Chicago PD 1×14 – Review

Imagen

Chicago PD 1×14 – The Docks (SPOILERS)


Anteriormente en Chicago PD…
Jin trabaja para Stillwell; Charlie, un colega de Lindsay, apareció por allí; Pulpo aprovechó su “salida” de la cárcel para matar a Belden y dos guardias, y dejar herido a Antonio.

Normalmente estas tramas de “chico malo llega para remover el pasado de alguien” no suele gustarme, básicamente porque suelen tener una solución bastante cutre, y por supuesto con esto de Lindsay y Charlie no iba a ser diferente.

Charlie quiere ver a Annie y ella quiere que Lindsay esté presente cuando eso pase. Tras una quedada rápida en un restaurante, parece que Lindsay le debe una a Charlie, que ya anda tramando algo.

Mientras Antonio se recupera en el hospital (sin la visita de su hermana, fallo por parte de los guionistas) Voight y el resto se encargan de encontrar a Pulpo. De paso nos enteramos de varias cosas random como que el padre de Voight, también policía, estuvo en ese mismo hospital cuando le dispararon; o que Antonio y Platt estuvieron en la misma patrulla cuando era novato cuando ella se llevó un balazo en la cadera, y que gracias a él sigue viva y tras el escritorio de la comisaría. Seguramente soy la única que llevaba toda la temporada pensando en cómo Platt fue a parar ahí.

Voight deja claro que en cuanto encuentren a Pulpo, él y Olinsky se asegurarán de que no regrese a la cárcel, y eso es algo que a Halstead no termina de gustarle.

A veces Ruzek tiene ideas guays, como la de coger a un poli que hable español para amenazar por teléfono a Anthony Timpone, el abogado de Pulpo, y así tener una excusa para ir a visitarle sin una orden. El abogado les da el nombre de Neil Bunker, un falsificador de carnets y tarjetas de crédito, que tarda poco en rendirse a los encantos de Olinsky. Y cuando digo encantos, me refiero a sus amenazas, claro.

Imagen

Justo antes de dar con la mujer y el hijo de Pulpo y llevarlos a comisaría, Voight echa a Sumner de su Unidad transfiriendola a narcóticos. Porque sí.

Y porque está harto de tener topos detrás de él informando a Asuntos Internos de todo lo que hace. Lo que todavía no sabe es que Jin también anda metido en el saco. Y que Platt le pilló en el ordenador de Voight “instalando” un nuevo software para reporte de incidentes.

Con Summer fuera del equipo, Burgess y Atwater son cadidatos a entrar en la Unidad de Inteligencia, y como buenos colegas, acuerdan que ambos merecen el puesto y que no se enfadarán con el que lo consiga. Al final, Voight se lo da a Atwater por el simple hecho de que Burgess y Ruzek se gustan y no quiere líos amorosos en su Unidad.

En mi opinión, Burgess se lo merecía mucho más que Atwater, pero qué le vamos a hacer.

Antes de irse, Summer le da un informe a Lindsay que les lleva hasta Stephan Nestrov, un ruso que intentó pagar la fianza para sacar a Pulpo de la cárcel. Y eso que en teoría los rusos y los colombianos se odiaban. Para traducir los e-mails del portátil de Nestrov y poder comunicarse con él, a Voight se le ocurre traer a Otis.

No es que me queje (mucho), pero no me gusta que estén emitiendo las dos series sin seguir la misma línea temporal. Primero porque queda horrible, y segundo porque es muy lioso. Además, Chicago Fire terminó la temporada una semana antes que Chicago PD, y tal y como acabaron, lo de ver a Otis ahora aquí es bastante raro. Luego volvedme a preguntar por qué la idea del spin-off con los médicos (que está oficialmente descartada) no me entusiasma.Tampoco veo la necesidad de hacer otro spin-off y convertir la serie en una especie de CSI cubriendo oficios en lugar de cuidades.

Imagen

Como iba diciendo, Otis sirve de traductor entre Voight y Nestrov. Resulta que Pulpo les dio un millón de dólares en cocaína y por eso está en deuda con él. Nestrov también les dice que Pulpo está en uno de los trailer que van a enviar a Moscú.

Y como en esta serie son todos muy listos, tardan menos de dos segundos en encontrar el camión con Pulpo dentro. Voight y Olinsky se lo llevan de paseo con intención de tirarlo al río, pero por el camino tienen una charla en la que Olinsky le confiesa a Voight que desde que mataron a Browning hace 20 años no ha conseguido dormir bien.

Voight y Olinsky se preparan para tirar al agua a Pulpo (¿son conscientes de los chistes que se pueden hacer con esto? .encadenándole y poniéndole unos bloques de hormigón. Ya que estaba, Voight le suelta un par de guantazos a Pulpo. Creo que ya lo he dicho un par de veces, pero me encantan las bofetadas de Voight.

El caso es que justo antes de lazarlo al agua, Jay aparece por el muelle para impedirlo. Ni él ni Antonio (ni Olinsky) quieren cargar con la muerte de Pulpo en sus conciencias, y aunque de ser otro personaje, Voight hubiera pasado de ellos y lo hubiera matado igualmente, prefiere callarse, aceptarlo e irse de allí.

Más tarde Voight y Halstead tienen una charla en un bar donde Hank le dice que él se encarga de las cosas en su momento, intentando hacer lo mejor para la ciudad, y sin importarle lo que puedan pensar los demás.

Como final, nos dejan una escena bonita de Voight visitando el muro de los policías muertos durante servicio, donde vemos el nombre de su padre, Richard Voight.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.