FRINGE – 5×11 Review

Imagen

FRINGE 5×11 – The Boy Must Live

3 horas para el final y la primera no decepcionó.

Empezamos con Walter metiendose en el famoso tanque de temporadas anteriores, desnudo por sorpresa de Olivia, para intentar encontrar a Donald aka September entre sus recuerdos algo que encuentra fácilmente y que le lleva a reconocer el sitio dónde estaban, el supuesto apartamento de Donald, y además reconocer la zona dónde está esto situado.

Imagen

El objetivo es encontrar a Donald sea como sea así que basándose en lo interpretado por Walter se dirigen a Brooklyn, a una zona debajo de unos de los grandes puentes construidos por los observadores, dónde antes de entrar al edificio vemos un momento de los emotivos de verdad entre Walter y Peter con éste primero contandole lo mucho que le quiere y lo mucho que ha recordado, cosas del otro “timeline” incluidas, gracias a lo que le enseñó Michael.

Mientras Windmark viaja al futuro. al 2609, para reunirse con el que parece ser el jefe supremos de los observadores para dar parte sobre el niño, los fugitivos y lo mucho que le consume todo el asunto.

Nuestros héroes encuentran al piso y ¡momentazo! abre la puerta September, humano.

Contado de forma paralela con por un lado la conversación de Olivia, Walter y Peter con September y por otro los descubrimientos de Windmark en el futuro nos cuentan una de las grandes dudas que teníamos hasta ahora, el niño Michael es una anomalía como ya sabíamos pero es una anomalía superior a los demás, tiene una mente superior a cualquier otro observador porque además de contar con su inteligencia cuenta con la habilidades humanes de sentir, amar, disfrutar, empatizar, etc. lo que le hace ser una especie de híbrido.

September les cuenta que en el futuro, en el momento que cambió la evolución humana, un científico decidió sacrificar las emociones para aumentar la inteligencia, de ahí surgieron lo que conocemos como observadores, y en estos experimentos uno de los procesos fue crear seres nuevos a partir de tejído genético de otros para ir mejorando cada vez más la raza.

Michael fue creado a partir de la suyo y por lo tanto es su hijo.

Descubrimos además algo que llevamos esperando mucho tiempo, el famoso plan por el que están luchando los nuestros no es otro que enviar a Michael al futuro, con una máquina que tienen que construir, en ese momento, en que se decidió sacrificar la emoción por la inteligencia para que vean el resultado que tiene no hacer eso, para que vean el ser superior que sale si no se sacrifica nada, y se den cuenta que esa es la opción buena y que por lo tanto nunca creen los observadores y por lo tanto nunca haya invasión.

Olivia cree que con ello volverá Etta, Peter lo desea pero lo duda.

Imagen

Por cierto, September decidió ponerse el nombre de Donald, después de que le fuera extraído su chip y fuera devuelto a su forma humana, por Donald O’Connor, actor de “Singing in The Rain” la primera película que vio junto a su amigo Walter.

Hay que ir a buscar otras piezas, unas que trajo September del futuro.

Una vez en el almacén dónde están estas piezas se dan cuenta que Windmark ha descubierto a September y está en su piso registrandolo, dónde vemos una curiosa escena dónde parece que los observadores con su jefe el primero están empezando a sentir emociones, por lo que September no podrá volver más allí.

Otro de los momentos grandes del capítulo es Walter y September en dicho almacén hablando sobre sus pasados, con September recordandole algo chocante, el plan incluye el sacrificio de Walter, decisión que tomó él mismo para redimir todo el daño que ha hecho al mundo, y recordandole también que un día recibió un tulipán blanco y que éste tulipán tiene que volver a ayudarle a tener fuerzas para seguir adelante aunque solo él sabe dónde lo dejó ya que September solo pudo recuperar el sobre vacío.

Por cierto, el “The Boy Must Live” siempre fue sobre Michael, no de Peter.

September se despide prometiendo que volverá a contactar con ellos y nuestros héroes inician el camino de vuelta a Harvards aunque esto se les complica y mucho por los muchísimos controles que ha puesto Windmark para dar con ellos, básicamente están rodeados.

Imagen

Consiguen escapar para subir al tranvía en unos minutos de máxima tensión dónde pensamos que puede pasar cualquier cosa con por supuesto tenemos la sorpresa final con Michael bajandose del tren en último momento para auto entregarse a los invasores, acaba con Windmark justo al final, con Olivia, Walter y Peter a cuadros.

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .