Chicago Fire 2×07 – Review

3443070

Chicago Fire 2×07 – No Regrets (SPOILERS)

Anteriormente en Chicago Fire….
Boden le dio a McLeod su carta de renuncia  esperando que eso fuera lo mejor para la Estación 51; la mujer de Benny le dijo a Severide que no había sabido nada de su marido en meses; Antonio le dijo a PeterMills que sería un gran poli; la mujer de Clarke le abandonó hace meses; Casey sigue cuidando de los hijos de Heather; Shay fue testigo del suicidio de un paciente y aún está trastocada por ello; PeterMills le dijo a Boden que la causa de que sus niveles de osteopontina sean altos podría significar envenenamiento por amianto.

Esta semana empezamos con Boden en el hospital haciéndose una resonancia para saber si tiene cáncer de pulmón o no. Pero los resultados tardarán un día. Por lo pronto, 3 de sus antiguos compañeros han muerto de eso (y ninguno era Walter White).

Casey, Griffin y Ben están en casa jugando al rugby (por mucho que se empeñen, eso no es football), algo que termina con un vaso roto y un G.I. Joe decapitado. Dawson llega justo a tiempo para ver éso último y cargar con el muerto. Mientras Dawson le pega la cabeza al muñeco, Casey le enseña el folleto de una cabaña a la que tiene intención de llevar a los niños, pero Heather le llama por teléfono. Acto seguido vemos a los chavales la mar de contentos al escuchar que su madre vuelve a casa.

Severide va a hablar con la chica a la que vio con su padre pero en cuanto le dice que está casado y con hijos, ella le corta el rollo diciéndole que es hija Benny. Menudo putón está hecho Benny también, ahora ya sabemos a quién ha salido Severide.
Severide le echa en cara a Benny que les abandonase a él y a su madre, y cree que hacerse cargo de la Estación es otra forma de limpiarse las manos con lo de su mujer y Katie.

PeterMills llega a la Estación con su madre y todos están encantadísimos de volver a ver a MamaMills por allí, incluso Boden, con el que se queda un rato mirándose. Lisa, la mujer de Clarke aparece por allí dispuesta a hacer las paces con él, pero Clarke no está interesado.

Imagen

Dawson le pregunta a Severide si sabe dónde está Shay porque en 5 minutos van a pasar lista. Y hablando de listos, él le contesta con un no lo sé Dawson, no soy su niñera“, algo que me parece genial por su parte, teniendo en cuenta por lo que está pasando Shay, que aun así en el capítulo anterior fue a buscarlo cuando se tiró casi 24 horas dentro de una excavadora. Claro que no eres su niñera Severide, porque ella es la tuya.
Es la única que aguanta tus dramas, por alguna razón que aún no entiendo.
Shay debería haberse peleado con el capullo de Severide en vez de con Dawson.

Shay se digna a aparecer por la Estación en el coche chatarrero de Devon diciendole a Dawson que ha estado ocupada. Dawson al verle el brazo lleno de pulseritas y sellos de clubs y pubs, le contesta algo del tipo “ya veo”, y Shay le mira con una cara del tipo “que te den”.

Boden por fin les anuncia a los chicos su retirada del cuerpo de bomberos y lo orgulloso que está de todos ellos, pero antes de que puedan montar un drama, mi amiga la del altavoz les avisa de un accidente de tren: un descarrilamiento múltiple, con al menos un centenar de heridos entre los vagones, coches y el almacén contra el que chocó el tren, además de un camión volcado lleno de propano líquido listo para saltar por los aires.

El primer problema es la pérdida de presión en la bomba de agua, y de agua en sí.
El segundo es que la ayuda que solicitan viene de la otra punta de la ciudad.

Dawson se queja por la falta de etiquetas de triaje y Shay se ofrece a ir a buscarlas a la ambulancia después de quedarse medio en shock al verse las manos llenas de sangre. Casey llega a la zona de triaje con un hombre que está perdiendo sangre a casua del hierro que tiene atravesándole la pierna, y que busca a su hija de 10 años.
Después Shay se queja porque piden ambulancias y les traen coches de policía. Típico.
Uno de esos polis va a ayudar a PeterMills y le dice que se ha enterado de que va a hacer otro tour con la poli de Chicago. Parece que ha decidido volver a intentarlo.

