CHICAGO FIRE 3×20 – REVIEW

Chicago Fire 3×20 – You Know Where to Find Me (SPOILERS)

Anteriormente en Chicago Fire…
Un ex bombero propietario de un club de striptease contrató a Casey para un trabajo; Severide resultó gravemente herido al hacerle un placaje a un tío que se voló por los aires con una granada de mano; el abuelo de PeterMills les dejó de herencia un restaurante en Carolina del Norte.

Estamos en el capítulo 19DS y a sólo 3 episodios de acabar la temporada, y esta semana nos ha tocado decirle adiós a otro personaje.

Por suerte para Charlie Barnett, a PeterMills le dieron una buena despedida, algo raro en esta serie. Y encima lo dejaron vivo, algo que es todavía más raro.

Y siguiendo con cosas raras, fue un capítulo que me gustó, no porque no vayamos a volver a ver a PeterMills, sino porque tuvo algo.

Con la baja de Severide a causa de su operación en el episodio anterior, Rice le sustituye como teniente, dejando un hueco libre en el Escuadrón que Boden decide devolverle a PeterMills.
¿Y quién le sustituirá a él en la ambulancia? Pues en un principio, McAuley, ése hombre que alegra a todo el mundo con su optimismo. Pero Dawson se ofrece como voluntaria, dejándome con las ganas de ver el dúo McAuley-Brett, que seguro hubiera sido unas risas.

No como la liga infantil de hockey con el hijo de Herrmann, o Capp, Cruz y Otis suplicándole a Casey que les deje ayudarles con el trabajo en el club de striptease, o Severide tirándose a April.

Chicago Fire

Además, su regreso a la ambulancia ha significado la vuelta de Dawson, la paramédico ninja. Esta vez no ha lanzado patadas o puñetazos, no, ha ido a lo práctico y directamente  ha lanzado la camilla a lo Shay para callarle la boca a un chaval que amenazaba a Brett con una silla y que pretendía partirle la cara a otro chico.

PeterMills saca del apuro a Rice cocinando una lasaña para el cumpleaños de su cuñada, y es allí donde se da cuenta de que a pesar de insistir en que su sitio está en la 51, quizá sea hora de dejar de perseguir el fantasma de su padre y empezar a seguir su propio camino, mudándose a Carolina del Norte con su hermana y a su madre para ayudarles con el restaurante, como más tarde le contaría a Boden y al resto de sus compañeros, que no encajan muy bien la noticia. Sobre todo Dawson, a quien PeterMills le pide que vaya con él y termina besando después de la fiesta de despedida en el Molly’s.

Como decía, PeterMills tuvo una buena (y emotiva) despedida en un capítulo en el que se encargaron de aprovechar bien su personaje por primera y última vez, haciéndole salvar la vida a un hombre que había sufrido un infarto al volante e incluso adivinar cómo un tío había terminado empalado a un poste de luz (al final no tuvo nada que ver banana, bandana, Montana, cabana, bad mamma yama, Pamplona…), haciendome recordar la vez en la que PeterMills quiso ser policía y todo quedó en una simple charla con Antonio en el lavabo.

Sinceramente no pensaba que nos quitarían a PeterMills de encima tan pronto, ya que en cierto modo, la serie «comenzó» con él.
No digo fuera el prota (todos sabemos que son Casey y Severide), sino que era el típico novato al que se suponía que veríamos crecer a lo largo de la serie, pero ya veis que aquí nadie tiene el puesto asegurado. Y a juzgar por la sinopsis de la season finale, puede que el próximo en caer sea Boden o Cruz. Espero que nos compensen la innecesaria muerte de Shay dándonos una alegría cargándose a Cruz.

Chicago Fire

3 Comments

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.