EL TRAUMA DEL DINERO – CASTLE 8X02 REVIEW

Cuando los escritores, en pos de la vida, el dinero y la trama, se consideran Dios y deciden interrumpir la progresión natural de un personaje para poder alargar la vida de una serie artificialmente suceden cosas como este XX, o el episodio 8×02.

Hawley y Winter hablan de respeto hacia los personajes, pero considero que no se lo han tenido en lo más mínimo. Nos hemos metido en la máquina del tiempo, hemos hecho un viaje al pasado y nos hemos colado en la temporada cuatro mientras Kate intentaba derribar el famoso muro porque adoraba al que hoy por hoy es su marido. Por cierto, que ni la muralla china, el dichoso muro. Que ni con excavadoras, dinamita… no se cae ni aunque se presente Miley Cyrus en su breaking ball. Prefiero expresar con ironía mi total desacuerdo ante este planteamiento que apesta a intento desesperado de los nuevos showrunners por recuperar un tira y afloja que echamos de menos.

En eso estamos de acuerdo: nos hace falta la tensión sexual, la vidilla, ese quiero y no puedo comerte la boca porque hay ciento cincuenta cosas que nos separan. Sabía desde el primer momento en el que comenzaron a darnos adelantos que nuestra parejita iba a romper. Stana y Nathan son buenos actores pero su culo estaba muy cómodo en ese matrimonio de ficción. Tenía verdadero miedo de esa separación porque pensaba que sería algo gordo, muy gordo, a la altura de separar a dos personas que han luchado por estar juntas intensamente, sobre todo él, que cogió pico, pala y paciencia e intentó derribar los problemas, las dudas, las inseguridades y la cabezonería de la mujer que amaba con tal de que viese que juntos podían ser increíbles.

Y ella lo vio. Con el trauma que tenía no hubiese dado un paso semejante si no se hubiese dado cuenta de que Castle era realmente la única persona capaz de mimetizarse con ella perfectamente, si no considerase que podía abrirse con él totalmente. Ambos son reservados, tienen problemas de comunicación y son testarudos, pero al final siempre hacen equipo para salvarse ellos y salvar al mundo. Esa es la base de ese matrimonio. Se adoran, se quieren incluso en las pequeñas cosas y eso lo hemos podido ver a lo largo de toda la serie.

Beckett 8x2

Ahora bien, y yo digo, si esto es así, si Beckett, como persona traumada que es, se decidió a dar el paso, es que se vio lo suficientemente fuerte como para intentarlo.  Ni de broma hubiese empezado con él si seguía rota, porque una de las cosas que le asustaba de su compañero es lo vulnerable que le hacía sentirse, el reto que suponía. Tuvo los dos pies en el suelo. No se arriesgó. Sabía lo que pasaría, sabía que había una oportunidad real para ellos. Entonces, ¿a qué viene revolver la mierda, volver a lo mismo, repetir los mismos patrones?

Su relación con Castle siempre ha estado basada en la admiración que él sentía por ella, en su deseo de alcanzarla y en el uso que ella hacía de esa posición, al final ya con remordimientos, sabiendo que lo llevaba como un perrito faldero porque él le quería y ella no se podía decidir. La paciencia del escritor ha sido encomiable y romántica, capaz de derretir murallas, estatuas, edificios y lo que haga falta, pero en el momento en el que ella le dijese que sí, estaba claro que las tornas de esa relación tenían que cambiar, que Beckett ya no podía seguir escudándose en sus problemas para tratarlo como le viniese en gana, porque señores, eso casi es maltrato psicológico. Ahora sí, ahora no, ahora sí, ahora no… Queridos Winter y Hawley eso es jugar seriamente con los sentimientos de una persona e incluso denigrarla. Esas cosas a un ser humano real, verdaderamente enamorado, lo atormentan.

 Sus motivos ya no son fuertes, ya no hay un trauma original: es la misma historia de Bracken estirada hasta el aburrimiento. Es poner una cara nueva tras la misma conspiración. Es poner nuevos muertos que sustituyan a la madre de la ahora capitana y le revuelvan las tripas. No es una obsesión. Es una falta de respeto. Hacia el personaje como tal, hacia Castle como persona si existiese y hacia los fans que se han comido la historia de una evolución que acabáis de dinamitar hasta los cimientos. Una mujer que se casa con el amor de su vida, con el que ha pasado por tantas cosas, aprende y añade condicionantes nuevos a su modo de hacer y vivir. Sus prioridades son distintas. Escapar de la persona con la que has decidido compartir toda tu vida habla muy pobremente de tu compromiso con la relación. ¿Qué la pones en peligro? ¿En serio? ¿Pero cuando ha estado ese hombre a salvo? Además, Beckett ha tratado psicológicamente sus problemas, se ha enfrentado a ellos de cara, ha encontrado armas mentales para hacerles frente y lo ha conseguido. Claro que el trauma sigue ahí, pero no me creo un ataque de pánico enorme que te haga salir despavorida tras tantos años, hiriendo a la persona que más quieres. Lo primero que buscas son soluciones en tu cabeza contra el mismo enemigo. Esa estrategia ya no funciona. Ya no.