Imagen

Clarke y Capp consiguen abrir la puerta de uno de los vagones y al entrar se encuentran con un chico clavándole un sacachorchos a una mujer en la cabeza… para liberar la presión de su cerebro. Westin (el chico del sacacorchos) le pide a Clarke que le deje ayudar, ya que tiene experiencia médica. Clarke pronto se da cuenta de que Westin es un médico de combate, y él que Clarke es un marine. Poco después Westin se desploma a causa de una hemorragia interna, y entre Clarke y Severide lo llevan a la zona de triaje.

David Arata
(Dylan Baker) el jefe de trauma del Lakeshore, ha llegado para poner orden y decidir qué color corresponde a cada víctima, independientemente de lo que diga Dawson.
Arata quiere ponerle el color negro a Westin, pero Clarke le pide a Dawson que lo cuide. Por su parte, Shay todavía sigue un poco en estado de shock. Aun así, cuando procura mantener con vida a Westing, Arata toma el relevo y le cambia el color a negro.

Herrmann y los demás intentan controlar el fuego del camión mientras Casey sigue buscando a Anna, la niña de 10 años. Gracias a Boden, Herrmann no sale ardiendo en la segunda explosión del camión, y cuando la presión en la bomba de agua baja más, ordena poner una manguera aérea para invertir todo el agua que tengan en apagar las llamas del camión. Después de rescatar a las 22 personas del almacén, se dan cuenta de que aún quedan otras dos en la parte trasera, y Boden se lleva a PeterMills con él para sacarlos de allí, pero el techo cede y ambos quedan atrapados, Boden llevándose la peor parte.
Por supuesto, se quedan sin agua y, temiendo que el camión pueda explotar en cualquier momento, Boden (aún atrapado en el almacén) les dice que evacúen el área, pero los chicos no están dispuestos a abandonarles. Cuando Herrmann y Cruz van hacia el almacén, se encuentran con los dos trabajadores que faltaban saliendo de allí.

Boden le cuenta a PeterMills lo de su resonancia del día anterior, de la cual aún no tiene los resultados. PeterMills intenta animarle un poco diciéndole que si los resultados dan negativo, no tendrá que retirarse. Boden cambia de tema preguntándole a PeterMills por su decisión de ser policía. Él le confiesa que no se metió en la academia porque no consiguiera entrar en el Escuadrón, sino porque se enteró de lo suyo con su madre y se enfadó con él. La conversación acaba ahí porque Herrmann y compañía los rescatan. Sobra decir que toda esta escena entre PeterMills y Boden es genial.

Imagen

Clarke va a ver que tal está su nuevo colega y al llegar ve que nadie le está atendiendo, según Arata, porque no llegaría vivo al hospital. Tres palabras después, Westin muere.
Severide usa una de las mangueras para desviar hacia las vías del tren el gas del camión, Casey finalmente encuentra a Anna, y Arata se despide de Shawson dándoles su tarjeta.

En la Estación, McLeod felicita a Boden por el trabajo que han hecho y lo bien que estas cosas hacen quedar a la Estación, pero él no se corta en decirle que eso le importa una mierda y que no pueden hacer bien su trabajo sin la ayuda que necesitan.
Benny reconoce que Severide tiene razón y ha decidido dejar que la Estación siga siendo de Boden. Dawson le pide un minuto a Shay para hablar, pero ella de camino al coche de Devon le dice que ahora no. La mirada de Dawson me duele un poco (un poco bastante), sobretodo cuando ve la tarjeta de Arata arrugada en el suelo. Por fin se ha dado cuenta de que Shay no está pasando por su mejor momento.

Ahora que ya sabe que los resultados de las pruebas han dado negativo, y PeterMills se arrepiente de haber estado enfadado con él, Boden suelta un emotivo discurso acompañado de la escena de Clarke llorando en la puerta de su mujer (¡no, Clarke, conmigo!), Herrmann preparando sus oposiciones para teniente por cuarta vez, Severide hablando con Katie, y el resto de los chicos en el Molly’s. Como frase final, Boden le deja bien claro a McLeod que no le va a quitar su Estación sin luchar.

Y terminamos con Casey despidiéndose de Heather y los niños porque se mudan a Florida. Por muchas ganas que tuviera de perderlos de vista, reconozco que ha sido una escena bonita. Sobretodo cuando Casey le da a Griffin su placa y la de Darden, y Ben le regala su G.I Joe para que no les olvide. Desde luego ha sido un capitulazo tremendo.

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .