‘HIGHTOWN’: REVIEW (TEMPORADA 2)

REVIEW: Hightown – Temporada 2.

¿Hay ganas de volver a Cape Cod? La cadena americana Starz y su plataforma de streaming internacional Starzplay estrenan el próximo 17 de octubre la segunda temporada de Hightown, su exitoso drama protagonizado por Monica Raymund. En ella, la actriz se vuelve a poner en la piel de Jackie Quiñones, la cual se tendrá que enfrentar a una nueva crisis relacionada con la droga a la vez que sigue luchando por mantenerse sobria y por cerrar de una vez por todas los asuntos que quedaron sin resolver de la primera temporada de la serie.

Antes de nada, recordar que esta terminó con una Jackie mucho más estable y restaurada cumpliendo un pequeño sueño: el de convertirse en una policía de verdad. Aunque su principal trabajo seguirá siendo el de siempre como miembro del Servicio Nacional de Pesca, ahora también servirá como nexo entre este y las fuerzas del orden. Por su parte, Ray (James Badge Dale) acabó despedido del cuerpo después de que Renee (Riley Voelkel) eligiera a su familia por encima de él. La que fuera su confidente y amante entregó a sus jefes un vídeo en el que ambos aparecían manteniendo relaciones sexuales, algo que también impulsó la inminente puesta el libertad de Frankie Cuevas (Amaury Nolasco), su novio y el padre de su hijo, el traficante al que Jackie tiene en el punto de mira al considerarle responsable de la muerte de su mejor amigo Junior. Por último, Osito (Atkins Estimond), acabó en el hospital y posteriormente detenido tras su fatal tiroteo con Jackie. Cada uno a su manera, todos los protagonistas de la serie vieron altamente trastocadas sus respectivas realidades, lo que implicará grandes cambios tanto personales como emocionales para cada uno de ellos cuando volvamos a verlos.

Hightown Season 2 2021
Hightown (Starz).

Esta segunda entrega está ambientada durante los meses en los que la zona está «fuera de temporada», una época que, al contrario de lo que podríamos imaginar, puede llegar a ser incluso más tumultuosa que los meses de sol y vacaciones. La versión perfecta de Cape Cod choca con una realidad de adicciones empujada por la ola de criminalidad del mortal «carfentanilo», una nueva droga que inunda el Cabo dejando varios cadáveres a su paso. Entre sus víctimas se encuentran tres jóvenes estudiantes de la localidad, cuyas muertes sirven como punto de partida del nuevo caso en el que trabajará Jackie junto a su nueva compañera, Leslie (Tonya Glanz), la única otra mujer del departamento de narcóticos. Lo que empieza como una simple «relación de conveniencia laboral» se acaba convirtiendo en una bonita amistad, una unión que sin duda dará mucho de qué hablar durante las próximas semanas.

En la acera de enfrente, Frankie empieza a saborear los privilegios de la tan ansiada libertad a la vez que retoma sus actividades criminales desde su club nocturno. La llegada de su primo Jorge (Luis Guzmán), el cual se une a su operación, no hará otra cosa que acabar de complicar una situación que ya de por si era delicada, sobre todo si hablamos de su relación con una Renne que cada vez se encuentra más fuera de sitio. No es que eche de menos su antigua vida, simplemente no acaba de descubrir su lugar en un mundo de caos, violencia y testosterona que no está hecho para ella. Esta es una situación similar a la que está viviendo Ray, el cual ha pasado en nada y menos de pasearse por el pueblo con su placa y su pistola a trabajar como camarero en un chiringuito local. Eso si, hay cosas que nunca cambian y una de ellas es un adicción al sexo. Obligado por las circunstancias y por una serie de eventos con los que no contaba, a él también le tocará buscar su un nuevo lugar en el mundo.

Pero poco a poco, el pasado, sus fantasmas y las viejas costumbres regresan para todos, metiéndolos de lleno en otra cruzada de repercusiones imprevisibles. Derrocar la cada vez más elaborada red de tráfico de los Cuevas vuelve a ser el objetivo principal tanto de Jackie y Leslie como del detective Saintille (Dohn Norwood), el cual formará unas inesperadas alianzas en busca de, por fin, dar carpetazo un caso que lleva demasiado tiempo creando problemas a todos sus implicados. Como no podía ser de otra manera, Renee volverá a ser pieza clave en todo esto, mismo caso que otra de las recién llegadas a la serie, Daisy (Jona Xiao), una de las bailarinas del club de Frankie.

Hightown Season 2 2021
Hightown (Starz).

En resumen, si la primera temporada de Hightown fue bastante interesante, esta segunda es aún mejor. La serie ya sabe lo que quiere ser y los personajes ya están asentados dentro de su universo. A partir de ahora, todo tiene que ir para arriba. Personalmente se me ha hecho más entretenida. Las nuevas dinámicas y relaciones entre personajes generan más interés que las anteriores y el desarrollo de la trama principal también me parece más atractivo. Es normal, una segunda temporada también sirve para mejorar cosas. Es imposible empezar una serie y que todo funcione a la perfección. Además, Hightown sigue utilizando su trama criminal para explorar conceptos como las adicciones y sus repercusiones o el precio a pagar por redimirse, a la vez que también mantiene su firme y cada vez más valorada representación de la comunidad LGTBI con una maravillosa Monica Raymund al frente. Poco a poco, Hightown va desplegando todo su potencial. Los seguidores de la serie están de enhorabuena.  Y a los que aún no la conozcan, os animo a darle una oportunidad. No os arrepentiréis. 

NOTA DE LA TEMPORADA: 7.5/10

Un comentario en “‘HIGHTOWN’: REVIEW (TEMPORADA 2)”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.