Castle Castle 8x2

Diréis que necesitabais romper a la pareja. De acuerdo. Seguro que en vuestra tarjeta de visita pone que sois creativos: CREAD. Os habéis ido por el camino fácil, tomando una historia ya cerrada. Tan fácil y tan cerrada que ya huele. ¿Me extraña que sigas viva? ¿Esto es más grande que tú? ¿No sabes en dónde te estás metiendo? Por favor, eso se lo dijeron ya hace cuatro temporadas y ahí sigue, tan a gusto. No me interesa la trama «nueva». El tío megaimportante ultrasecreto de la CIA será otro Bracken, que a su vez tendrá otro jefe y así hasta que a la cadena le interese no renovar. Lo de siempre. Me aburro. ¿No había más líneas argumentales interesantes, como por ejemplo LA DESAPARICIÓN DE CASTLE? A mi ese me parece un motivo de ruptura genial si se hubiese llevado bien e ignorásemos la bazofia a medio digerir que nos ofreció Amann en el 7×20 y por la que le tendrían que haber quitado la licencia de escritor de por vida.

Este no es el progreso lógico de los personajes. Diréis, pero es que a veces algo muy fuerte y gordo golpea e interrumpe tu vida, no permitiéndote seguir adelante de modo normal. Ya, lo sé, y sé que es lo que habéis pretendido hacer en este XX pero os ha salido vergonzosamente mal. La excusa que habéis puesto es demasiado pequeña para separar algo tan sólido como la unión que nos habíais planteado todo este tiempo. Es que no solo se atraen, es que se quieren y lo saben. Separarse es ridículo. Y que Castle, en vez de cabrearse como un mono y no dirigirle la palabra a su mujer, un poco cansadito ya de sus bipolaridades, vaya a tomárselo a coña en los siguientes episodios ya me parece el colmo. ¿Le queda algo de dignidad al buen hombre? ¿O tiene síndrome de Estocolmo? ¿Para qué quieres recuperar a una mujer que se aleja de ti en cuanto tiene un problema gordo y te falta al respeto de ese modo? ¿Te gusta sufrir, o qué? Que vale que el personaje es un tío positivo, pero esto ya es demasiado. ¿Y su familia se va a quedar tan tranquila? Porque si a mi padre o a mi hijo le torean de semejante manera yo no querría volver a ver a la susodicha entrar por la puerta. Castle y Beckett no son así, no sin una buena excusa, no sin un verdadero peligro, un gran problema. ¿Esta es la imagen que queréis dar de los personajes que, teóricamente, adoráis?

Castle 8x2 1

Al igual que la semana pasada os alabé, queridos showrunners por las cosas que habéis hecho bien en esta nueva temporada (Alexis y Hayley juntas son una pasada), ahora os digo que veo lo que queríais hacer pero que lo habéis hecho fatal. Me duele el cómo, la falta de respeto hacia una serie de años, hacia su esencia, sus personajes y su audiencia. Por dinero. Por cometer el eterno error de la sobreexplotación televisiva y traicionar universos, realidades, arcos y personalidades por ella. Solo espero que, al menos, a partir de ahora podamos divertirnos con la serie, que de verdad la tensión nos mantenga en vilo, y cerréis esta temática de un modo verosímil y digno para sus personajes, aunque tengo claro que eso no es lo vuestro. Si Marlowe levantara la cabeza…

Cuestiones finales de vital importancia: ¿Qué pintaba la madrastra en todo esto, además de ser una bocazas? ¿Por qué nadie se ha preocupado por la chocotilla que se churrusca al final? ¿Por qué Luke solo le pone camisas de cuadros a Castle para estar por casa? ¿Por qué a Stana nunca se le ve el ombligo y le ponen pelucones en vez de dejarle su pelazo original? ¿Por qué es tan sencillo shippear a Hayley y Alexis? ¿Por qué un escritor acierta a la primera a la hora de disparar a un asesino a sueldo perfectamente entrenado con una pistola que acaba de salir disparada de su mesa? ¿Por qué será que el nuevo, Vikram, me da TAN mala espina? ¿A qué venía ese beso supuestamente desesperado pero tan aleatorio? ¿Por qué Castle primero se cabrea mucho con su mujer porque le oculta cosas y en el siguiente capítulo está tan encantado de la vida con la idea de pelear por ella? ¿Por qué cuando Beckett se pira de casa deja la puerta abierta? ¿No es suficientemente dramático dejar al amor de tu vida porque se te ha ido la pinza que tienes que dejarle contemplando el quicio con la esperanza de que vuelvas? ¿Por qué me ha dado pena que Bracken tenga ese final?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.