la season premiere en un edificio donde traficaban con droga (y en el que además hubo una víctima mortal) está empezando a traer cola. Los vecinos, lejos de ayudar, se dedicaron a obstruir la calle y cortar el paso a nuestros amigos de la 51, que ahora andan siendo investigados por negligencia. Esto además podría costarle el puesto a Boden.

Aunque en un principio nadie quería testificar, como agradecimiento por salvarle la vida a su marido, una mujer les entrega un vídeo grabado por su hijo que prueba la falta de colaboración por parte del vecindario.

Siguiendo con más tramas arrastradas desde el principio de la temporada, han decidido darle un final feliz la obsesión de Brett con el bebé al que salvaron. Gracias a ayuda del Dr. Charles (a quien últimamente hemos estado viendo en Chicago PD y al que pronto veremos en Chicago Med), Brett consigue localizar al padre de la criatura y dejar de aburrirnos con su drama.

Al menos el nuevo por fin ha hecho algo más aparte de poner cara de circunstancia. Casey cree que Borregui Borrelli tiene potencial, y a lo largo del capítulo hemos visto su entrenamiento.

Photo from the episode "I Walk Away"

Probablemente el momento que más me ha gustado ha sido el del rescate de una familia atrapada en el ascensor. Convencida de que la tabla usada para comunicar ambos ascensores se partiría en dos, me  tuvieron cinco minutos en tensión. Por suerte, nadie resulta herido.

Igual que me quejo cuando meten tramas absurdas o la cagan demasiado, siempre reconozco lo mucho que se curran los rescates.
El día que empiecen a liarla con eso será cuando tengamos que preocuparnos.

Como decía, Dawson ahora está en Incendios Provocados (y con una ecografía pendiente) investigando el incendio, cuando llega a la conclusión de que el causante del fuego puede ser el nuevo propietario, Roger Maddox, un promotor de bienes raíces que según Jaime, la nueva novia de Severide, es escoria. Y es que es demasiada casualidad que en el último año haya comprado cuatro propiedades quemadas. Aun así, Duffy (el nuevo jefe de Dawson) no cree que haya suficientes pruebas para arrestarlo, ya que no sólo están acusando a alguien de piromanía, sino también de asesinato.

Otra de las cosas que me gustan de esta serie es la relación entre los personajes, esa familia que forman. Cuando Duffy le da la «patada» a Dawson, ella recurre a Boden con ciertos datos , y él no tarda en hablar con el periódico local, y de paso meterse en un jaleo con Riddle por sus declaraciones contra Maddox.

El plot twist nos llega cuando nos enteramos de que Jaime ha usado la investigación de Dawson para salvar su propio culo de un despido asegurado al representar a Maddox en su demanda contra el departamento de bomberos. Parece que Severide se precipitó un poco al prestarle su coche y dejar que usase su camiseta de hockey. Ups.

Cuando Boden y Dawson van a la oficina de I.P. para recoger las pruebas que respaldan las acusaciones, se encuentran con que los archivos han desaparecido (¿Suzie? ¿Jaime?). Justo entonces deciden dejarnos con un cliffhanger en el que vemos a Gaby retorciéndose de dolor en la silla.

No puedo decir que el final me haya pillado desprevenida, ya que llevaba esperando algo así desde el final de la temporada anterior..
Aún me sorprende que no mataran a Donna o al Baby Boden, pero dudo que sean capaces de dejar pasar un drama así teniendo a Dawsey como protagonistas.

Photo from the episode "I Walk Away"

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.